Serguíy Shypilov, jefe del Clínico Quirúrgica del Hospital de Járkiv
Hubo períodos en los que los médicos trabajaron durante 5 días las 24 horas, con breves descansos para tomar un bocado
20.01.2020 16:42

Desde el comienzo de la guerra, el Centro Clínico Médico Militar de la Región Norte, o más simplemente, el Hospital de Járkiv, recibió a alrededor de 4 mil soldados heridos, y también ayudó a 6 mil soldados con fatigas de combate. En general, alrededor de 26 mil militares que fueron evacuados desde la zona de combate pasaron por la institución.

El hospital, que siempre debe estar listo para la admisión masiva de pacientes, resultó cambiado drásticamente por la guerra. Los médicos que solían viajar a las regiones del mundo con conflictos armados o guerras para obtener experiencia en misiones de mantenimiento de la paz ahora pueden capacitar a colegas en el extranjero. Las heridas de bala, suturadas junto con hierba adentro, la falta de equipo y personal en 2014 y el uso de tecnologías avanzadas ahora: todo esto fue el tema de entrevista de Ukrinform con el jefe del Clínico Quirúrgico del Hospital, Serguíy Shypilov.

Pregunta: Sr. Sergiy, por supuesto, los heridos y lesionados son la categoría más difícil de pacientes. Cuando comenzó la guerra, ¿estaba el hospital listo para admitirlos?

Respuesta: El primer período de la ATO (operación antiterrorista) se complicó por el hecho de que admitimos tanto los pacientes que ya habían recibido algún tipo de atención médica como los que simplemente fueron sacados del campo de batalla y transportados a Járkiv. Pero la atención brindada en etapas anteriores no siempre correspondía a los volúmenes necesarios. Fue proporcionada por médicos de hospitales de distrito ordinarios que estaban más cerca de la zona de la ATO, o por nuestros médicos movilizados, quienes, desafortunadamente, tampoco tenían experiencia en el tratamiento de traumatismos quirúrgicos militares.

P: Hicieron lo que pudieron y cómo pudieron…

R: Las heridas de bala no se pueden suturar. Y esto es lo que hicieron en el frente desde el principio. Cuando recibimos a los combatientes con heridas de bala suturadas, tuvimos que cortar esa herida, y hubo casos cuando sacamos hierba, tierra, elementos de ropa, etc. … Y no se puede culpar a la gente… Si en mayo de 2014 llegamos a Izyum (una ciudad en la región de Járkiv que limita con la región de Donetsk, los heridos fueron llevados al hospital local, ed.), y operé el abdomen gravemente herido. Yo digo: "Vamos a lavarlo". Y me dan un frasco de solución de 200 gramos, ¡pero necesito 5 litros! ¡Y no tienen más! Es decir, se brindó asistencia médica a los heridos solo en la medida en que podían proporcionarla. Casi todos los pacientes que fueron hospitalizados al comienzo de la guerra se sometieron a una operación repetida. Debido a que el nivel de atención primaria no fue suficiente para prevenir mayores complicaciones.

P: Una experiencia tan amarga.

R: Intentamos revivir el conocimiento de la cirugía de heridas a expensas de nuestros oficiales militares que pasaron Afganistán y otros puntos calientes. Y aquí sentimos una falta de equipo. En particular, en la clínica que dirijo, y se trata del tratamiento de lesiones del tórax y los órganos abdominales, no había suficiente equipo para una cirugía mínimamente invasiva, lo que determinaría rápidamente la patología y decidiría su tratamiento.

P: Durante las hostilidades, cuando hubo grandes pérdidas, ¿qué tipo de carga máxima recuerda en un hospital?

R: Lo más difícil en la cirugía militar y lo que no está en la medicina civil es la admisión masiva de pacientes. Arco de Svitlodarsk, Ilovaisk, batallas por Lugansk. En un día admitimos aproximadamente 160 personas. Un día admitimos 174 personas. Llevaron, descargaron. Con diferentes condiciones… Con fusiles, con armas. La tarea principal y más difícil es determinar la prioridad de la asistencia. De julio de 2014 a febrero de 2015, fue lo más difícil. Hubo períodos en los que los médicos quedaron en el hospital durante 3-5 días, trabajaron 24 horas, con breves descansos durante aproximadamente media hora para tomar al menos un bocado o solo para tomar un respiro. Además, una gran carga documental. Después de todo, todo debería haberse descrito, formalizados historiales, por que las personas tenían que ser transportadas. Sucedió que operamos toda la noche, y a las 9 o 10 a.m. ya se habían planeado las entregas de heridos y hasta ese momento tuvimos que cerrar completamente historiales, hacer hojas de transferencia.

