Encuentro entre Biden y Putin: Cumbre de las diferencias fundamentales

Encuentro entre Biden y Putin: Cumbre de las diferencias fundamentales

Ukrinform
Putin busca afirmarse y deshacerse de la etiqueta de asesino. Biden aspira a persuadir al asesino para que deje de agitar la situación

Dos semanas antes de la cumbre planeada de los presidentes Biden y Putin, el Ministerio de Relaciones Exteriores de Rusia de repente hizo una declaración de que las agendas de los dos países no coincidían en absoluto, sin embargo, el Kremlin estaba dispuesto a escuchar con indulgencia a la parte estadounidense. Mientras tanto, el Ministerio de Defensa ruso ha anunciado en voz alta su intención de desplegar 20 nuevas campañas y unidades militares en la parte occidental de Rusia, para fortalecer la contramedida a las fuerzas de la OTAN.  

No es de extrañar que el régimen del Kremlin no esté interesado en un acercamiento con Estados Unidos. Los objetivos de Washington y Moscú son radicalmente diferentes: Estados Unidos busca estabilidad y previsibilidad, mientras que Rusia pretende desestabilizar a Ucrania, Siria, Oriente Medio, Estados Unidos y el bloque OTAN. Entonces, ¿cuáles pueden ser las expectativas de la reunión de Biden con Putin en tales circunstancias?   

 MOSCÚ ESTÁ PREPARANDO SEÑALES "INCÓMODAS"  

Los preparativos para la cumbre entre Estados Unidos y Rusia han estado en marcha desde mediados de abril, cuando Biden invitó a Putin a reunirse a pesar de haberle reconocido públicamente como un "asesino". Luego, el presidente de Estados Unidos hizo un esfuerzo y acordó negociar con el asesino en un momento en que Rusia planteaba una amenaza a gran escala de una nueva guerra al enviar decenas de miles de tropas a las fronteras con Ucrania y la Crimea ocupada. Biden logró reducir temporalmente el grado de tensión, al menos hasta la reunión prevista.  

Después de eso, las partes estadounidense y rusa comenzaron a trabajar para preparar la cumbre. En mayo, los titulares de Exteriores Blinken y Lavrov, así como el asesor de Seguridad Nacional de EE. UU., Sullivan, y el jefe del Consejo de Seguridad de Rusia, Patrushev, se pusieron en contacto. Las partes acordaron la agenda de la cumbre prevista hasta que Moscú interrumpiera los preparativos con sus declaraciones. 

El lunes, el viceministro de Relaciones Exteriores de Rusia, Serguéi Riabkov, dijo que la agenda de las partes no coincidía en absoluto y que Estados Unidos debería esperar de Rusia numerosas señales "incómodas" en los próximos días. Al mismo tiempo, el ministro de Defensa ruso, Serguéi Shoigú, anunció planes para crear dos docenas de nuevas divisiones y regimientos en el Distrito Militar Occidental de Rusia. Al mismo tiempo, Moscú ha dejado en claro que estas insatisfacciones están relacionadas con la declaración del presidente Joe Biden sobre la situación de los derechos humanos en Rusia, que hizo el día anterior.  

Pero, ¿qué fue lo que dijo el jefe de la Casa Blanca? 

Foto: Casa Blanca 

"Voy a reunirme con el presidente Putin en unas pocas semanas en Ginebra y dejar en claro que no nos mantendremos al margen y no le permitiremos violar estos derechos", dijo Biden el sábado. Destacó que Estados Unidos fue fundado en los ideales de igualdad y "tiene la obligación de hablar abiertamente cuando ve violaciones de derechos humanos". 

En otras palabras, Biden reiteró la posición constante de Estados Unidos sobre la observancia de los derechos y libertades civilizados en todo el mundo, incluso en Rusia; esto se ha dicho muchas veces. Entonces, ¿por qué debería Moscú organizar una gestión diplomática? 

Foto: Casa Blanca 

SE TRATA DE UNA MOTIVACIÓN  

La clave de la respuesta debe buscarse en la motivación personal de Putin. Necesita desesperadamente una reunión con Biden. Primero, Putin necesita mantener la imagen de su partido “Rusia Unida” antes de las elecciones a la Duma Estatal de este otoño, y una imagen con Biden en la televisión rusa será el mejor anuncio de su "grandeza". No hay duda de que los propagandistas del Kremlin quitarán rápido la etiqueta de “asesino” y la reemplazarán con al menos de la de un “líder” con la misma influencia y poderes que tiene el presidente estadounidense. 

En segundo lugar, el Kremlin ve la propuesta de Biden de una cumbre como un regalo generoso para que Putin pueda restablecerse en la arena política internacional. Después de todo, el jefe de la Casa Blanca, dicen, busca negociar con el presidente de Rusia.  

Debido a esto, la gestión diplomática del Ministerio de Relaciones Exteriores de Rusia sobre la supuesta falta de interés de Moscú en la cumbre, así como el nuevo uso de armas, tiene como objetivo fortalecer la imagen interna y externa del líder del Kremlin. Moscú está tratando de fingir que accede a la aspiración de Biden de hablar con Putin. 

Sin embargo, la Casa Blanca piensa de manera muy diferente.  

