Mykhailo Zabrodsky, primer vicepresidente del Comité de Seguridad Nacional, Defensa e Inteligencia de la Verjovna Rada, teniente general
Movilización parcial en Rusia: no todo es tan simple
23.09.2022 17:45

La guerra en curso nos ha afectado a todos y cada uno de nosotros. Y todos tenemos nuestros propios puntos de vista sobre los eventos y el curso de esta guerra. Pero también es cierto que una conversación profesional con profesionales es necesaria para la victoria. Comenzamos una conversación de este tipo en la etapa actual de la guerra con un artículo de los generales de combate Valeriy Zaluzhny y Mykhailo Zabrodsky titulado "Perspectivas de realizar una campaña militar en 2023: El punto de vista de Ucrania" y la continuamos con un artículo del académico Volodymyr Gorbulin y el experto militar Valentyn Badrak titulado "Agosto infernal: ¿Será decisiva la batalla del sur de Ucrania?" (disponible en inglés y alemán).  Hoy, a pedido de Ukrinform, el teniente general Mykhailo Zabrodsky, primer vicepresidente del Comité de Seguridad Nacional, Defensa e Inteligencia de Verjovna Rada, analiza un evento muy importante: la decisión del presidente ruso sobre una movilización parcial.

El 21 de septiembre, la guerra ruso-ucraniana recibió un nuevo hito: el anuncio de una movilización parcial en la Federación Rusa. Se suponía que un discurso de "movilización" del líder del Kremlin sería una especie de informe sobre el curso de los acontecimientos en Ucrania en medio de informes generales de semipánico sobre una contraofensiva en curso de las Fuerzas Armadas de Ucrania. Como en todo Estado totalitario, la sociedad en Rusia necesita de vez en cuando escuchar de primera mano las opiniones y valoraciones de su líder sobre la situación, especialmente sobre un tema tan extraordinario.

Se eligió un dúo completamente atípico como forma para el discurso. Un discurso patético y completamente falso del líder del Kremlin se complementó con el discurso del ministro de Defensa. La lógica primaria es bastante simple: el ministro correspondiente explica a la nación la esencia del asunto y la necesidad de las decisiones tomadas. Sin embargo, en el lenguaje sutil de la política rusa, esto también puede demostrar una especie de división de responsabilidad planificada previamente. La fuente de tal división por lo general es la incertidumbre sobre la finalización exitosa de un caso tan problemático. Intentemos revisar brevemente las posibles razones de tal incertidumbre y delinear algunas características relacionadas con las medidas planificadas en la Federación Rusa.

¿Guerra contra Ucrania o el "Occidente colectivo"?

Quizás el único elemento verdadero en el discurso es el reconocimiento de la guerra como una guerra con el "Occidente colectivo". A primera vista, muestra desprecio por Ucrania como Estado, como si "definitivamente conquistaríamos Ucrania". Sin embargo, tal mención tiene una cierta construcción. El "Occidente colectivo" ahora puede sonar como un concepto complementario dada la necesidad de mantener la unidad entre los socios de Ucrania. Además, esta frase freudiana de Putin nos recordó una vez más que todo el mundo progresista ahora está con Ucrania, y junto con nosotros, significa que están en contra de Rusia.

El tímido reconocimiento por parte del ministro de Defensa de las pérdidas rusas durante la llamada "operación especial" y la mención de los miles de kilómetros del frente deberían haber puesto de relieve la complejidad del proceso de una invasión a gran escala del territorio de un Estado vecino. Sin embargo, los 6.000 invasores asesinados reconocidos de alguna manera se correlacionan inexplicablemente con la necesidad de reclutar a 300.000 reservistas.

Uno no puede prescindir de las analogías históricas. Tal movimiento político interno ruso, también diseñado para una audiencia externa, recuerda mucho a la declaración de "guerra total" en 1944 por uno de los dictadores más sangrientos del siglo pasado.

Ahora consideremos varios aspectos de la movilización misma.

¿Cuánta "carne de cañón" necesita Rusia?