Y el personal del hospital todavía estaba involucrado en el grupo avanzado, cerca de la zona de hostilidades. Es decir, no había parte de cirujanos, anestesistas o enfermeras. Pero lo hicimos. La Academia Médica Militar envió semanalmente a médicos para la rotación. También nos ayudaron activamente los médicos civiles de Járkiv, servicios de emergencia, voluntarios. Con bastante rapidez, resolvimos y ajustamos el nivel de asistencia necesario. La mayoría de los pacientes que fueron evacuados de nuestro hospital a la siguiente etapa del tratamiento ya no se sometieron a operaciones.

P: Ahora hay pocos heridos.

R: Afortunadamente. Y ya estamos tratando de llevar a cabo la evacuación planificada según el cuadro clínico. Por ejemplo, el Centro de Lviv, que se especializa en atención neuroquirúrgica, porque tiene un buen centro de rehabilitación. Es decir, brindamos asistencia en nuestro hospital, y luego al 3-r, 5-to o 10-mo día enviamos a las personas para el tratamiento adicional a otras instituciones médicas. El principal Hospital Clínico Militar en Kyiv se centra en las lesiones del tórax y el abdomen. Odesa se especializa en lesiones oculares. Como hospital más cercano a la zona de la OFC (Operación de las Fuerzas Conjuntas), debemos estar preparados para recibir de 10 a 15 personas gravemente heridas todos los días, por lo tanto, no tenemos derecho a "acumular" pacientes, por así decirlo.

P: ¿Dijo que implementó rápidamente técnicas endoscópicas, es decir, aparecieron nuevos equipos?

R: En 2016, el Gobierno de Japón presentó al hospital un maravilloso soporte para endoscopia. Tiene buenas oportunidades y nos ayuda mucho. Y recientemente, recibimos dos nuevos soportes para endoscopia comprados a expensas del Estado. Uno de ellos es para el tratamiento de órganos del tórax y la cavidad abdominal, el segundo es para el tratamiento de grandes articulaciones. Podremos proporcionar una asistencia aún mejor, mejorar los diagnósticos, porque es un equipo Full HD, que permite examinar los órganos en detalle, para identificar todos los posibles daños, fragmentos. Y no solo detectarlos, sino también eliminarlos de forma mínimamente invasiva, sin hacer incisiones grandes, lo que complica significativamente el período postoperatorio con lesiones militares graves. También necesitábamos un equipo de rayos X para detectar cuerpos extraños, y lo obtuvimos. Se trata del llamado convertidor óptico-electrónico, que en tiempo real nos ayuda con insrumentos a llegar a cuerpos extraños y eliminarlos.

P: En 2016, los cirujanos del hospital mostraron a los medios de comunicación los instrumentos magnéticos que ayudan a eliminar casi todos los fragmentos. ¿Probablemente ya se están utilizando en otros hospitales?

R: Según mi información, otros países ya están comprando certificados para producirlos y usarlos en sus instalaciones médicas. Porque es una técnica muy progresiva. Por supuesto, antes existían instrumentos magnéticos. Pero los colegas, uno de ellos, el Dr. Volodymyr Negoduiko, que ahora dirige nuestra clínica de emergencias, los ha mejorado significativamente. Dimensiones, forma, sistemas especiales de captura para estos fragmentos: estamos muy avanzados en el tratamiento de heridas de bala. Ahora eliminamos fragmentos de los pulmones, diafragma, mediastino, hígado, intestinos, espacio retroperitoneal. Cuando los estándares lo permiten, utilizamos endoscopia y estos instrumentos magnéticos.

P: ¿Qué otras tecnologías avanzadas utiliza?

R: Aplicamos activamente un tratamiento de heridas como la terapia de vacío. Es algo que prácticamente no existía en Ucrania antes del comienzo de la guerra. Como el equipo y el material fungible eran caros, su uso era limitado. Por supuesto, sabíamos sobre esta técnica. Al principios pedimos a los voluntarios que nos ayudaran con el equipo, los llamados aspiradores de vacío, luego comenzamos a comprar todo esto centralmente.

P: ¿Cuál es esta terapia?

R: Acelera el proceso de curación de grandes heridas varias veces. Se aplica un apósito especial a la herida, se puede llamar una "esponja", se impregna con una cierta solución antibacteriana. A esta “esponja” se conecta un aspirador de vacío que elimina todo lo que produce la herida. Con tal apósito de vacío, no se necesitan vendajes, y los bordes de la herida se unen por sí mismos. La sesión de aplicación de uno de estos apósitos es de hasta 5 días. En general, después de cinco sesiones, y la herida está casi lista para ser simplemente suturada.

