Nuevas sanciones de Estados Unidos contra Rusia: Un lenguaje que el Kremlin entiende

Nuevas sanciones de Estados Unidos contra Rusia: Un lenguaje que el Kremlin entiende

Ukrinform
La forma de Putin de percibir la diplomacia como una debilidad y presionar aún más al oponente no pasará esta vez

Estados Unidos emitió el jueves una larga lista de sanciones contra Rusia, con decenas de nombres y organizaciones. Por supuesto, no pueden llamarse "sanciones del infierno", pero aun así crearon un efecto de sobriedad para el Kremlin y despejaron las líneas rojas para la camarilla de Putin, que ya está acostumbrada a una sensación de impunidad.  

También fue una advertencia de Washington a Moscú de que el próximo castigo sería mucho más severo. Mientras tanto, la propuesta del presidente estadounidense a Putin de celebrar una reunión en Europa, así como los otros pasos de Biden, han demostrado que está listo para jugar un juego complejo. Y las reglas de este juego las determinará él, el jefe de la Casa Blanca, desde una posición de más fuerte. 

Foto: Casa Blanca  

TRES MOMENTOS IMPORTANTES   

"Haremos que haya consecuencias (para Rusia, ed.) cuando lo consideremos oportuno, y no nos limitaremos en responder a su comportamiento", dijo el jueves la portavoz de la Casa Blanca, Jen Psaki. De esta manera, enfatizó claramente quién tenía el control de la situación.  

Las nuevas sanciones de Estados Unidos contra Rusia contienen al menos tres puntos clave.  

Primero, el texto del decreto de Biden contiene una referencia directa a la inadmisibilidad de la escalada actual de la Federación Rusa contra Ucrania, aunque la lista de sanciones se refiere a las actividades maliciosas de Rusia en el pasado. Esto enfatiza que la Casa Blanca toma la situación actual más que en serio y demuestra su apoyo a Ucrania de todas las formas posibles. 

En segundo lugar, el anuncio de las sanciones estadounidenses se produjo en un momento en que la propaganda rusa se reía hasta llorar por otra "manifestación de la debilidad de Biden". Así, en Rusia se percibe como unidimensional cualquier iniciativa diplomática y concesión: una llamada telefónica del presidente de Estados Unidos a Putin, una propuesta para reunirse, así como la decisión de la Sexta Flota de la Armada de Estados Unidos de no salir con sus dos destructores en el mar Negro. 

Pero en realidad, de esta manera, Biden tomó la iniciativa y creó las condiciones para reducir la escalada contra Ucrania. Después de todo, Putin está más que interesado en cambiar la etiqueta de "asesino" que le puso Biden como al "líder del estado" con el que Estados Unidos está negociando. Es por eso que el presidente estadounidense hizo todo lo posible para que Putin aceptara una reunión en Europa. Y, al menos, en el período de preparación para estas negociaciones, no habría tensiones armadas en torno a Ucrania. 

En tercer lugar, el último paquete de sanciones estadounidenses contenía ciertas restricciones contra las autoridades de ocupación rusas en Crimea. Esto prácticamente dio un nuevo impulso a los esfuerzos diplomáticos internacionales en la dirección de Crimea y recordó a Rusia, en primer lugar, que nadie reconoce sus pretensiones de la anexión de la península ucraniana. También, crea condiciones en apoyo de la iniciativa de la Plataforma de Crimea, que Ucrania planea lanzar en agosto. 

¿TENDRÁN LAS NUEVAS SANCIONES DE ESTADOS UNIDOS UN EFECTO PODEROSO?  

Las restricciones impuestas el jueves son en su mayoría sanciones individuales contra personas y organizaciones en Rusia. En la escala de toda la actividad rusa, tal reacción de Estados Unidos puede parecer insuficiente. La expulsión de los "diplomáticos" rusos tampoco puede considerarse una sensación dado el nivel extremadamente bajo de las relaciones bilaterales entre Washington y Moscú. Además, esto le ha sucedido a Rusia muchas veces, y no solo en Estados Unidos.  

Sin embargo, las sanciones contra la deuda pública de Rusia se aplican a una escala sectorial real. El mercado primario de bonos rusos, emitidos por el Banco Central de la Federación Rusa, el Ministerio de Hacienda de Rusia y el Fondo Nacional de Bienestar resultaron ser sometidos a las sanciones. Estamos hablando de bonos en rublos, que son una fuente importante de reposición del presupuesto estatal. Después de todo, el comercio de bonos del gobierno ruso en otra moneda estaba limitado en 2019, cuando Estados Unidos anunció sanciones por el uso de "Novichók" en Reino Unido. En ese momento, esto no tuvo un efecto significativo en la economía rusa, ya que el comercio se realizó principalmente con valores en "rublos", a los cuales Estados Unidos ha impuesto restricciones. 

