COVID-19, democracia y optimismo de Fukuyama

COVID-19, democracia y optimismo de Fukuyama

Ukrinform
La pandemia podría causar otra Gran Depresión

Recientemente, Francis Fukuyama, profesor de la Universidad de Stanford, durante el IV Foro Internacional "Ucrania Creativa" hizo una serie de observaciones interesantes sobre los posibles efectos inesperados a largo plazo de la actual pandemia de COVID-19 en la dimensión global. El científico estableció analogías entre las consecuencias de la crisis del coronavirus y la Gran Depresión de 1929.

Según Fukuyama, la experiencia histórica de la evolución humana demuestra que los efectos de las fallas globales aparecen años después del evento y llevan al mundo en direcciones inesperadas.

Ukrinform decidió analizar este y otros discursos del famoso científico y con su ayuda revelar la esencia de los procesos que tienen lugar en torno a la pandemia de COVID-19.

FACTORES DE FUKUYAMA

Fukuyama señaló que, en la primavera, los países desarrollados como Italia, España y Estados Unidos enfrentaron brotes particularmente a gran escala de COVID-19 y una alta mortalidad. En cambio, los países en desarrollo (África subsahariana, Asia meridional y América Latina) han introducido rápidamente la cuarentena y parecen haber podido evitar las peores consecuencias.

En su opinión, Europa del Este hizo frente a la crisis mejor que Europa Occidental. Sin embargo, todo esto cambió durante el verano: el sistema médico vulnerable y las malas condiciones del desarrollo, llevaron a un rápido aumento en la tasa de infecciones. Fukuyama identificó tres factores para que los países respondan eficazmente a la crisis. El primero está relacionado con la capacidad del Estado: la disponibilidad de médicos, infraestructura y los recursos necesarios en el campo médico. El segundo factor está relacionado con la confianza: la de los ciudadanos en el gobierno, pero también entre ellos, especialmente al adherirse a las restricciones. El tercer factor se refiere a la competencia de los líderes y, en consecuencia, a las decisiones que toman.

¿DEMOCRACIA O AUTORITARISMO?

Los desafíos que plantean los efectos secundarios de la crisis del coronavirus a menudo provocan un debate sobre la efectividad de los sistemas políticos modernos. ¿Autoritarismo o democracia? Al mismo tiempo, en ambos casos, otras características son un marcador de gestión de crisis. En particular, la competencia y capacidad de la burocracia nacional, la rapidez con la que es posible hacerla actuar. La segunda característica es el nivel de confianza pública en el gobierno. Hay muchas democracias en las que este nivel es bastante alto: Alemania, Suecia, Corea del Sur, Taiwán. En estos países, la gente confía en las instituciones gubernamentales y en el sistema de salud.

Al mismo tiempo, hay países con democracias demasiado polarizadas, como Estados Unidos, donde esa confianza se está derritiendo y donde la lucha contra la COVID-19 enfrenta grandes desafíos. En este contexto, el científico estadounidense llama la atención sobre el entendimiento dentro de la sociedad.

Y aunque la competencia de los líderes nacionales es importante para contrarrestar la crisis, no es lo único que la gente valora en ellos. Es de destacar que Orban y Putin todavía están tratando de presentar el caso como si no hubiera una diferencia significativa entre su autoritarismo y las democracias. Es una manipulación cínica. La diferencia es obvia. “Muchos líderes han utilizado la pandemia como excusa para expandir su poder y reprimir las voces críticas”, dice Fukuyama. Esto está sucediendo en muchos países. Por ejemplo, el mismo Viktor Orbán en Hungría utilizó la crisis para obtener extrapoderes del parlamento. La extensión en China de su ley de seguridad a Hong Kong y la represión de las protestas allí difícilmente hubieran sucedido si no fuera por el ajetreo del mundo con una pandemia. Se han cometido abusos similares por parte de las autoridades en la India, Filipinas, Uganda, El Salvador y muchos otros países.

