Volodymyr Zelensky: Ucrania quiere la paz

Volodymyr Zelensky: Ucrania quiere la paz

Ukrinform
Texto completo del discurso de Zelensky en la Conferencia de Seguridad de Múnich. Ucrania quiere la paz. Europa quiere la paz. El mundo dice que no quiere pelear y Rusia dice que no quiere atacar.

Uno de nosotros está mintiendo. Todavía no es un axioma, aunque ya no es una hipótesis.

¡Damas y caballeros! Hace dos días estuve en el Donbás, en la línea de demarcación. De jure, entre Ucrania y el territorio temporalmente ocupado. De facto, la demarcación entre la paz y la guerra. Hay un jardín de infancia en un lado y un proyectil que lo golpea desde el otro. Hay una escuela en un lado y un proyectil que golpea el patio de la escuela en el otro. Y hay 30 niños al lado. Van a las clases, no a la OTAN.

Algunos tienen una clase de física. Conociendo sus leyes básicas, incluso los niños comprenden lo absurdo de las declaraciones sobre los ataques lanzados desde Ucrania.

Algunos tienen una clase de matemáticas. Los niños sin calculadora pueden calcular la diferencia entre el número de bombardeos durante estos tres días y las menciones de Ucrania en el Informe de Seguridad de Múnich de este año.

Otros tienen una clase de historia. Al ver el cráter de un proyectil en el patio de la escuela, los niños tienen una pregunta: ¿ha olvidado el mundo sus errores del siglo XX?

¿A qué conducen los intentos de apaciguamiento? Como la pregunta "¿Por qué morir por Danzig?" se convirtió en la necesidad de morir por Dunkerque y decenas de otras ciudades de Europa y el mundo. A costa de decenas de millones de vidas.

Foto: EPA-EFE

Estas son horribles lecciones de historia. Sólo quiero asegurarme de que leemos los mismos libros. Lo que significa que entendemos igualmente la respuesta a la pregunta principal: ¿Cómo es que la guerra está en curso y la gente está muriendo en Europa en el siglo XXI? ¿Por qué dura más que la Segunda Guerra Mundial? ¿Cómo llegamos a la mayor crisis de seguridad desde la Guerra Fría?

Para mí, el presidente del país, que ha perdido parte de su territorio, miles de personas y ahora ve 150.000 soldados, equipos y armas pesadas rusas estacionadas cerca de sus fronteras, así que, para mí, la respuesta es obvia.

La arquitectura de seguridad mundial es frágil. Necesita una actualización. Las reglas que el mundo acordó hace décadas ya no funcionan. No se mantienen al día con las nuevas amenazas. Son ineficaces para superarlas. Es como tomar un jarabe para la tos cuando necesitas una vacuna contra la COVID-19. El sistema de seguridad es lento. Vuelve a fallar. Por egoísmo, autoconfianza, irresponsabilidad de los países a nivel mundial. Como resultado, los crímenes de unos y la indiferencia de otros. La indiferencia que resulta en complicidad. Es simbólico que estoy hablando de esto aquí mismo. Hace quince años, fue aquí donde Rusia anunció su intención de desafiar la seguridad global. ¿Cuál fue la respuesta del mundo? Apaciguamiento. ¿Cuál fue el resultado? Como mínimo, la anexión de Crimea y la agresión contra mi país.

La ONU, que se supone debe defender la paz y la seguridad mundial, no puede defenderse a sí misma.  Cuando se ve violada su Carta. Cuando uno de los miembros del Consejo de Seguridad de la ONU se anexiona el territorio de uno de los miembros fundadores de la ONU. Mientras tanto, la propia ONU hace caso omiso de la Plataforma de Crimea, cuyo objetivo es desocupar Crimea pacíficamente y proteger los derechos de los residentes de Crimea.

Hace tres años, fue aquí donde Angela Merkel dijo: "¿Quién recogerá los pedazos del orden mundial? ¡Solo todos nosotros juntos!" El público aplaudió de pie. Pero, lamentablemente, el aplauso colectivo no se transformó en acción colectiva. Y ahora, cuando el mundo habla de la amenaza de una gran guerra, surge la pregunta: ¿queda algo por recoger? La arquitectura de seguridad en Europa y el mundo está casi destruida. Es demasiado tarde para pensar en reparaciones. Es hora de construir un nuevo sistema. La humanidad ha hecho esto dos veces, pagando un precio demasiado alto: dos guerras mundiales. Tenemos la oportunidad de romper esta tendencia hasta que se convierta en una regularidad. Y empezar a construir un nuevo sistema ANTES de que tengamos millones de víctimas. Teniendo las viejas lecciones de la Primera y Segunda Guerra Mundial, no nuestra propia experiencia de una posible tercera.