Debemos destacar una diferencia fundamental en la esencia del mismo proceso de movilización rusa. En contraste con las decisiones absolutamente correctas y naturales de los líderes ucranianos sobre la movilización la primavera pasada, que fueron dictadas por el estricto dilema de "luchar o morir", su versión rusa se desarrolló en un entorno de información completamente diferente. Las entidades de propaganda rusas trabajaron duro en su creación durante más de un año y, con el comienzo de la invasión, su actividad ganó una escala increíble. Las declaraciones regulares de los líderes rusos sobre los objetivos inalterables de la "operación especial" y su desarrollo "estrictamente de acuerdo con el plan" le dieron un ímpetu particularmente poderoso. Incluso los ciudadanos rusos alejados de la ciencia militar y ajenos a la educación superior tienen derecho a preguntarse al menos: ¿qué tipo de operación va "según el plan", pero al mismo tiempo requiere el reclutamiento de casi un tercio de millón de reclutas? ¿O tal vez esto formaba parte del plan?

El anuncio de una movilización al menos parcial, por paradójico que parezca, puede servir simultáneamente como señal de debilidad. Como ya se mencionó, es casi imposible contar con la rápida reposición de las Fuerzas Armadas rusas con recursos humanos altamente calificados desde el punto de vista militar. Es poco probable que las pérdidas sufridas por las fuerzas de ocupación estén relacionadas principalmente con el personal de la retaguardia y las unidades técnicas o de "alta tecnología". Eso solo puede significar una cosa. El ejército de Putin no necesita operadores de vehículos aéreos no tripulados, especialistas en TI u operadores de los sistemas de misiles balísticos de corto alcance Iskander de la reserva. Las especialidades militares que más necesitan son "tiradores" o "ametralladores". Están muy extendidos y son muy difíciles de dominar. En pocas palabras, lo más probable es que las Fuerzas Armadas rusas necesiten carne de cañón. Es relativamente barato, no demasiado problemático y relativamente rápido.

Debemos detenernos en la moral de los potenciales futuros defensores de los intereses del Estado agresor. Está claro que, debido al secreto de la información, solo un círculo limitado de especialistas nacionales puede evaluar la situación real actual con el trabajo de movilización en la Federación Rusa. Pero el hecho es que la movilización parcial declarada es la primera en la historia moderna de Rusia. Y la perspectiva de morir fuera de su país de origen por ideales ilusorios comenzó a confundir la imaginación de una generación rusa completamente diferente. En el mejor de los casos, su percepción de la guerra con Ucrania consiste en videos de propaganda e informes de victoria en los medios rusos. Ni siquiera se pueden tener en cuenta imágenes cinematográficas baratas sobre la Segunda Guerra Mundial o la guerra de Afganistán. Así como para el personal militar profesional existe una clara diferencia entre los conceptos de "servir" y "luchar", para la mayoría absoluta de los civiles en la Federación Rusa existe una diferencia significativa entre "apoyar" y "participar".

Por supuesto, sería imprudente excluir la categoría generalizada de "románticos militares" rusos incorregibles a quienes no les importa con quién pelear, dónde y por qué. No podemos olvidarnos de los típicos asalariados militares. Sin embargo, hay motivos para creer que la mayoría de ellos ya han salido de Ucrania en bolsas para cadáveres. El mismo hecho de que el liderazgo ruso tomó una decisión impopular sobre la movilización es la mejor confirmación de eso. Después de todo, lo único que podría llevar a tal decisión es la falta de personal motivado.

Hablando del factor motivacional, no se puede evitar mencionar varias oleadas de movilización que llevaron a cabo los invasores en los territorios temporalmente ocupados de las regiones de Lugansk y Donetsk. Parecería que, por algunas razones, el nivel de motivación de esos reclutas debería haber sido al menos no más bajo que el de los reclutados en las Fuerzas Armadas de Ucrania. Pero la realidad resultó ser completamente diferente. Todo el país recuerda la lamentable aparición en videos de "maestros" y "mineros" del 1er y 2do Cuerpos de Ejército de los llamados DNR y LNR, que fueron enviados a la fuerza a luchar contra Ucrania para llegar a la frontera administrativa y tal vez más allá. Es difícil esperar otra cosa de los reservistas rusos llenos de patriotismo, por ejemplo, los del Lejano Oriente.

