El sistema global ha fracasado. Ucrania muestra al mundo cómo construir otro mejor

El sistema global ha fracasado. Ucrania muestra al mundo cómo construir otro mejor

Ukrinform
El actual sistema de seguridad internacional casi ha expirado. Está podrido. Sus restos han colapsado y el orden mundial quedó enterrado bajo ellos. Es inútil intentar revivirlo.

Sobre todo, se parece a un autómata roto: sus extremidades aún pueden moverse, pero sus engranajes están desgastados y sus resortes están estirados. La sincronicidad que solía dar perfección a sus movimientos, se ha acabado.  

Los juguetes mecánicos, antepasados mecánicos de los robots, se pusieron de moda en las cortes reales europeas durante la Guerra de los Treinta Años en el siglo XVII. Pero el primer conflicto mundial en la historia europea, una serie de guerras interconectadas, resultó en algo aún más importante: la creación del primer orden mundial de la historia. 

Desde entonces, el sistema de relaciones internacionales se ha basado en la Paz de Westfalia de 1648 y sus principios fundamentales: soberanía nacional, separación de política exterior e interior, compromiso como medio para reconciliar intereses nacionales en conflicto, igualdad de Estados soberanos y negociación de relaciones entre ellos.  

De hecho, todos los sistemas posteriores fueron intentos más o menos exitosos de modificar este orden para asegurar el equilibrio de intereses de los Estados líderes (conocidos como las Grandes Potencias).  

Esta tendencia fue trazada con claridad desde el Congreso de Viena en 1815 hasta la Conferencia de Potsdam en 1945. Entre las fechas, los intentos de rechazar cualquiera de los principios de la Paz de Westfalia conducirían inevitablemente a nuevos conflictos. Las aspiraciones de las Grandes Potencias de imponer su propia voluntad al resto del mundo por la fuerza trajeron la pesadilla de dos guerras mundiales. O, como bien señalan algunos historiadores, la Segunda Guerra de los Treinta Años de 1914-1945.  

Ahora la historia se repite. La guerra de Rusia contra Ucrania es un rechazo de todos los principios de Westfalia. Se nos niega el derecho a la soberanía. Estamos bajo presión para cambiar nuestra política interna. Bajo el disfraz de compromiso, se nos ofrece la rendición. Se nos niega la subjetividad y por lo tanto la igualdad. Nuestros civiles están siendo torturados y asesinados masivamente simplemente por ser ciudadanos ucranianos. 

Es una cruzada contra Ucrania en el sentido histórico literal: es una agresión pura, acompañada de sadismo, violaciones, merodeos, saqueos y destrucción maliciosa sistemática, con el pretexto de tener un propósito noble. El propósito, que la propaganda rusa, los estadistas y los líderes religiosos definen con una narrativa fundamentalmente falsa, es “proteger la 'Tercera Roma' espiritual de las brechas occidentales sin espíritu y traicioneras”. El Patriarca de Moscú bendice con su propia mano a los soldados rusos para conquistar Ucrania.  

La agresión contra Ucrania es una consecuencia natural de la serie continua de conflictos en los que participó Rusia tras el colapso de la URSS. Esta es la fase decisiva de la Tercera Guerra de los Treinta Años. Nadie puede predecir cuánto durará.  

Hay una cosa de la que podemos estar seguros: Moscú ha elegido conscientemente el camino de la arcaización de las relaciones internacionales. Ha optado por negar sistemáticamente la supremacía del derecho internacional sobre el nacional, las violaciones sistemáticas de los acuerdos y la retirada de cualquier norma que contradiga sus ambiciones agresivas. Ha optado por perturbar los organismos internacionales: todos estos son signos del impulso para reemplazar el estado de derecho con el derecho a la fuerza. Debemos entender claramente que el régimen ruso no es el único en este empeño.  

Rusia está a la vanguardia de las fuerzas que intentan hacer retroceder el sistema de relaciones internacionales. ¿Hasta dónde llegarán? Ese es el asunto clave. 

Antes de 2014, era popular entre algunos expertos la opinión de que Rusia contaba con una segunda “Yalta”, en el sentido de la redistribución mundial por bloques. Sin embargo, Rusia actualmente no puede crear organismos internacionales influyentes, y todos esos esfuerzos bajo los auspicios de Moscú son puramente instrumentales. Sin embargo, el Kremlin también se niega a convertirse en socio menor en organismos internacionales.  

Así que, ¿hacia dónde va? Sus objetivos se remontan aún más al pasado, a la era pre-bloques del Congreso de Viena. El concierto europeo como prototipo del concierto mundial, interpretando la música elegida por las Grandes Potencias: el concepto es muy tentador para Rusia. Después de todo, su liderazgo todavía se guía por los principios de la Santa Alianza (la Liga de los Tres Emperadores), y está utilizando la "legitimidad" para negar el derecho de las naciones a la autodeterminación y la política exterior independiente. Al igual que lo hicieron los Romanov.  