Foto: Oficina del Presidente

Hablé de eso aquí. Y en la ONU también. Dije que no existe tal cosa como una guerra exterior en el siglo XXI. Que la anexión de Crimea y la guerra en el Donbás es un golpe para el mundo entero.

Y esta no es una guerra en Ucrania, sino una guerra en Europa. Lo dije en cumbres y foros.

En 2019. En 2020. En 2021. ¿El mundo finalmente escuchó eso en 2022?

Todavía no es un axioma, aunque ya no es una hipótesis. ¿Por qué? Se necesita evidencia. Evidencia más dura que las palabras en Twitter o las declaraciones en los medios. Se necesitan acciones. El mundo los necesita, no nosotros.

Defenderemos nuestra tierra. Con el apoyo de socios o no. Se nos proporcionan cientos de armas modernas o 5.000 cascos.  Agradecemos cualquier ayuda, pero todos deben entender que estas NO son contribuciones benéficas que Ucrania debe solicitar o recordar. No son buenos gestos por los que Ucrania debería inclinarse profundamente. Esta es su contribución a la seguridad de Europa y del mundo. Y Ucrania ha sido un escudo durante ocho años. Durante ocho años, ha estado frenando a uno de los ejércitos más grandes del mundo. Este ejército se encuentra en nuestras fronteras, no en las de la UE. Y los misiles GRAD fueron disparados contra Mariúpol, no contra las ciudades europeas. Y después de casi seis meses de lucha, el aeropuerto de Donetsk, no el de Frankfurt, fue destruido. Y siempre se hace fuego en la zona industrial de Avdiivka, no en Montmartre. Y ningún país europeo sabe lo que es realizar funerales militares en todas las regiones todos los días. Y ningún líder europeo sabe lo que es sostener reuniones periódicas con las familias de los fallecidos.

Sea como fuere, defenderemos nuestra tierra. No importa cuántos (50.000, 150.000 o 1 millón) soldados de cualquier ejército estén desplegados en la frontera. Para ayudar realmente a Ucrania, no es necesario decir cuántos de ellos hay. Hay que decir cuántos de NOSOTROS estamos aquí.

Para ayudar realmente a Ucrania, no es necesario hablar constantemente sobre las fechas de una posible invasión. Defenderemos nuestra tierra el 16 de febrero, el 1 de marzo y el 31 de diciembre. Necesitamos otras fechas mucho más.

Y todo el mundo entiende perfectamente de qué fechas estoy hablando. Mañana Ucrania celebra el Día de los Héroes de la Centena Celestial. Hace ocho años, los ucranianos tomaron su decisión, muchos dieron su vida por ésta. Ocho años después, ¿debería Ucrania pedir constantemente el reconocimiento de las perspectivas europeas? Desde 2014, la Federación Rusa nos convence de que hemos elegido el camino equivocado, de que nadie nos espera en Europa. ¿No debería Europa decir y demostrar constantemente con hechos que esto no es cierto? ¿No debería la UE decir hoy que sus ciudadanos son positivos acerca de la adhesión de Ucrania a la unión? ¿Por qué evitamos esta pregunta? ¿Ucrania no merece respuestas directas y honestas?

Lo mismo ocurre con la OTAN. Se nos dice que la puerta está abierta. Pero hasta ahora: solo acceso autorizado. Si no todos los miembros de la Alianza quieren vernos o todos los miembros de la Alianza no quieren vernos, sea honesto al respecto. Las puertas abiertas son buenas, pero necesitamos respuestas abiertas, no preguntas cerradas durante años. ¿No es el derecho a la verdad una de nuestras mejores oportunidades? La próxima cumbre de Madrid es el mejor momento para la verdad.4

Rusia dice que Ucrania busca unirse a la Alianza para recuperar Crimea por la fuerza. Es bueno que las palabras "recuperar Crimea" aparezcan en su retórica. Pero malinterpretaron el artículo 5 de la carta de la OTAN: la acción colectiva es para proteger, no para atacar. Sin duda, Ucrania recuperará Crimea y las áreas ocupadas del Donbas, pero solo por medios pacíficos.