El interés puramente financiero puede considerarse con razón otro componente motivacional del proceso de movilización. En este caso, puede hacer una pregunta simple. Si el sistema existente de incentivos financieros, incluidas todas las asignaciones/bonificaciones/hipotecas y el paquete social a partir de febrero de 2022, resultó no ser demasiado atractivo para los soldados contratados rusos, ¿qué deberían esperar cientos de miles de personas movilizadas?

¿Qué le dará a Rusia la movilización planificada?

300.000 efectivos adicionales no es en absoluto una cifra operativo-estratégica pequeña. No profundizaremos en los cálculos relevantes, pero no podemos prescindir de una aritmética militar más simple, pero estricta. Este número de soldados es aproximadamente de 60 a 100 brigadas de armas combinadas. Como saben, todo depende de la tarea asignada y la dotación de personal. No nos asustaremos con las perspectivas de crear grupos de tropas tan increíbles y simultáneamente irreales, incluso para las capacidades de la Federación Rusa. Los llamados a la movilización se distribuirán para reponer las pérdidas y el personal insuficiente de las unidades militares ya existentes.  No conocemos los verdaderos planes del Estado Mayor General ruso, por lo que, por objetividad relativa, dividiremos convencionalmente dichos 300.000 por la mitad. En este caso, el número de brigadas potencialmente posibles se puede reducir a 30-50. Tomemos como base el número promedio de ellos: 40.

Pero incluso un grupo tan efímero no es una bagatela en absoluto. Le da al comando ruso la oportunidad de formar adicionalmente de 80 a 120 grupos tácticos de batallón. ¡Este número de tropas es comparable al tamaño que tenía el ejército invasor ruso esta primavera! Sin embargo, miles de personas vestidas con uniformes militares aún no son brigadas ni batallones. Como era de esperar, la pregunta principal es la siguiente. Cuatro decenas de brigadas de armas combinadas necesitan alrededor de 1200 tanques, hasta 4000 vehículos de combate de infantería o transportas blindados de personal, alrededor de 1600 cañones y lanzacohetes múltiples. La pregunta se amplía a dos. ¿de dónde vendrán? ¿Qué tipo de equipo será y en qué estado técnico?

La primera respuesta parece simple. Hay bases, almacenes y depósitos de armas en territorio ruso. Los indicadores cuantitativos estimados parecen permitir que la Federación Rusa equipe incluso una mayor cantidad de unidades de armas combinadas. La segunda respuesta es mucho más complicada. Los BMP-3 y T-72B2 modernos o no muy antiguos comenzaron a desaparecer rápidamente en abril. Desde el comienzo del verano, las fuerzas de ocupación rusas se han reabastecido principalmente con tanques y vehículos de combate de infantería como T-62, BMP-1 y MT-LB. Su condición técnica y la idoneidad para su uso después de un almacenamiento "excesivo" es un tema aparte. Obviamente, las reservas rusas de equipo militar, incluso las producidas a mediados del siglo pasado, todavía no son ilimitadas, y el mando ruso tendrá que contener sus deseos.

De los resultados potenciales hasta ahora de la movilización parcial rusa, solo hay un resultado más peligroso para nosotros y ciertamente justificado para el enemigo. El uso de cualquier número adicional de unidades militares renovadas o recién formadas en territorio ucraniano le dará al comando ruso una mayor oportunidad de aplicar su favorito de los principios de la estrategia militar de Clausewitz: la concentración de fuerzas en un punto seleccionado*. Tal masividad puede relegar a un segundo plano la cuestión de la motivación, el nivel de entrenamiento y el equipamiento de las tropas rusas. Las posibles consecuencias de esto pueden ser extremadamente destructivas para las Fuerzas Armadas de Ucrania. Parece que el comando ruso planea continuar librando la guerra, en primer lugar, a expensas del número, no de las habilidades. Por lo tanto, será muy apropiado que tomemos medidas preventivas ya hoy.

¿Cuándo lo sentiremos en el frente?

