¿Por qué Ucrania todavía no está en la OTAN?

¿Por qué Ucrania todavía no está en la OTAN?

Ukrinform
La Ucrania de hoy no es sólo un receptor de seguridad, sino un donante de seguridad en su región

En una entrevista reciente con Axios en HBO, el presidente de Ucrania, Volodymyr Zelensky, dijo que le gustaría preguntarle al presidente de Estados Unidos, Joe Biden: "¿Por qué Ucrania todavía no está en la OTAN?"    

La pregunta del presidente Zelensky generó mucho debate y terminó llegando a un amplio público. Desde entonces, los periodistas ucranianos me preguntan: "Entonces, ¿por qué Ucrania todavía no está en la OTAN?". Al responder a esta pregunta por tercera o cuarta vez, me di cuenta de lo satisfecho que estaba con la forma en que evoluciona este debate.    

¿Por qué, de hecho, Ucrania no está en la OTAN?    

La Ucrania de hoy no es sólo un receptor de seguridad, sino un donante de seguridad en su región. Ucrania ha estado contrarrestando con éxito la agresión rusa durante casi siete años, protegiéndose no sólo a sí misma sino protegiendo a una región más amplia entre los mares Báltico y Negro. Ucrania ha ganado una experiencia invaluable para disuadir la agresión rusa en el campo de batalla militar tradicional y en el ámbito de la guerra híbrida, que se extiende desde la cibernética hasta la desinformación y más allá. Parecía que estos factores podrían convertir a Ucrania en un fuerte candidato para la adhesión a la OTAN.    

Ese es el lado racional de responder a la pregunta del presidente Zelensky. Sin embargo, también hay que considerar un aspecto emocional. Quizás la mejor manera de entender esta dialéctica es adoptar un enfoque neurocientífico y explorar tanto el enfoque racional como el emocional de la futura adhesión de Ucrania a la OTAN.    

Cualquier análisis racional incluiría la necesidad de mejorar aún más la interoperabilidad de las Fuerzas Armadas ucranianas con sus colegas de la OTAN. Implicaría completar la implementación de las normas de la OTAN y continuar con el proceso más amplio de reformas euroatlánticas.   

Esta es una lista desafiante de tareas pendientes, pero todos estos objetivos establecidos son absolutamente alcanzables. De hecho, Ucrania ya ha logrado realizar un avance considerable en este camino desde 2014, y el proceso ha ganado recientemente un impulso adicional en muchas áreas.    

El lado emocional de la ecuación es mucho menos sencillo. Una combinación de mitos y temores se activa inmediatamente cada vez que las palabras “Ucrania” y “OTAN” aparecen en la misma oración. Con frecuencia, este huracán de emociones anula toda lógica o razón. A diferencia de la lista de tareas completamente racional, esta respuesta emocional es peligrosamente engañosa y debe abordarse en consecuencia.   

En los últimos años, Rusia ha combinado operaciones militares con campañas de desinformación diseñadas para justificar sus acciones agresivas. Un tema clave ha sido la idea de una Rusia que, fundamentalmente defendiendo a sí misma, es obligada a proteger sus fronteras de la "expansión de la OTAN".  

Toda esta narrativa se basa en afirmaciones desmentidas durante mucho tiempo de una "promesa" hecha por Occidente a la Unión Soviética de no ampliar la OTAN hacia el este tras la caída del Muro de Berlín. Según la versión rusa de los hechos, el secretario de Estado estadounidense, James Baker, le prometió al líder soviético, Mijaíl Gorbachov, en 1990 que la OTAN no se movería hacia el este si la URSS permitía la reunificación de Alemania Oriental y Occidental.  

Los documentos de archivo prueban que nunca se hizo tal compromiso. Incluso el propio Gorbachov declaró en octubre de 2014 que el tema no se debatió en ese momento.   

Esto tiene sentido. A principios de 1990, nadie hubiera considerado la posibilidad de que algún país del Pacto de Varsovia aspirara siquiera teóricamente a convertirse en miembro de la OTAN. En cambio, el único debate sobre la ampliación de la OTAN se refería específicamente a Alemania Oriental.  

Este engaño algo primitivo, pero completamente peculiar ha permitido a Moscú promover el mito de una OTAN ambigua y expansionista. Mientras tanto, Rusia asume convenientemente el papel de víctima, obligada a protegerse ocupando las tierras de sus vecinos. Desafortunadamente, muchas personas en todo el mundo continúan adoptando este engaño.  

El mito de una Rusia asediada que se defiende valientemente contra la OTAN expansionista forma una parte central del argumento más amplio de que el mundo occidental debería tratar de evitar "provocar" a Rusia. Una lección clave de las décadas de 2000 y 2010 es que nada invita más a la agresión del Kremlin que los llamamientos a "no provocar" a Rusia.    

En realidad, Moscú siempre ha sido buena en vender miedo. Debemos escuchar atentamente las señales de Rusia, pero no debemos permitir que esas señales guíen nuestra mano en decisiones estratégicas. En términos neurocientíficos, Rusia siempre ha estimulado el sistema límbico que regula emociones de los aliados de la OTAN, mientras que Ucrania ha apelado a sus lóbulos frontales, donde se generan pensamientos racionales. El sistema límbico es importante, pero son los lóbulos frontales los que hacen avanzar a la humanidad. 

En la cumbre en Bucarest en 2008, la OTAN dejó en claro que Ucrania y Georgia se convertirán en miembros de la OTAN algún día. La Alianza también apoyó las solicitudes de ambos países para los Planes de Acción para la Adhesión (PAA) y acordó que este sería el siguiente paso hacia una eventual adhesión.    

Han pasado trece años desde la cumbre de Bucarest, pero Ucrania y Georgia siguen esperando.    