"No consideramos la reunión con el presidente ruso como una recompensa (para el Kremlin, ed.); la vemos como una parte importante de la protección de los intereses de Estados Unidos", dijo la portavoz de la Casa Blanca, Jen Psaki.  

Hizo hincapié en que la diplomacia funciona de una manera así: "No nos reunimos sólo con aquellas personas con las que estamos de acuerdo, de hecho, es importante reunirnos con los líderes cuando tenemos diferencias, como es el caso de los dirigentes rusos". 

Psaki también señaló que la cumbre de Ginebra sería una oportunidad para "expresar preocupaciones cuando existan y avanzar hacia una relación más estable y predecible con el gobierno ruso".  

Traduciéndolo del lenguaje diplomático, digamos que Washington considera a Putin inestable e impredecible. Biden acordó reunirse con él no para hablar de igualdad de condiciones, sino para advertir de las inevitables consecuencias si no se calma. Dado que es Putin quien está más interesado en encontrarse con Biden, tendrá que escuchar todo del presidente estadounidense.

Foto: Casa Blanca   

DOS PAQUETES PARA PUTIN  

La Administración de Biden está trabajando en el tema de posiciones de negociación concretas sobre una lista completa de temas y no oculta que espera una "conversación difícil" con Putin. En total, la Casa Blanca está preparando dos paquetes de temas a debatir. La primera categoría incluye aquellos en los que Estados Unidos y Rusia tienen diferencias fundamentales, y la segunda se refiere a aquellos en los que los intereses de ambos países se cruzan.  

La cuestión de Ucrania está en el primer paquete, y Estados Unidos ya ha declarado su posición clara al respecto, con énfasis en la protección de la soberanía y la integridad territorial de Ucrania. Esto significa que Biden le dirá personalmente a Putin lo que le ocurrirá a Rusia si el Kremlin vuelva a agravar la situación.  

El primer paquete obviamente incluirá también los últimos acontecimientos en Belarús, el Nord Stream 2, el apoyo de Rusia al sangriento régimen en Siria; al menos estos temas ya han sido confirmados en la Casa Blanca. Pero lo más importante para Putin debería ser una advertencia personal de Biden sobre los ataques de piratería contra Estados Unidos y sus aliados, así como otros intentos de los rusos de socavar las democracias occidentales. 

El segundo paquete de temas de debate, donde se cruzan los intereses de ambos países, no es tan grande. Se trata del control de armas nucleares, las negociaciones sobre el programa nuclear de Irán y otros temas específicos.  

Por supuesto, la Casa Blanca evalúa la situación con seriedad y considera con quién está tratando. Después de todo, Joe Biden ha estado familiarizado personalmente con la política del Kremlin desde finales de la década de 1970, cuando encabezó por primera vez la delegación del Senado durante una visita al entonces Leningrado, y ha estado al tanto desde entonces. Tal experiencia política priva al jefe de la Casa Blanca de cualquier ilusión sobre lo que es la Rusia moderna, así como sobre el régimen gobernante en el Kremlin. 

Por lo tanto, a pesar de los fuertes ataques diplomáticos de Moscú, la cumbre de Ginebra tiene todas las posibilidades de celebrarse, ya que ambas partes tienen un profundo interés en que sea así. Sin embargo, el foco de los intereses de la Casa Blanca y el Kremlin refleja al mismo tiempo las diferencias fundamentales. Putin necesita otro programa con audiencia para deshacerse de la etiqueta de asesino y afirmar su legitimidad política tanto en Rusia como en la arena mundial. Biden tiene la intención de persuadir al asesino para que deje de agitar la situación y le dirá cara a cara sobre las consecuencias específicas.  

Sin embargo, todo esto tiene una posible conexión directa con Ucrania, alrededor de la cual el Kremlin sigue concentrando un gran contingente militar. En la actualidad, tal escalada es una de las principales palancas de la influencia del régimen de Putin en el mundo occidental, liderado por Estados Unidos. Estados Unidos todavía mantiene una posición constante en defensa de la soberanía de Ucrania.  

Yaroslav Dovgopol, Washington  

Dibujo de Erhan Yalvac 

AV


Let’s get started read our news at facebook messenger > > > Click here for subscribe

Al citar y utilizar cualquier material en Internet, es obligatoria la colocación de un hiperenlace directo, abierto a los buscadores de Internet, al artículo citado, que esté no más abajo del primer párrafo del texto de ukrinform.es. Además, es posible citar los materiales traducidos de los medios de comunicación extranjeros siempre que haya enlace al sitio web ukrinform.es y al sitio web del medio extranjero. Citar y utilizar los materiales en medios de comunicación fuera de línea, aplicaciones móviles, televisión inteligente, es posible solo con el consentimiento expreso por escrito de Ukrinform. Las noticias y publicaciones marcadas como "Publicidad" y "PR", así como los artículos de la sección “Comunicados” se publican como anuncios. La responsabilidad de su contenido corre a cargo del anunciante.

© 2015-2021 Ukrinform. Todos los derechos reservados.

Diseño de la página — Estudio «Laconica»

búsqueda avanzadaocultar la búsqueda avanzada
por el período:
-