El factor de tiempo siempre tiene una influencia considerable. La movilización, como cualquier proceso a nivel estatal, en primer lugar, requiere tiempo. La experiencia mínima, los esfuerzos organizativos y la corrupción sobre el terreno deben desempeñar su papel. Obviamente, las propuestas recientes para endurecer la responsabilidad penal por evasión del servicio militar obligatorio en tiempos de guerra no se presentaron a la Duma Estatal de Rusia para su consideración por casualidad. Dado que no hay razón para sospechar que los reservistas rusos tengan un entusiasmo excesivo, el procedimiento de notificación, reunión y envío a las unidades militares puede requerir al menos uno o dos meses. Bajo la condición de implementación del requisito mínimo, se necesitará al menos un mes más para capacitar a los movilizados. En términos operativos generales, esto significa que el comando ruso puede contar con los resultados prácticos de la movilización no antes de diciembre de este año. Por supuesto, este plazo puede acortarse con medidas de emergencia y el descuido de la capacitación, pero está absolutamente claro que es poco probable que una movilización parcial en el futuro cercano afecte la situación en la línea del frente.

El significado profundo de la decisión de los líderes rusos sobre la movilización puede ser el acceso legal a recursos humanos prácticamente ilimitados. En las condiciones rusas, con el pretexto del secreto tradicional, no es nada difícil ocultar la escala real de las medidas de movilización. El número de personas movilizadas puede superar fácil e imperceptiblemente las 300.000 declaradas. Y proporcionar la información necesaria y conveniente a través de fuentes oficiales es tan fácil como subestimar el monto real de las propias pérdidas.

Además de los indicadores objetivos, es necesario señalar un cierto riesgo militar y político al que expone el liderazgo ruso la movilización anunciada. Como resultado, las filas de las fuerzas armadas del país agresor deben ser reabastecidas adicionalmente por varios cientos de miles de lo que alguna vez fueron civiles. Algunos de ellos tienen sus propias ideas sobre la vida y, en particular, sobre la dirección del desarrollo del país. No está del todo claro que estos puntos de vista coincidan completamente con los anunciados oficialmente por el liderazgo ruso. A pesar del bajo nivel de sentimiento de protesta generalmente reconocido en la sociedad rusa, es bastante difícil predecir algo definitivo en tales condiciones. A principios del siglo pasado, las tropas que no querían estar al frente de la Primera Guerra Mundial, jugaron un papel crucial en la historia rusa ya dos veces.

En lugar del epílogo

Todo lo que se ha dicho no nos da derecho a ser complacientes o a despreciar otra decisión rusa semiaventurada. Estamos resistiendo a un enemigo fuerte, insidioso y decidido a lograr su objetivo. El enemigo tiene una ventaja de recursos, un enorme potencial económico y una justificación ideológica considerable para sus propias acciones. En la búsqueda de formas de implementar sus planes agresivos, no reconoce, y quizás no conoce, límites. Sin embargo, en esta situación, deberíamos guiarnos por una de las instrucciones del estratega y pensador chino Sun Tzu, que decía: "la regla de la guerra es no esperar que el enemigo no venga, sino confiar en lo que puedo enfrentarlo"*.

Mykhailo Zabrodsky, primer vicepresidente del Comité de Seguridad Nacional, Defensa e Inteligencia de la Rada Suprema de Ucrania, teniente general

(* Carl von Clausewitz. La naturaleza de la guerra. Traducido por Ruslan Gerasymov — Járkiv: Vivat, 2018.

*Sun Tzu. El arte de la guerra. Traducido por Ganna Lytvynenko. — Járkiv: KSD, 2016)

Al citar y utilizar cualquier material en Internet, es obligatoria la colocación de un hiperenlace directo, abierto a los buscadores de Internet, al artículo citado, que esté no más abajo del primer párrafo del texto de ukrinform.es. Además, es posible citar los materiales traducidos de los medios de comunicación extranjeros siempre que haya enlace al sitio web ukrinform.es y al sitio web del medio extranjero. Citar y utilizar los materiales en medios de comunicación fuera de línea, aplicaciones móviles, televisión inteligente, es posible solo con el consentimiento expreso por escrito de Ukrinform. Las noticias y publicaciones marcadas como "Publicidad" y "PR", así como los artículos de la sección “Comunicados” se publican como anuncios. La responsabilidad de su contenido corre a cargo del anunciante.

© 2015-2022 Ukrinform. Todos los derechos reservados.

Diseño de la página — Estudio «Laconica»

búsqueda avanzadaocultar la búsqueda avanzada
por el período:
-