El elefante invisible en la habitación siempre ha sido Rusia. En 2008, parecía una buena idea intentar calmar al elefante ruso, pero ahora está claro que fue un error.    

Desde la cumbre de Bucarest en 2008, Ucrania y Georgia han sido atacadas militarmente por Rusia, perdiendo muchas vidas y un territorio considerable. Esta agresión ha sido contenida, pero a un costo trágicamente alto. Ucrania ha perdido más de 14.000 vidas mientras se defendía del ataque ruso.    

Ninguno de los dos países ha cedido ante la agresión rusa. Tampoco han abandonado sus aspiraciones de convertirse en miembros de la OTAN. Por el contrario, ambos han implementado numerosas reformas para acercarse a la Alianza y han alcanzado obtener el estatus de socios de oportunidades mejoradas de la OTAN. Cuando la situación actual se ve desde esta perspectiva a largo plazo, es natural que tantos periodistas ucranianos me pregunten por qué la OTAN todavía no le ha otorgado a Ucrania un PAA. Estoy profundamente agradecido al secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, por sus claros recordatorios de que "ningún país exterior tiene derecho a veto, y la época de las esferas de influencia ha terminado".    

Durante una conferencia de prensa de a principios de febrero en la sede de la OTAN con el primer ministro ucraniano, Denys Shmygal, el secretario general Stoltenberg señaló que "la puerta de la OTAN permanece abierta". Recordó que, en 2008, la Alianza tomó una decisión sobre la adhesión de Ucrania y subrayó que la OTAN sigue apoyando esa decisión. Esto es importante, pero parece que ya es hora de que todos los miembros de la OTAN den el tan esperado paso adelante y otorguen el PAA a Ucrania y Georgia.    

No tomemos esta decisión dependiendo de mitos y miedos que nublan nuestro pensamiento estratégico y distorsionan nuestro razonamiento.    

La confianza entre la Alianza, Ucrania y Georgia ha ido creciendo constantemente. El último ejemplo fue mi participación, junto con mi homólogo georgiano, David Zalkaliani, en la reciente reunión ministerial de la OTAN celebrada a puerta cerrada sobre seguridad en el mar Negro.    

Cabe destacar que Ucrania también ha acelerado recientemente sus propias reformas euroatlánticas internas. En particular, el mes pasado el parlamento ucraniano aprobó en primera lectura la tan esperada reforma del Servicio de Seguridad de Ucrania según las recomendaciones de la OTAN. La creciente confianza entre los servicios especiales de Ucrania y los Estados miembros de la OTAN, junto con una creciente interoperabilidad entre las fuerzas armadas, es vital. Creemos que es hora de dar pasos adicionales hacia esta dirección.    

Los ucranianos comprenden que un Plan de Acción para la Adhesión no es lo mismo que la propia adhesión, pero, sin embargo, sería una señal clara de que la idea de la futura membresía en la OTAN no es una mera declaración. Este paso demostraría que la Alianza mantiene sus propios compromisos hechos en Bucarest en 2008. Enviaría una señal clara de que la OTAN está comprometida con la defensa de los valores de la democracia y la libertad, para aquellos que el derecho de las naciones a elegir su propio futuro es fundamental. Además, el éxito de Ucrania y Georgia demostraría a otros que vale la pena luchar por la libertad y la democracia.    

Ucrania y Georgia son importantes para la OTAN. Incluso en su estatus actual de socios en lugar de miembros, ya defienden de facto el flanco oriental de la Alianza y desempeñan un papel crucial en la seguridad de la región del mar Negro.    

Ucrania ha contribuido a las misiones dirigidas por la OTAN durante décadas. Más recientemente, la crisis de la COVID-19 ha puesto de relieve los beneficios de las sinergias entre Ucrania y la OTAN. La OTAN proporcionó a Ucrania algunos equipos médicos que se necesitaban críticamente para ayudar a contrarrestar la pandemia, mientras que la flota única de aviones de carga Antonov de Ucrania permitió a los miembros de la Alianza recibir suministros médicos urgentes.    

Acojo con satisfacción el enfoque renovado en las aspiraciones de la OTAN de Ucrania tras los recientes comentarios del presidente Zelensky. La próxima vez que escuche a alguien preguntar: "¿Por qué Ucrania todavía no está en la OTAN?", trate de eludir todos los mitos y abordar la cuestión de manera racional. En el análisis final, la única respuesta razonable es que a Ucrania se le debería otorgar un PAA y eventualmente se unirá a la Alianza. Esto no es neurociencia.   

  

Dmytro Kuleba, ministro de Asuntos Exteriores de Ucrania para UkraineAlert de Atlantic Council 

Artículo original 

AV


Let’s get started read our news at facebook messenger > > > Click here for subscribe

Al citar y utilizar cualquier material en Internet, es obligatoria la colocación de un hiperenlace directo, abierto a los buscadores de Internet, al artículo citado, que esté no más abajo del primer párrafo del texto de ukrinform.es. Además, es posible citar los materiales traducidos de los medios de comunicación extranjeros siempre que haya enlace al sitio web ukrinform.es y al sitio web del medio extranjero. Citar y utilizar los materiales en medios de comunicación fuera de línea, aplicaciones móviles, televisión inteligente, es posible solo con el consentimiento expreso por escrito de Ukrinform. Las noticias y publicaciones marcadas como "Publicidad" y "PR", así como los artículos de la sección “Comunicados” se publican como anuncios. La responsabilidad de su contenido corre a cargo del anunciante.

© 2015-2021 Ukrinform. Todos los derechos reservados.

Diseño de la página — Estudio «Laconica»

búsqueda avanzadaocultar la búsqueda avanzada
por el período:
-