Cómo la OTAN se está convirtiendo en una

Cómo la OTAN se está convirtiendo en una "confederación"

Ukrinform
La evolución del sistema de seguridad colectiva de Occidente. ¿Prevé un lugar para Ucrania?

La creación de un nuevo bloque político-militar, AUKUS, formado por Australia, Reino Unido y Estados Unidos, ha tensado las relaciones entre los aliados de la Alianza del Atlántico Norte. El motivo formal fue la rescisión del contrato por Australia para el suministro de submarinos franceses y la firma de un nuevo acuerdo con Estados Unidos. Pero el problema es mucho más grave: se está gestando y estallando en la OTAN un conflicto de intereses entre los países de la Europa continental y la parte de habla inglesa de la Alianza. Cómo afectará esto a las aspiraciones de Ucrania de convertirse en miembro de la OTAN.  

Tiempos de grandes desafíos y pequeñas Ententes  

Nuestro país ha sido durante mucho tiempo socio de los países de la OTAN en la realización de operaciones de mantenimiento de la paz. Es difícil sobrestimar la posición geopolítica de Ucrania y su papel en frenar la expansión de Rusia hacia el oeste. Sin embargo, la era de las grandes alianzas colectivas terminó con el fin del enfrentamiento entre los dos sistemas globales, ahora todos "capitalistas" y, por lo tanto, son reemplazados por alianzas fuertes, que no son numerosas, pero muy eficaces si incluyen a Estados Unidos. Es importante comprender las aspiraciones de nuestros socios de no caer en la situación actual de Francia.  

Los países miembros de la OTAN tienen actualmente diferentes intereses económicos y políticos. Los países de la Europa continental que formaron la OTAN en 1949, a diferencia de sus aliados, Estados Unidos, Canadá y Reino Unido, abiertamente evitan la confrontación con Rusia. 

Es difícil para Ucrania identificar y delinear intereses comunes con Alemania o Francia, cuyas economías se han orientado principalmente a Rusia desde la época soviética. Otra cosa son los Estados bálticos postsoviéticos, Moldavia, Georgia y los antiguos satélites forzados de la URSS: la República Checa, Rumania, Polonia, Eslovaquia, Hungría, que, a pesar del hecho de que son miembros de la OTAN, sienten una amenaza inmediata a su integridad territorial e intereses económicos. Se deben construir diálogos y alianzas con estos países. 

Finlandia, Suecia y Noruega han firmado un acuerdo de defensa, que ya se ha denominado "Tratado del Ártico"

A finales de la década de 1990 y principios de la de 2000, se debatió acaloradamente la idea de crear una unión "Intermarium", que se extendería desde el mar Negro hasta el mar Báltico, entre los que tienen mucho en común tanto política como económicamente. ¿Quizás valdría la pena mantener la actividad de la política exterior de Ucrania también en esta dirección?  

Los países escandinavos son muy conscientes de la importancia de las uniones de países pequeños. Más recientemente el 23 de septiembre, Finlandia, Suecia y Noruega firmaron un acuerdo de defensa, que ya se ha denominado "Tratado del Ártico".  

"Hemos acordado que la próxima posible crisis afectará no sólo a un país, sino a todos los países nórdicos", dijo el ministro de Defensa noruego, Frank Bakke-Jensen.  

Europa es una, las prioridades son diferentes 

La Unión Europea y la OTAN han dejado muy claro a nuestros dirigentes que Ucrania no debe contar con la adhesión a estas estructuras en los próximos años. La "vieja Europa" no está dispuesta a invertir en nosotros y enviar a sus soldados a morir por los intereses de Ucrania. Apoyo moral, ciertas cantidades de ayuda, asistencia para obtener préstamos: esto es lo máximo con el que podemos contar cuando se trata de Europa, cuya estabilidad económica depende en gran medida de Rusia.  

A diferencia de los "viejos miembros de la UE", el peligro de dejar a Ucrania sola frente a una Rusia agresiva es muy bien entendido por los países de la parte poscomunista de Europa, que son nuestros vecinos y que recuerdan lo que significa ceder ante el agresor. Estados Unidos también lo entiende, que, además, no depende del suministro de energía y materias primas rusas. El círculo de nuestros aliados se está resaltando naturalmente, así como las prioridades en la conclusión de posibles alianzas de defensa.  

El primer paso, para que conste, se ha dado durante mucho tiempo: la Brigada lituano-polaca-ucraniana, que cuenta con 4.500 soldados, existe y realiza ejercicios regulares. No menos importante es el hecho de que la Brigada fue creada por decisión del Triángulo de Lublin, una plataforma de diálogo de Ucrania y los dos Estados miembros de la OTAN. El camino de concluir alianzas no con grandes asociaciones internacionales permanentes, sino con un cierto círculo de aliados potenciales, es la estrategia óptima para Ucrania.  

