Simbólico "caso Semena" o ¿por qué Rusia tiene miedo de los periodistas inteligentes?

Simbólico "caso Semena" o ¿por qué Rusia tiene miedo de los periodistas inteligentes?

159
Ukrinform
El "caso Semena" es similar al "caso Umerov" no sólo por la misma acusación, sino también por los métodos de los investigadores.

El periodista ucraniano Mykola Semena, mientras permaneció en Crimea ocupada como profesional fundamental e independiente, ha recibido un veredicto del tribunal ruso: dos años y medio de condena condicional con un periodo de prueba y privación del derecho a realizar cualquier actividad pública durante tres años.

Esto fue anunciado el viernes, el  22 de septiembre,  en una reunión del llamado Tribunal de Distrito Zheleznodorozhny de Simferópol.

¿QUIÉN ES MYKOLA SEMENA?

Mykola Semena nació en la región de Cherníguiv y, después de servir en el ejército, comenzó a trabajar para un periódico local en la región de Cherníguiv. Al darse cuenta de que el periodismo es su vocación, se matriculó en la facultad de periodismo de la Universidad t Al darse cuenta de que el periodismo es su vocación, se matriculó en la facultad de periodismo de la Universidad de Kyiv Tarás Shevchenko, y se graduó en 1976. Durante dos años, desde 1980 hasta 1982, también estudió en el departamento de periodismo de la Escuela Superior del Partido Comunista de Ucrania. En 1982, se trasladó a Crimea, donde comenzó a trabajar como redactor jefe adjunto de un periódico local en Sudak. Trabajó en muchas publicaciones de Crimea y luego se convirtió en corresponsal del diario ruso Izvestia. Luego, a finales de los 90, cambió a las publicaciones basadas en Kyiv, primero "Dzerkalo tyzhnya" y luego "Den", donde el periodista trabajó durante los últimos 20 años. La editora de "Den", Larysa Ivshyna, cree que la principal cualidad profesional de Semena es "capacidad de pensar" y "sentir el tema".

Pero, como muestra el "caso de Semena", lo que está en demanda en la sociedad ucraniana se considera criminal en Rusia.

Semena fue juzgado por su artículo en la sección “Opinión” titulado “El Bloqueo es el primer paso necesario  hacia la liberación  de Crimea”, publicado en el sitio web de la Radio Svoboda. La publicación que fue un resultado de una investigación y análisis periodísticos, así como un punto de vista del profesional, se convirtió en objeto de gran atención de las “autoridades”.

El 19 de abril de 2015, los oficiales del FSB llegaron a la casa de Mykola Semena y realizaron registros. La entonces “fiscal” Poklonska acusó al periodista de escribir un artículo “que contiene declaraciones dirigidas a violar la integridad territorial de la Federación Rusa”. Semena niega los cargos, porque lo que el tribunal considera "un estímulo de la opinión pública" es en realidad un cumplimiento del deber profesional del periodista y una libre expresión de su opinión. El único problema es que una figura destacada del periodismo de Crimea continúa el asunto de su vida, negándose a "estimular la opinión pública" de Crimea en favor de las autoridades de ocupación.

OTRO CASO DE ALTO PERFIL PARA INTIMIDAR

Por lo tanto, un caso criminal contra Semena se abrió para intimidar a todos los demás periodistas que trabajan en Rusia, Crimea, y en la parte continental de Ucrania. De hecho, son los periodistas quienes no tienen miedo de pensar, de expresar su opinión y de despertar la alarma, una amenaza importante para el país de ocupación.

Al igual que otros casos abiertos contra Chiygoz y Umérov, el “caso de Semena”  es simbólico: así será con todos los que no estén de acuerdo con las realidades de Crimea.

Una cosa común entre los casos de Umérov y Semena no es sólo un artículo, sino también los métodos utilizados por los investigadores: la falsificación de hechos al traducir su material.

El abogado de Semena, Alexander Popkov, incluso tuvo que presentar una petición sobre la exclusión de pruebas inadmisibles - traducciones del ucraniano e inglés, que fueron certificadas no por el traductor, sino por el jefe de una agencia de traducción, Vakhtang Karamolyan,  que no había sido advertido sobre la responsabilidad de distorsionar la traducción. Popkov también declaró que "las traducciones no contenían fragmentos enteros del texto".

Curiosamente, en los casos de Semena y Umérov, un experto en el campo de la lingüística fue la misma empleada del FSB ruso, Olga Ivanova. Según Popkov, la peritación que elaboró es una "conclusión lingüística inadmisible", ya que "las preguntas se formulan incorrectamente y van más allá del alcance de la competencia lingüística, el objeto de la investigación fue reemplazado y no hay base científica".