Según datos no oficiales, el porcentaje de propietarios extranjeros de bonos del gobierno ruso en los últimos años ha disminuido a alrededor de entre 20 y 25% del mercado total. Esto significa que las posibles consecuencias de las nuevas sanciones estadounidenses sobre Rusia también se han reducido. Sin embargo, Moscú ya ha comenzado a declarar el "inicio de la guerra económica de Washington" contra Rusia, y lo hizo por una razón.  

La decisión de restringir el comercio de bonos gubernamentales en rublos en el mercado primario tiene consecuencias a largo plazo. Esto tendrá un impacto potencialmente negativo en la capacidad del gobierno ruso en el mercado internacional de préstamos, que es particularmente sensible ante la crisis actual. Como resultado, el gobierno ruso se verá obligado a reducir una parte de gastos del presupuesto. Y esto significa menos dinero para prestaciones sociales, salarios y pensiones, lo que acercará a Rusia a una explosión social. Además, el régimen tendrá que reducir las asignaciones a los organismos encargados de hacer cumplir la ley y la propaganda masiva.  

Por otro lado, la lista de sanciones actuales señala que casi se ha agotado la lista de la Administración estadounidense de restricciones sectoriales más o menos estrictas contra Rusia, y la próxima ola será más dolorosa para el Kremlin. 

¿QUÉ MÁS SANCIONES HABRÁ PARA RUSIA?   

Está claro que el Congreso de Estados Unidos no dejará en paz a la Administración de la Casa Blanca en lo que respecta al proyecto Nord Stream 2. Biden dijo el jueves que el tema es difícil de resolver porque afecta los intereses de los aliados. Habló principalmente de Alemania, con la que la actual Administración estadounidense quiere restablecer relaciones estrechas tras los "cuatro años devastadores" de la presidencia de Trump. Pero al mismo tiempo, Biden no descartó que también sean posibles nuevas sanciones a este proyecto.  

Al mismo tiempo, los legisladores están decididos a actuar de manera firme en el caso de Nord Stream 2. Se trata tanto de republicanos como de demócratas. Al Congreso no le conviene un flirteo diplomático entre la actual Administración y Berlín a costa de la seguridad energética de Europa, incluida Ucrania. 

El Kremlin también debería esperar consecuencias debido a la actividad de la GRU rusa en Afganistán. Según la inteligencia, los rusos ofrecieron recompensas a los talibanes por cada soldado estadounidense muerto o de su aliado de la coalición. Esta vez, la Casa Blanca ha insinuado delicadamente que no hará anuncios públicos sobre las consecuencias para Rusia, pero las habrá.  

El castigo para Rusia por el uso de armas químicas prohibidas, tanto contra miembros de la oposición dentro del país como en el extranjero, sigue siendo un tema pendiente. Los miembros del Congreso de Estados Unidos también están insistiendo activamente en esto. 

El líder del Kremlin, Vladímir Putin, que ha propuesto elevar las apuestas en su enfrentamiento con Occidente mediante una escalada armada, corre un grave riesgo de que deje de existir su régimen. Busca superar al experimentado Biden, junto con toda la comunidad transatlántica, que apoyó unánimemente a Ucrania en el contexto de la agresión rusa. La forma en que el régimen ruso percibió la diplomacia como una debilidad y presionó aún más al oponente no pasaría esta vez, porque la Federación Rusa solía lograrlo solo con los más débiles. Biden le dio a Putin una última oportunidad para salir de la situación de una manera aceptable, invitándole a reunirse en Europa. Al mismo tiempo, el presidente estadounidense demostró mediante sanciones que hablaría desde una posición de fuerza. El Kremlin, como saben, solo entiende ese lenguaje.  

Yaroslav Dovgopol, Washington 

AV


Let’s get started read our news at facebook messenger > > > Click here for subscribe

Al citar y utilizar cualquier material en Internet, es obligatoria la colocación de un hiperenlace directo, abierto a los buscadores de Internet, al artículo citado, que esté no más abajo del primer párrafo del texto de ukrinform.es. Además, es posible citar los materiales traducidos de los medios de comunicación extranjeros siempre que haya enlace al sitio web ukrinform.es y al sitio web del medio extranjero. Citar y utilizar los materiales en medios de comunicación fuera de línea, aplicaciones móviles, televisión inteligente, es posible solo con el consentimiento expreso por escrito de Ukrinform. Las noticias y publicaciones marcadas como "Publicidad" y "PR", así como los artículos de la sección “Comunicados” se publican como anuncios. La responsabilidad de su contenido corre a cargo del anunciante.

© 2015-2021 Ukrinform. Todos los derechos reservados.

Diseño de la página — Estudio «Laconica»

búsqueda avanzadaocultar la búsqueda avanzada
por el período:
-