La OTAN y el Ejército conjunto europeo 

La Alianza del Atlántico Norte se estableció en 1949 para contrarrestar tanto las posibles amenazas de la Unión Soviética como, sobre todo, el posible resurgimiento del militarismo alemán. Después de la creación de la OTAN, a la que se unieron los países del sur de Europa, la adhesión en 1952 de Grecia y Turquía y de la República Federal de Alemania en 1954, la Alianza adquirió las características y esbozó la doctrina de defensa que ha sobrevivido hasta el día de hoy. 

La Alianza se ha comprometido a garantizar la inviolabilidad de las fronteras europeas existentes y a resistir la posible agresión soviética. El plan de defensa de Europa se redujo a la doctrina "Un Escudo y una Espada", donde el papel del escudo fue desempeñado por fuerzas terrestres conjuntas, con la participación significativa del Ejército estadounidense, unidades navales y aviones tácticos. Se consideraba que la espada era la fuerza de aviación estratégica estadounidense, que portaba armas nucleares. 

Con el colapso de la Unión Soviética, la misión de la OTAN ha cambiado algo, pero su principal tarea sigue siendo mantener la seguridad en la región del Atlántico Norte. La OTAN es ahora el vecino más cercano de Ucrania, que aspira a convertirse en miembro de pleno derecho.  

Algunos países han expresado el deseo de desempeñar un papel más importante en la Alianza, al menos en el continente europeo. Ya en 1958, el presidente francés, Charles de Gaulle, pidió el establecimiento de un triunvirato para dirigir la OTAN, que consistiera de Estados Unidos, Reino Unido y Francia, y pidió a Francia que ayudara en el desarrollo de armas nucleares. La propuesta fue rechazada, y luego el gobierno francés decidió retirarse gradualmente de la organización militar del bloque, lo que sucedió en 1966. Francia continuó siendo miembro de la organización política, pero sus pasos en ese momento mostraron no sólo diferencias en las opiniones sobre el papel de la OTAN, sino también un cambio en la configuración de la Alianza y el sistema de seguridad europeo.  

En marzo de 1966, el mandatario galo, Charles de Gaulle (a la izquierda), escribió una carta al presidente estadounidense, Lyndon Johnson (a la derecha), anunciando que Francia se retiraría de la estructura de mando militar unificada de la OTAN mientras seguiría siendo miembro de la Alianza del Atlántico Norte

En 1993, se creó el Eurocuerpo, bajo el mando del cual se encuentra una brigada franco-alemana de 5.000 efectivos. Los acontecimientos de Ucrania en 2014 revelaron la incapacidad de la UE para presionar a Rusia. Por eso, la idea de crear un Ejército europeo único vuelve a aparecer en la agenda de la UE. 

El secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, criticó recientemente los planes para establecer estructuras de defensa europeas comunes fuera de la OTAN, y destacó que esto sería una superposición ineficaz de funciones. "Saludo los esfuerzos de defensa de Europa, pero esto no podrá reemplazar a la OTAN. Además, es importante garantizar que Europa y América del Norte se mantengan unidos. Cualquier intento de debilitar los lazos entre América del Norte y Europa no solo debilitará a la OTAN, sino que también dividirá a Europa". 

Esta posición también tiene una justificación económica: el gasto total en defensa de los países de la UE no supera un tercio del gasto estadounidense. La creación de sedes y estructuras de gestión paralelas solo empeorará la logística general y el tiempo de respuesta, ya que el plan de acción deberá ser acordado entre la Sede de la OTAN y la Sede europea.  

Cambios en la estrategia estadounidense  

Probablemente debido a esto, Estados Unidos en los últimos meses ha comenzado a dar pasos prácticos hacia la creación de alianzas más estrechas, incluidas las político-militares. El centro de la confrontación entre el mundo democrático y los regímenes autoritarios se ha trasladado desde hace mucho tiempo a la región de Asia y el Pacífico. Hoy, el principal rival geopolítico de Estados Unidos y el mundo occidental no es Rusia, sino China. China ocupa el segundo lugar en el mundo según muchos indicadores de desarrollo económico y ocupa el primer lugar en términos de población, tiene un recurso de movilización prácticamente inagotable.  

La dependencia de muchos países europeos de la producción china de bienes, electrodomésticos y productos de ingeniería hace que Europa sea vulnerable ante la influencia económica y política china. La República Popular China otorga generosamente préstamos e invierte en sectores estratégicos de la economía de todo el mundo, extiende su influencia en África y Asia e intenta comprar empresas poderosas en Europa Central y Oriental.

Hoy, el principal rival geopolítico de Estados Unidos y del mundo occidental no es Rusia, sino China... En la foto, aparecen los líderes de China y Estados Unidos: Xi Jinping y Joe Biden  

La política y las acciones prácticas de China en el mar de la China Meridional, donde reivindica casi todas sus aguas, preocupan no sólo a Estados Unidos sino también a sus aliados en la región. La nueva alianza entre Estados Unidos, Australia y Reino Unido (AUKUS) está diseñada para contrarrestar los planes expansionistas de China. El mismo papel lo desempeñará la alianza informal de Estados Unidos, Australia, la India y Japón, el denominado Diálogo de Seguridad Cuadrilateral (QUAD), cuya cumbre tuvo lugar el 24 de septiembre de este año en Washington. 