P: ¿Ha dominado alguna otra técnica?

R: En cuanto a la artroscopia (manipulación quirúrgica mínimamente invasiva, que se realiza para diagnosticar y/o tratar lesiones de la parte interna de la articulación, ed.), nuestro colega defendió al candidato. Es una técnica muy prometedora. No solo permite detallar todos los daños que ocurren durante las lesiones, sino que hay muchas lesiones, especialmente relacionadas con las articulaciones de la rodilla y el hombro, sino también para eliminar fragmentos de heridas penetrantes.

P: Es decir, ¿las operaciones militares llevaron la asistencia a un nivel completamente diferente?

R: Sí. En 2015, aparecieron nuevas unidades en nuestro hospital. Una de las lesiones más graves es la patología vascular, el traumatismo de vasos grandes, por lo que se creó una unidad separada. Primero, con la ayuda de los principales especialistas de la ciudad, y luego nosotros mismos dominamos todas las técnicas que permiten tratar lesiones vasculares, y lo más importante, permiten salvar las extremidades. También apareció una unidad de neurocirugía. Durante la guerra, hubo muchos pacientes con traumatismo de cabeza, traumatismo de de la médula espinal. Quizás, si contamos todas las heridas de bala en Ucrania, en 5 años, realizamos más operaciones en nuestro hospital que el total en todo el país… Es una categoría de pacientes extremadamente graves.

P: Se crearon unidades médicas, ya que había una gran necesidad. Pero necesitaban especialistas. ¿Cómo se logró resolver el problema del personal?

R: Este personal se formó de los médicos especializados en cirugía general y graduados de la academia médica militar. Pasaron la especialización correspondiente adicionalmente. Por supuesto, atrajimos y continuamos atrayendo a los especialistas de las principales instituciones de Járkiv si es necesario. Estoy hablando del Instituto de Cirugía General y de Emergencia Zaytsev , el Instituto de Patología de la Columna Vertebral y las Articulaciones Sitenko, el Instituto de Investigación de Prótesis, el Instituto de Radiología Médica Grygoriev. Por ejemplo, durante todo el tiempo tuvimos 12 pacientes con lesiones del espacio pericardio y corazón. Por supuesto, esas personas heridas necesitaban ayuda altamente especializada, el uso de un aparato de flujo sanguíneo artificial, por lo que fueron enviados inmediatamente al Instituto Zaytsev. Las personas con traumatismo de la médula espinal se enviaron al Instituto Sytenko, y sus principales especialistas, así como su médico jefe, participan activamente en el tratamiento.

Así, las nuevas unidades obtuvieron el personal que se había formado durante la guerra, pero algunos de nuestros especialistas ya están viajando a Europa con informes de heridas de bala de varios órganos, especialmente heridas recibidas por los militares como resultado del uso de armas de alta energía, bombas y minas, incluyendo sistemas Grad y Uragan. Los cirujanos europeos no tienen idea de las lesiones que causan los escombros con tanta energía cinética. Por lo tanto, compartimos esta información y llevamos a cabo un trabajo científico activo.

P: Tengo que preguntar. En otoño, el público se conmocionó por la noticia de la muerte del comandante de la 128a Brigada de Infantería de Montaña, Yevguen Korostelev (el 12 de noviembre, junto con otro oficial, pisó una mina cerca de Novotroyitske mientras vigilaba las posiciones avanzadas, y en una semana, el 19 de noviembre, murió en el hospital de Járkiv, ed.). ¿Por qué no pudo ser salvado?

R: Tuvo una lesión muy grave como resultado de una explosión bastante poderosa. Perdió parte de su miembro inferior derecho y pie izquierdo. Pero esta no fue la causa de la muerte. Lo principal es una contusión pulmonar masiva. Sabes, debido a la explosión, los pulmones estaban tan dañados que no pudieron recuperarse. Poco a poco, la insuficiencia respiratoria progresó, lo que exacerbó la insuficiencia cardiovascular… La temperatura ha sido muy alta durante los últimos dos días, también de origen central, debido a un trauma tan general. Durante la semana que estuvo en nuestro hospital atrajimos a todos los posibles expertos: expertos de Járkiv, de Kyiv, también llegó el anestesista jefe en funciones del Ministerio de Defensa. Por eso digo: el hecho de que vivió hasta nuestra etapa (hasta el traslado a Járkiv, ed.) fue el resultado de acciones profundas y sistemáticas desde el principio. Allí, en la línea del frente, pudieron sacarlo después de esta explosión, proporcionar asistencia en el hospital de Volnovaja, luego, a riesgo a riesgo de ello, se decidió transferirlo por aire a nuestro hospital. Si no fuera por un sistema de evacuación bien coordinado, entonces no habría llegado a Járkiv. Sin embargo, nuestras acciones conjuntas no dieron el resultado deseado, recibió una lesión fatal, a nuestro pesar.