El actual régimen ruso no es un restaurador. No necesita recrear ni el Imperio Romanov ni la URSS. No se trata de restaurar el imperio, sino crear una fantasía basada en la historia real, como lo hace Hollywood. Es un intento de reproducir los momentos decisivos de la historia y cancelar o compensar los resultados insatisfactorios, incluida la crisis del Caribe, el desmantelamiento del bloque soviético y la posterior ampliación de la OTAN.  

El Kremlin ha estado haciéndolo con éxito durante mucho tiempo. Tiene cómplices. Sabemos sus nombres. 

Algunos, como las autoridades húngaras, todavía están dispuestos a hacer negocios con Rusia bajo las condiciones del Kremlin. Sabemos cómo las élites europeas han socavado sistemáticamente los valores europeos a cambio de dinero y energía rusos. Recordamos cómo Angela Merkel y Nicolas Sarkozy descuidaron los intereses de toda Europa para fortalecer las posiciones de Alemania y Francia. En 2008, transformaron la Cumbre de Bucarest de la OTAN en una especie de Congreso de Viena.  

La negativa a permitir que Ucrania y Georgia ingresaran a la OTAN fue un consentimiento de facto a la agresión de Rusia contra ambos países. Comenzó la era de la hibridez en las relaciones internacionales modernas. Desde entonces, Rusia ha recurrido a la Realpolitik para encubrir la motivación puramente ideológica de sus acciones. Occidente, mientras tanto, ha estado usando la ideología como fachada para la Realpolitik. El hecho es que el conflicto ‘valores-intereses’ profundiza la crisis. Eso es lo que está pasando ahora.  

Las organizaciones internacionales han demostrado una absoluta incapacidad para detener al agresor. Las decisiones tomadas por consenso de la UE destinadas a disuadir y castigar a Rusia son sistemáticamente debilitadas por los gobiernos nacionales. La ONU es incapaz de trabajar con eficacia. El Consejo de Seguridad necesita una reforma: un país que recurre a la anexión, las guerras agresivas y el genocidio definitivamente no debería ser su miembro permanente.  

La OTAN todavía permite que Rusia intervenga en el tema de la ampliación, tanto directamente como a través de políticos cautelosos y amnésicos. Como muestran los acontecimientos actuales, la OTAN sigue aplicando una política de doble rasero. Hay una disposición a aceptar Finlandia y Suecia frente a las señales inciertas y los constantes aplazamientos en la solicitud de Ucrania. 

El impulso de los dos Estados para unirse a la Alianza es una consecuencia directa de la invasión rusa de Ucrania, que permaneció neutral de facto precisamente debido a la negativa de la OTAN a darle un camino claro hacia la adhesión. Los resultados son claros. Los misiles rusos están destruyendo ciudades ucranianas. Miles de soldados rusos están violando y matando a ciudadanos ucranianos, incluso a niños. Y algunos de los aliados todavía están tratando de evitar la confrontación a pesar de que los líderes rusos los amenazan.  

En el contexto del impotente Memorándum de Budapest, la señal es obvia: si los Estados que no tienen armas de destrucción masiva y que no lograron meterse bajo el paraguas de la seguridad colectiva son invadidos, pueden contar con una preocupación ilimitada. La ayuda humanitaria y la admisión de refugiados también son probables. Pero la perspectiva de castigar al agresor se vuelve incierta para esos países. Este fue el caso en 2014, cuando Rusia ocupó Crimea y Donbás ucranianos. A muchos en Europa les gustaría mantener el statu quo incluso ahora.  

La OTAN todavía tiene la oportunidad de mostrar responsabilidad e independencia. En lugar de hablar de “las puertas abiertas para todos”, es el momento adecuado para abrirlas a Ucrania. En este momento, los dirigentes rusos confían en que tienen derecho a destruir Ucrania.  

Pero la férrea resistencia del pueblo ucraniano arruinó el juego. Nuestro anhelo de libertad ha demostrado ser más fuerte. Solo después de las tragedias de Mariupol, Bucha, Gostomel, Cherníguiv, Járkiv y docenas de otros lugares, la comunidad internacional comenzó a comprender a qué nos enfrentamos. Cada día que pasa trae imágenes horribles de los crímenes inhumanos del ejército ruso. Pero estas tragedias podrían haberse evitado si hubiera habido líderes que pudieran defender el orden mundial.  