Foto: EPA-EFE

Implementamos consistentemente los acuerdos de Minsk y Normandía. Se basan en el reconocimiento incondicional de la integridad territorial y la independencia de Ucrania. Buscamos un arreglo diplomático del conflicto armado ruso-ucraniano. Voy a tomar nota de que únicamente sobre la base del derecho internacional. Ni siquiera pensaré en el uso de la fuerza para recuperar los territorios temporalmente ocupados. ¿Qué está pasando realmente en el proceso de paz? Hace dos años, acordamos un alto el fuego a gran escala con los presidentes de Francia, Rusia y la canciller alemana. Ucrania se adhiere a este último a pesar de las constantes provocaciones del otro lado. Constantemente presentamos nuevas propuestas en el marco del formato Normandía y el Grupo de Contacto Trilateral. ¿Qué vemos en respuesta? Proyectiles y balas. Nuestros soldados y civiles están siendo asesinados y heridos, la infraestructura civil está siendo destruida.

Los dos últimos días son especialmente reveladores. Ataques masivos con el uso de armas prohibidas por los acuerdos de Minsk. El acceso de la OSCE a los territorios temporalmente ocupados de Ucrania sigue restringido.

Están amenazados. Están intimidados. Todos los temas humanitarios están bloqueados.

Hace dos años, firmé una ley sobre el acceso incondicional de representantes de organizaciones humanitarias a los detenidos. Pero se les niega la entrada a los territorios temporalmente ocupados. Rusia bloqueó el proceso tras dos canjes de prisioneros, aunque Ucrania presentó listas acordadas. La tortura en la infame prisión de Izolyatsia en Donetsk se convirtió en un símbolo de los abusos contra los derechos humanos.

Los dos nuevos puestos de control que abrimos en la región de Luhansk en noviembre de 2020 no han comenzado a funcionar, y aquí vemos una obstrucción total con pretextos artificiales. Ucrania está haciendo todo lo posible para impulsar la discusión de cuestiones políticas. Durante un año y medio, nuestros proyectos de ley sobre las peculiaridades del autogobierno local y la prevención de la persecución de personas en relación con los acontecimientos en ciertas áreas de las regiones de Donetsk y Lugansk han sido archivados en el Grupo de Contacto Trilateral. Y vemos que Rusia se resiste a entablar un diálogo. Ayer y hoy, Ucrania insiste en celebrar la reunión del Grupo de Contacto Trilateral. Ayer y hoy, Rusia se niega a celebrarla. Exigimos que se desbloquee de inmediato el proceso de negociación. En particular, dentro del formato Normandía. Sin embargo, no significa que la búsqueda de la paz se limite únicamente a estos formatos.

Estamos listos para buscar la clave del final de la guerra en todos los formatos y plataformas posibles. París, Berlín, Minsk. Estambul, Ginebra, Bruselas, Nueva York o Pekín: no importa dónde acordaremos la paz en Ucrania. No importa si las conversaciones se realizan con la participación de cuatro países, siete o cien. Lo principal es que Ucrania y Rusia se encuentran entre ellos. Lo realmente importante es entender que no solo necesitamos la paz. El mundo necesita paz en Ucrania. Paz y restauración de la integridad dentro de las fronteras internacionalmente reconocidas.

Y solo así y de ninguna otra manera. Y espero que nadie piense en Ucrania como un conveniente y eterno amortiguador entre Occidente y Rusia, en la nueva Múnich 2.0. Esto no sucederá, nadie lo permitirá. De lo contrario, ¿quién sigue? ¿Los países de la OTAN tendrán que defenderse unos a otros? Quiero creer que el Tratado del Atlántico Norte y el Artículo 5 serán más efectivos que el Memorándum de Budapest.

Ucrania recibió garantías de seguridad por abandonar la tercera capacidad nuclear del mundo. No tenemos esas armas. Tampoco tenemos seguridad. Tampoco tenemos una parte del territorio que sea más grande que Suiza, los Países Bajos o Bélgica.

Tampoco tenemos millones de nuestros ciudadanos lo que es más importante. No tenemos todo esto. Pero hay algo que tenemos. Tenemos el derecho. El derecho a exigir el paso de una política de apaciguamiento a garantías de seguridad y paz.

Desde 2014, Ucrania ha realizado tres intentos de convocar consultas con los Estados garantes del Memorándum de Budapest. Tres intentos fallidos. Hoy Ucrania hará el cuarto intento. Y haré mi primer intento como presidente.