P: ¿Ha habido casos tan graves últimamente?

R: En los últimos seis meses, este es nuestro segundo paciente que murió como resultado de una lesión muy grave. El primero, también con separación de extremidades, pero la principal fue la lesión renal en la batalla… Nopudimos salvarlo. En general, hubo muchos heridos graves, y ya tenemos la experiencia necesaria en su tratamiento.

P: los militares también se enferman, como toda la gente. ¿Con qué enfermedades llegan desde el frente?

R: En las primeras etapas de la guerra, cuando no se establecieron los sistemas de alimentación y alojamiento del personal militar, hubo muchos casos de inflamación del páncreas, es decir, no había comida normal, agua potable de calidad y consumo de alcohol. Hasta 30 casos al año hubo necrosis pancreática aguda, para el tratamiento de los cuales se gastaron grandes cantidades, sucedió que alrededor de 600 mil (UAH) por paciente. Pero gradualmente, cuando el sistema de apoyo comenzó a funcionar, la cantidad de tales enfermedades disminuyó.

Y tenemos la misma situación que en la vida civil en las personas: enfermedad de cálculos biliares, apendicitis, hernias, obstrucción, enfermedad vascular, osteocondrosis, enfermedad articular. Y, por desgracia, oncología. Y es un gran problema, porque tales pacientes requieren no solo una intervención quirúrgica, sino también un enfoque integrado. Y la atención oncológica en nuestro país se brinda sobre una base territorial. Es decir, debemos diagnosticar y transferir rápidamente a los militares a su región natal, donde recibirá quimioterapia y radioterapia.

P: ¿Hay un servicio psicológico en el hospital?

R: Sí. Y es una gran ayuda para un médico de cualquier especialidad, cuando el psicólogo trabaja con el paciente. Porque no siempre una persona habla de todo lo que le molesta. Y una conversación tan confidencial con un psicólogo tiene un efecto positivo. Porque hay tantos trastornos postraumáticos. Los psicólogos se comunican con casi todos los pacientes que acuden a nuestro hospital. Y si es necesario, junto con los psiquiatras, los neuropatólogos resuelven problemas. Los psicólogos también se comunican con familiares que vienen a los militares.

P: En general, ¿qué tipo de logística hay en la institución?

R: El hospital se está desarrollando, usted mismo lo ve. Se instalan nuevas ventanas, se realizan reparaciones de las unidades, se reemplazan camas y se instalan aires acondicionados. Recibimos fondos significativos en los últimos años. Actualmente, se realiza la reparación general en la unidad de operaciones, se planean reparaciones en las unidades de ciudades intensivos y de emergencias. Y también recibimos vehículos de reanimación modernos. Si antes de la guerra, tuvimos 2, ahora tenemos 8. Y lo que es muy importante: podemos seleccionar y ordenar el equipo que es necesario en nuestro nivel de asistencia. Esos soportes endoscópicos, de los que ya hablé, vinieron exactamente en la configuración que solicitamos. Medicamentos, materiales: todo se ordena con prontitud. Al comienzo de la guerra, los voluntarios nos ayudaron mucho, hoy la carga principal recae en el Estado.

Entrevista hecha por Yuliya Bayrachna, Járkiv

Foto tomado por Viacheslav Madievsky

SM

SM

Al citar y utilizar cualquier material en Internet, es obligatoria la colocación de un hiperenlace directo, abierto a los buscadores de Internet, al artículo citado, que esté no más abajo del primer párrafo del texto de ukrinform.es. Además, es posible citar los materiales traducidos de los medios de comunicación extranjeros siempre que haya enlace al sitio web ukrinform.es y al sitio web del medio extranjero. Citar y utilizar los materiales en medios de comunicación fuera de línea, aplicaciones móviles, televisión inteligente, es posible solo con el consentimiento expreso por escrito de Ukrinform. Las noticias y publicaciones marcadas como "Publicidad" y "PR", así como los artículos de la sección “Comunicados” se publican como anuncios. La responsabilidad de su contenido corre a cargo del anunciante.

© 2015-2020 Ukrinform. Todos los derechos reservados.

Diseño de la página — Estudio «Laconica»

búsqueda avanzadaocultar la búsqueda avanzada
por el período:
-