Durante una pandemia, las diferencias entre los regímenes se vuelven menos notorias. La supervivencia de cualquier sistema político no está garantizada. Recordemos la caída de la democracia en la antigua Roma y la historia del siglo XIX y principios del XX. Los hechos de estos tiempos muestran que de vez en cuando se destruyen las democracias, no hay garantías para evitar tal escenario. La mayoría de las democracias modernas son muy jóvenes, tienen menos de 100 años. Fukuyama está convencido de que la idea de que, una vez establecida, la democracia permanecerá con nosotros para siempre es profundamente errónea. "En 1989, cuando escribí un artículo sobre el 'fin de la historia', estábamos en medio de la llamada 'tercera ola de democratización' y la democracia se estaba extendiendo rápidamente por todo el mundo", dijo. Según Fukuyama, esta ola alcanzó su punto máximo con la caída del Muro de Berlín. “Hoy, obviamente, nos encontramos en una situación completamente diferente. Pero la pregunta principal que estaba tratando de plantear era si la democracia daría paso a largo plazo a una nueva forma superior de organización política y social de la humanidad”, dijo.

Hasta ahora esto no ha sucedido. Sin embargo, la arrogancia del pasado no desapareció. Y la incompetencia ha empeorado la situación. Los gobiernos democráticos occidentales y las élites políticas daban por sentado el orden establecido de las cosas y hacían pocos esfuerzos para garantizar la estabilidad y sostenibilidad de la democracia. Y hoy la sociedad está aprovechando esta vulnerabilidad con talento. “No estoy diciendo que las democracias occidentales no tengan nada que culpar, pero creo que estamos redescubriendo la importancia y el valor de la democracia y una estructura de gobierno basada en la confianza de los ciudadanos en el gobierno, más que en el miedo y la manipulación”, señaló el profesor.

En su opinión, a menudo se subestima la democracia y, viviendo en democracias, siente un pesimismo injustificado sobre la fuerza y ​​estabilidad de sus instituciones estatales. Al mismo tiempo, Fukuyama critica sin piedad el populismo.

POPULISMO Y COMPETENCIA PROFESIONAL

Según Francis Fukuyama, los partidos populistas y sus líderes son así porque no perciben competencia. “Creen que los expertos y las élites engañan a la gente y no toman en serio sus intereses. Por eso los populistas tienden a descuidar los consejos de los profesionales sanitarios”, está convencido el profesor.

Recordemos cómo los líderes de Brasil y Estados Unidos reaccionaron a la crisis al inicio. Simplemente no querían que sus nombres se asociaran con malas noticias. Los populistas no necesitan malas noticias y soluciones difíciles a los problemas existentes, están satisfechos con un "baño caliente". Prosperan donde todo es simple. Su debilidad es la lucha contra un enemigo invisible. Son maestros de las campañas, pero no manejan bien el Estado. Los políticos populistas tienen otra característica: llegaron al poder precisamente porque no intentaron unir a los votantes en sus países, para complacer los intereses de todos. En cambio, identificaron los miedos y ansiedades de un gran grupo de personas, su base electoral, y los utilizaron en la guerra cultural contra otros grupos.

Y aquí podemos estar de acuerdo con Fukuyama. Ahora somos testigos del miedo público. COVID-19 es un ejemplo clásico. Las personas tienen miedo de infectarse, de ser hospitalizadas y de morir, y no buscan un enemigo, sino alguien que pueda protegerlas. En este contexto, la competencia, la persuasión, el equilibrio y la comprensión de los procesos desde un punto de vista científico tienen una gran demanda entre las élites gobernantes. De aquí se desprende la conclusión lógica: los funcionarios no deben ser soñadores. A la sociedad no le importa a qué partido político pertenecen los líderes, con tal que puedan resolver los problemas de la gente de manera rápida, tranquila y efectiva. También es importante poder contar con un sistema de salud bien financiado, el nivel de cultura política del país y, por supuesto, la autoridad y el temperamento del líder nacional. Los buenos líderes no solo cumplen sus promesas, también lideran a sus ciudadanos. Se trata de la cuestión de moralidad y emociones positivas.

LA CONFIANZA DEL PUEBLO EN EL GOBIERNO

Según Fukuyama, la confianza comienza con la transparencia. Recordemos que todos elogiaron a China por su lucha contra la pandemia de COVID-19. Pero las cosas fueron diferentes. La capital china no quiso escuchar malas noticias, presionó a quienes difunden información veraz sobre el virus. Por ejemplo, el Dr. Li Wenliang intentó informar a la humanidad de las consecuencias, pero fue silenciado. Más tarde murió de COVID-19. Tales casos solo pueden ocurrir en condiciones de autoritarismo, donde en un nivel inferior la gente tiene miedo de decir la verdad con un sabor amargo al liderazgo.