Otto von Bismarck dijo: “Vivimos una época maravillosa, en la que el fuerte es débil por causa de sus escrúpulos, y el débil es fuerte por causa de su audacia”. Ahora viene de nuevo. El tiempo de los líderes que actúan con decisión, haciendo posibles los sueños y realizando posibilidades. Esas personas han estado en el negocio durante mucho tiempo: esos visionarios activos como Steve Jobs y Elon Musk, trayendo el futuro a la humanidad. Hasta hace poco, esas personas estaban poco implicadas en la política, porque el liderazgo es una carga de responsabilidad que se asume voluntariamente mientras los demás la evitan.  

Volodymyr Zelensky tuvo que soportar esta carga. El presidente ucraniano trajo virtudes aparentemente olvidadas a la política mundial. En la mayor prueba de la guerra, se convirtió en el conductor de la filosofía ucraniana de la libertad en todo el mundo. Entonces, hoy Ucrania no es solo un país cercano a Rusia. No un Estado débil y corrupto, cuyos líderes solían comprar apretones de manos y reuniones de unos minutos en los márgenes. Volodymyr Zelensky es diferente. Es sincero. Es valiente. Es popular. Es un político de la nueva formación. Ucrania también es un Estado de la nueva formación. Los ucranianos son un modelo de coraje para todo el mundo democrático.  

El tiempo de nuestra soledad ha terminado. El tamaño del artículo no me permite enumerar a todos los que acudieron en nuestra ayuda, pero estén seguros: Ucrania está muy agradecida a todos ustedes.  

Bueno, ha habido demasiados héroes mártires en nuestra historia. Cada generación de ucranianos tenía sus propios 300 espartanos y sus propias Termópilas. Ahora es el momento de los héroes ganadores. Héroes que vivirán larga y felizmente en su Estado libre. Hemos demostrado que lo merecemos. Como lo hizo Israel en 1948. Y, como Israel, necesitamos, con todos los medios disponibles, obtener armas para derrotar al enemigo que nos supera en número. Sin el apoyo de EE. UU., Reino Unido, Polonia, los Estados bálticos, la República Checa, Eslovaquia y muchos otros, sería mucho más difícil para nosotros resistir. Sin embargo, al principio, tuvimos que luchar para conseguir el apoyo. De la misma manera que Israel. Aparentemente, a lo largo de los años, las democracias del mundo han olvidado que alguien puede estar ansioso por destruir estados y naciones. 

Mariupol, Bucha, Irpin y docenas de otros lugares han demostrado que pueden hacerlo. Por lo tanto, Ucrania necesita garantías de seguridad confiables, integrales y vinculantes. El mundo necesita tales garantías. Sin ellos, cualquier acuerdo con Rusia será solo una tregua, temporal y frágil.  

Pero para que Rusia lo firme, tenemos que resistir.  

“Dennos las herramientas y terminaremos el trabajo”, dijo Winston Churchill, instando a Estados Unidos a lanzar el programa de préstamo y arriendo [lend-lease, ed.]. Respondió entonces, y los aliados derrotaron al nazismo. Hoy, reiteramos el mismo llamamiento y vemos que somos escuchados. El programa de préstamo y arriendo ayudará a Ucrania a sobrevivir. Restaurar la integridad del Estado. Traer de vuelta a nuestra gente. Castigar al agresor con decisión y severidad. Esta será nuestra victoria. Pero hay un problema que debe abordarse ahora.  

Necesitamos entender cómo vivirá el mundo después. Necesitamos asegurarnos de que la ambición de conquistar se vuelva demasiado costosa y dolorosa de perseguir.  

Obviamente, las disposiciones clave de la Paz de Westfalia no pueden cuestionarse. Por lo tanto, necesitamos un retorno conceptual a ella con el pesado equipaje de experiencia que tenemos y entendiendo que hablar de racionalidad con fanáticos no tiene sentido.  

Hace varios años, Richard Haass presentó el concepto de soberanía responsable, proporcionando un modelo cuantitativo en lugar de soberanía nacional absoluta que depende del comportamiento del régimen. Es decir, la soberanía puede verse limitada si el régimen representa una amenaza para los demás. 

Sin embargo, surge aquí una pregunta fundamental: ¿Cómo evitar la transformación del orden mundial en equilibrio, el equilibrio constante de los intereses de las mismas viejas Grandes Potencias, que por su fuerza permanecerán intocables? Obviamente, tal escenario es erróneo, y el caso ruso lo ha demostrado claramente.  