Según la experta Olena Novozhylova, representante del equipo de defensa de Semena, la conclusión de Ivanova “no cuenta con una parte de investigación, sino sólo la parte introductoria y las conclusiones que ella [la experta] no argumenta prácticamente”. La debilidad de Ivanova también era obvia al proporcionar fuentes científicas y en el dominio elemental del lenguaje en el "volumen de la educación universitaria". Según el equipo de defensa, en esta forma la peritación contradice los requisitos del Código de Procedimiento Penal y desacredita la institución de la competencia judicial en general.

“Todo esto hace que el experto sea incompetente. Según los materiales de esta conclusión, es necesario recusar a la experta", dice el equipo de defensa, sin embargo, como en el caso de Umérov, se adjuntan opiniones de expertos a los materiales del caso por parte de los fiscales, en lugar del equipo de defensa.

ESTRATEGÍA DE LA DEFENS

Como afirma el abogado Alexander Popkov, uno de los argumentos principales de la defensa de Mykola Semena fue el principio internacional de la integridad territorial de Rusia.

“La estrategia de Semena  se basaba en el hecho de que según los principios internacionales de la integridad territorial, las fronteras de Rusia no incluyen a Crimea”, dijo Popkov en una entrevista a Ukrinform. Según él, la legislación rusa hasta ahora no ha asegurado el hecho de “Crimea rusa”, y no hay ninguna frontera estatal entre la región de Jersón y Crimea. Sin embargo, hay un tratado internacional con Ucrania sobre la frontera estatal, según el cual la frontera entre Ucrania y la Federación Rusa pasa de Belarús al Mar de Azov.  Al mismo tiempo, el artículo 15 de la Constitución rusa declara la predominancia de las normas internacionales de la ley si contradicen las leyes federales rusas.

Rusia no tiene otros documentos - federales o internacionales, que muestran una línea diferente de la frontera. Además, de conformidad con la legislación tanto internacional como rusa, el principio internacional de la integridad territorial del Estado está en vigor en Rusia. Según este principio y las normas del derecho internacional, el territorio de Crimea forma parte de Ucrania.

Sin embargo, el principio internacional de la integridad territorial de Rusia resultó impotente frente a los objetivos del FSB de hacer culpable al periodista ucraniano.

¿QUIÉN ACUSA A SEMENA?

Los cargos contra el periodista Semena fueron presentados no sólo por los oficiales del FSB, sino también por sus colegas de Crimea. ¿Por qué sucedió esto?

Los tiempos de la libertad de acción ucraniana en Crimea permitían a los periodistas ser realmente periodistas,  elegir “sus propios” medios de comunicación y ganarse la vida por profesión. Estos tiempos permitieron que alguien fuera honesto y alguien fuera astuto.

Mykola Semena es uno de esos profesionales que sinceramente llegaron a la esencia del asunto y no caminaron por pistas periodísticas bien pisadas, y que escribieron brillantemente, tanto breves historias como materiales analíticos. Y hoy en contra de su honestidad, en secreto o sin vergüenza, están testificando aquellos que alguna vez trabajaron para los medios de comunicación ucranianos. Podían simplemente permanecer en silencio como una señal de respeto por su colega con quien trabajaban en una "tienda", pero prefirieron calumniarlo.

Sin embargo, en el lado de Semena están Ucrania, las organizaciones periodísticas internacionales, la Unión Europea, los EEUU. Instan a detener la persecución de Mykola Semena. El centro de derechos humanos Memorial lo reconoció como un preso político.

El Ministerio de Asuntos Exteriores de Ucrania instó en repetidas ocasiones a las autoridades rusas de Crimea ocupada a que detuvieran la persecución de los periodistas ucranianos en la península, en particular, Mykola Semena. En agosto, el periodista fue condecorado en ausencia con "una señal de respeto nacional" en Kiev.

Mykola Semena también se convirtió en el primer ganador del premio Pavel Sheremet, asesinado en julio de 2016 en Kyiv. Semena no pudo asistir a la ceremonia de entrega de premios en Bruselas, pero sus colegas recibieron el premio por él. Allí también leyeron un llamamiento del periodista Semena, quien dijo que estaba feliz de recibir tal premio, porque Pavel Sheremet era "uno de los periodistas más brillantes del espacio postsoviético", que "hablaba y escribía una amarga verdad, que a muchos no les gustaba".

Serguiy Bobrov, Kyiv

SM

Para las citas y el uso de cualquier material en Internet, es obligatoria la colocación de un hiperenlace directo, abierto a los buscadores de internet, hacia el artículo citado, que este no más abajo del primer parrafo del texto de ukrinform.ua. La cita y el uso de los materiales en medios de comunicacion fuera de linea, aplicaciones móviles, televisión inteligente, es posible sólo con el consentimiento escrito de ukrinform.ua. Los materiales marcados con “Publicidad” se publican como la publicidad.

© 2015-2017 Ukrinform. Todos los derechos reservados.

Diseño de la página — Estudio «Laconica»
búsqueda avanzadaocultar la búsqueda avanzada
por el período:
-