Parece que Estados Unidos ha decidido abandonar alianzas amplias y amorfas en favor de las más estrechas, cuyos miembros son claramente conscientes de sus intereses y amenazas comunes, y están dispuestos a invertir en la resolución de problemas no con palabras, sino con hechos, recursos y fondos. 

Francia y los eternos intereses de Estados Unidos 

El escándalo por la rescisión del contrato de Australia para el suministro de submarinos de fabricación francesa no tiene tanto un aspecto económico como político. Según el nuevo contrato, Estados Unidos proporciona a Australia documentación y tecnología para la producción de submarinos nucleares. Tal paso solo es posible entre los aliados más cercanos, que confían plenamente entre sí. Todo esto ha sucedido a pesar de una historia centenaria de buenas y amistosas relaciones entre Francia y Estados Unidos, y aquí Estados Unidos, como la antigua metrópoli de Reino Unido, se adhiere al principio formulado por Palmerston: "No tenemos amigos permanentes ni enemigos permanentes". 

Francia, al igual que otros países europeos, acepta con gusto la ayuda estadounidense cuando la necesita. Este fue el caso durante las dos guerras mundiales. Esto es lo que sucedió cuando Estados Unidos propuso reconstruir una Europa en ruinas con la ayuda del Plan Marshall. Los europeos a menudo dan esto por sentado, como pensión alimenticia a las naciones viejas de una nación joven, diciendo que hay que ayudar a los padres que crearon el Nuevo Mundo.  

De hecho, EE. UU. "joven" ha dominado el mundo durante más de cien años y no se va a rendir. Los intentos de Francia de coquetear con China, el principal rival de Estados Unidos, han exacerbado las relaciones franco-estadounidenses. Después de la conversación entre los presidentes Biden y Macron, el grado de confrontación disminuyó. El embajador francés regresa a Washington. Probablemente, además de las palabras de sincero pesar por el contrato roto y las garantías de una amistad duradera, el presidente Biden le dijo a su homólogo francés algo más que no estaba incluido en la transcripción oficial de la conversación. 

Aprendiendo inglés 

Un factor importante de estabilidad en Europa del Este y en materia de de-ocupación de territorios ucranianos es la participación de Estados Unidos y Reino Unido en la solución de nuestros problemas. Son ellos quienes obviamente han asumido la carga del liderazgo en el mundo occidental, pero por alguna razón Ucrania todavía se considera un país bajo la influencia alemana. Sin embargo, los intereses nacionales de Ucrania y Alemania no tienen tanto en común como Alemania y Rusia. El competidor de Alemania en la rusofilia es, quizás, la propia Francia.  

Los aliados naturales de Ucrania en la lucha contra la expansión rusa son los países de habla inglesa que no dependen de Moscú ni política ni económicamente. El tiempo dirá cómo serán las condiciones políticas y si los dirigentes ucranianos logran acordar alianzas que garanticen nuestra inviolabilidad y la restauración de la integridad territorial.  

Esperemos que, durante las conversaciones entre los presidentes, Volodymyr Zelensky y Joseph Biden, se hayan debatido oportunidades de cooperación que sorprenderán al mundo. Las aspiraciones de Ucrania de convertirse en miembro de la OTAN están consagradas en la Constitución y, en el futuro, sin duda recibiremos un Plan de Acción para la Adhesión a la Alianza. Sin embargo, esto no nos impide comenzar a trabajar ahora para concluir acuerdos bilaterales con los miembros de la OTAN con los que tenemos más puntos en común. 

  

Dmytro Redko, Kyiv 

AV


Let’s get started read our news at facebook messenger > > > Click here for subscribe

Al citar y utilizar cualquier material en Internet, es obligatoria la colocación de un hiperenlace directo, abierto a los buscadores de Internet, al artículo citado, que esté no más abajo del primer párrafo del texto de ukrinform.es. Además, es posible citar los materiales traducidos de los medios de comunicación extranjeros siempre que haya enlace al sitio web ukrinform.es y al sitio web del medio extranjero. Citar y utilizar los materiales en medios de comunicación fuera de línea, aplicaciones móviles, televisión inteligente, es posible solo con el consentimiento expreso por escrito de Ukrinform. Las noticias y publicaciones marcadas como "Publicidad" y "PR", así como los artículos de la sección “Comunicados” se publican como anuncios. La responsabilidad de su contenido corre a cargo del anunciante.

© 2015-2021 Ukrinform. Todos los derechos reservados.

Diseño de la página — Estudio «Laconica»

búsqueda avanzadaocultar la búsqueda avanzada
por el período:
-