Pero tanto Ucrania como yo estamos haciendo esto por última vez. Inicio consultas en el marco del Memorándum de Budapest. Se instruyó al ministro de Asuntos Exteriores para convocarlas. Si no vuelven a tener lugar o no dan como resultado decisiones concretas para garantizar la seguridad de nuestro Estado, Ucrania tendrá todo el derecho a creer que el Memorándum de Budapest no está funcionando y que todas las decisiones del paquete de 1994 han sido cuestionadas.

También sugiero convocar una cumbre de miembros permanentes del Consejo de Seguridad de la ONU en las próximas semanas, con la participación de Ucrania, Alemania y Turquía.

Para hacer frente a los desafíos de seguridad en Europa. Y redactar nuevas y efectivas garantías de seguridad para Ucrania. Garantías hoy, mientras no seamos miembros de la alianza de defensa. Y, de hecho, estamos en un área gris: un vacío de seguridad.

Foto: Oficina del Presidente

¿Qué más podemos hacer ahora? Continuar brindando un apoyo eficiente a Ucrania y sus capacidades de defensa. Proporcionar una perspectiva europea clara, herramientas de apoyo disponibles para los países candidatos, calendario claro y completo para unirse a la Alianza. Apoyar la transformación de nuestro país. Crear un Fondo de Sostenibilidad y Recuperación para Ucrania y el programa de préstamo y arrendamiento para suministrar armas y equipos avanzados a nuestro ejército.

Redactar un paquete eficaz de sanciones preventivas para disuadir a la Federación Rusa. Garantizar la seguridad energética de Ucrania, garantizar su integración en el mercado energético de la UE, mientras que Nord Stream 2 se utiliza como arma.

Todas estas preguntas necesitan respuestas. Y mientras haya silencio en cambio, no habrá silencio en el frente. En el este de Ucrania. Es decir, en Europa. Es decir, en todo el mundo. Espero que Europa y el mundo entero finalmente entiendan esto.

¡Damas y caballeros! Doy las gracias a todos los países que han apoyado a Ucrania.

Con palabras, declaraciones, ayuda concreta. Agradezco a todos los que están con nosotros hoy. Defienden la verdad y el derecho internacional. No les estoy llamando por sus nombres porque no quiero que otros países se avergüencen. Pero es su elección. Su karma. Lo tienen en la conciencia. Sin embargo, no sé cómo podrán explicar sus acciones a los dos soldados muertos y tres soldados heridos hoy en Ucrania. Y lo más importante, a tres niñas de Kyiv. Una tiene 10 años, la segunda 6 y la tercera solo un año. Hoy perdieron a sus padres. A las 06:00 hora de Europa Central.

Cuando un oficial de inteligencia ucraniano, el capitán Anton Sydorov, murió en el fuego de artillería, prohibido por los acuerdos de Minsk. No sé en qué estaba pensando en el último momento de su vida. Ciertamente no sabía qué agenda tenía que cumplir alguien para poner fin a la guerra. Pero él sabe exactamente la respuesta a la pregunta que hice al principio.

Él sabe con certeza: ¿CUÁL DE NOSOTROS MIENTE?

Que descanse en paz. Que descansen en paz los muertos hoy y durante la guerra.

Que todos aquellos que no quieran detener esta guerra se quemen en el infierno.

¡Gloria eterna a todos los que luchan y siguen luchando por la paz y la libertad!

¡Gloria a Ucrania!

SM


Let’s get started read our news at facebook messenger > > > Click here for subscribe

Al citar y utilizar cualquier material en Internet, es obligatoria la colocación de un hiperenlace directo, abierto a los buscadores de Internet, al artículo citado, que esté no más abajo del primer párrafo del texto de ukrinform.es. Además, es posible citar los materiales traducidos de los medios de comunicación extranjeros siempre que haya enlace al sitio web ukrinform.es y al sitio web del medio extranjero. Citar y utilizar los materiales en medios de comunicación fuera de línea, aplicaciones móviles, televisión inteligente, es posible solo con el consentimiento expreso por escrito de Ukrinform. Las noticias y publicaciones marcadas como "Publicidad" y "PR", así como los artículos de la sección “Comunicados” se publican como anuncios. La responsabilidad de su contenido corre a cargo del anunciante.

© 2015-2022 Ukrinform. Todos los derechos reservados.

Diseño de la página — Estudio «Laconica»

búsqueda avanzadaocultar la búsqueda avanzada
por el período:
-