Henry Kissinger explicó por qué: “Cualquier sistema para sostenerse debe ser aceptado tanto por los dirigentes como por los ciudadanos, reflejando a su vez dos certezas. El orden sin libertad, aunque se mantenga por efecto de la exaltación momentánea, tarde o temprano crea su propio opuesto, pero la libertad no puede garantizarse ni sostenerse sin un marco de orden que mantenga la paz. Orden y libertad, a menudo descritos como polos opuestos en el espacio de la experiencia, deben entenderse como interdependientes”.  

Siguiendo al Sr. Kissinger, me gustaría preguntar: ¿Pueden los líderes de hoy trascender la urgencia de los eventos cotidianos para lograr este equilibrio?  

Rusia está perdiendo fuerza. Las atrocidades que cometen los soldados rusos son un signo de debilidad, un signo de degradación, sobreesfuerzo de las fuerzas del imperio y su inevitable colapso. Así que ahora es el momento adecuado para tales reformas. Ahora es el momento adecuado para una combinación de interés y justicia, valores y Realpolitik. Es hora de reformar las instituciones internacionales. Crear un formato de seguridad efectivo en caso de que la OTAN no se atreva a mostrar determinación, la determinación que la creó en 1949. La determinación de los ciudadanos de los Estados miembros de la Alianza para apoyar nuestras aspiraciones euroatlánticas y nuestra lucha justa.  

Proponemos un nuevo acuerdo colectivo sobre garantías de seguridad para Ucrania, como base para una respuesta colectiva a los desafíos de seguridad global. Es evidente que la neutralidad no puede ser el tema central de este acuerdo.  

Este acuerdo debería garantizar el estatus de Ucrania como un Estado democrático, soberano e integral, sin poner entre paréntesis los problemas de Donbás y Crimea. Las condiciones para asegurar tal estatus son un tema de debate, pero está claro que hay espacio tanto para Occidente como para Oriente entre los garantes. Para América, Europa, Asia y África. Para los miembros del Consejo de Seguridad de la ONU, Polonia, Italia, Alemania, Turquía, Canadá, Israel… El club está abierto. Ucrania es uno de los principales garantes de la seguridad alimentaria mundial, por lo que asegurarla es no sólo una cuestión moral, sino también puramente práctica.  

Además, Ucrania es el escudo que protege a Europa de una invasión, de lo que hablan francamente los funcionarios rusos. Puede que no les crean, como no creímos hasta 2014, pero la historia muestra claramente que los imperios solo tienen dos estados: expansión y desintegración.  

En el futuro, la plataforma de seguridad de Ucrania debería convertirse en la base del formato multilateral U-24, Unidos por la Paz. Una especie de servicio de rescate que los Estados responsables proporcionarían a los países necesitados. El servicio, que, a pesar de la parálisis de la ONU y los insuperables vetos, podrá en 24 horas prestar ayuda, humanitaria, financiera, material y técnico-militar a un Estado que sufrió la agresión. Un servicio que castigará al agresor en un plazo de 24 horas por medio de la imposición de sanciones.  

Después de todo, aplastar las exportaciones es una cosa más aleccionadora que congelar los activos de los funcionarios del Estado agresor.  

Ucrania ha estado pagando un precio muy alto por su posición de liderazgo en este sistema. El inevitable colapso del mundo centrado en Moscú es una oportunidad para un nuevo liderazgo. Democrático. Humano. Centrado en el ser humano. El liderazgo de un Estado cuyo pueblo valora la libertad por encima de todo.  

Los ucranianos son capaces tanto crear como luchar. Definitivamente reconstruiremos nuestro hermoso país. La recuperación de la posguerra dará un poderoso impulso a nuestra economía. Hoy lo correcto es invertir en la defensa de Ucrania. Mañana será rentable invertir en su desarrollo. Pueden apostar por ello. 

Andriy Yermak, jefe de la Oficina del Presidente

Artículo original en Time 

AV


Let’s get started read our news at facebook messenger > > > Click here for subscribe

Al citar y utilizar cualquier material en Internet, es obligatoria la colocación de un hiperenlace directo, abierto a los buscadores de Internet, al artículo citado, que esté no más abajo del primer párrafo del texto de ukrinform.es. Además, es posible citar los materiales traducidos de los medios de comunicación extranjeros siempre que haya enlace al sitio web ukrinform.es y al sitio web del medio extranjero. Citar y utilizar los materiales en medios de comunicación fuera de línea, aplicaciones móviles, televisión inteligente, es posible solo con el consentimiento expreso por escrito de Ukrinform. Las noticias y publicaciones marcadas como "Publicidad" y "PR", así como los artículos de la sección “Comunicados” se publican como anuncios. La responsabilidad de su contenido corre a cargo del anunciante.

© 2015-2022 Ukrinform. Todos los derechos reservados.

Diseño de la página — Estudio «Laconica»

búsqueda avanzadaocultar la búsqueda avanzada
por el período:
-