COVID-19 destacó la debilidad y fortaleza de diferentes sistemas políticos. El virus ha acelerado e intensificado el choque de ideologías polares y la rivalidad entre Occidente y Oriente. Al mismo tiempo, existe una conexión directa entre las posibilidades de poder y el respeto que los ciudadanos sienten por ellos.

Las superpotencias de hoy usan la pandemia de COVID-19 para cuestionar la competencia y honestidad de sus rivales. La República Popular China tardó mucho en tomar una decisión, pero posteriormente introdujo un bloqueo y luego comenzó una campaña de información agresiva para demostrar cómo ayuda al "Oeste perdedor". La efectividad de la campaña se vio reforzada por el aumento constante del número de muertos por coronavirus en los Estados Unidos y las horribles fotos de coches fúnebres en las calles de las ciudades estadounidenses.

Las sociedades han permitido a los políticos encerrar a las personas en sus casas y controlar sus movimientos. "La ventaja de los gobernantes autoritarios es que cuando se movilizan, tienen el poder y la capacidad de ejercerlo: pueden rastrear a sus propios ciudadanos y encerrarlos en sus hogares", dijo Fukuyama.

Según él, en Estados Unidos, los ciudadanos están seriamente preocupados por cuánto sabe el gobierno sobre ellos, y estos temores son característicos tanto de la derecha como de la izquierda del espectro político. En Europa, la gente está más preocupada por las grandes empresas de tecnología privadas que recopilan datos personales. “No creo que, incluso durante una epidemia, la gente acepte renunciar a su privacidad. Por supuesto, tanto el Estado como las empresas privadas continuarán monitoreándonos y recolectando nuestros datos personales, pero no creo que las democracias occidentales alcancen el nivel de China”, predijo el científico.

RAZONES PARA EL OPTIMISMO

Es extremadamente difícil combinar las libertades civiles con la supervisión ciudadana y la evaluación de riesgos. Sin embargo, los políticos radicales ya están simplificando el problema al primitivismo, especialmente ahora.

Tenemos serios debates por delante sobre la estrategia: cómo restaurar los puestos de trabajo y cómo minimizar las pérdidas económicas. COVID-19 es un poderoso catalizador. El virus ha profundizado el enfrentamiento ideológico entre la izquierda, la derecha y quienes esperan volver a la política racional lo antes posible.

El virus no solo profundiza el enfrentamiento ideológico. Cubre los modos. Desde Argelia y Hungría hasta Chile y Líbano, las autoridades, con el pretexto de luchar contra la pandemia, ejercen presión sobre las libertades civiles y los medios independientes. Desde febrero de este año al menos 60 países han pospuesto o pospuesto las elecciones. No está claro cuándo y bajo qué condiciones se celebrarán. En muchas sociedades, afrontar legítimamente una situación de crisis se considera una toma del poder.

Al mismo tiempo, Francis Fukuyama cree que los temores sociales nacidos de COVID-19 reavivarán el apoyo público a la corriente política, un método confiable de gobernanza, y harán que las personas aprecien sus atributos, de los que pensaban que estaban cansados.

“Para muchos, la competencia del gobierno será suficiente. En la actualidad, un gobierno competente no es la mejor plataforma. La gente no vota por declaraciones como "El año que viene tendremos un presupuesto equilibrado", dijo el científico, prediciendo que tal vez ahora lo hagan. En su opinión, la humanidad necesita encontrarse en una crisis, como la actual, para darse cuenta de la importancia de las funciones cotidianas de gobierno y poder, que pueden hacer funcionar la burocracia y brindar servicios y comodidades básicos, y que merecen respeto. “La consecuencia directa de la pandemia es la derrota de los populistas en muchos países. Creo que ayudará a restaurar el prestigio de la democracia en el mundo", dijo Fukuyama, como de costumbre, lleno de optimismo.

***

¿Cuán justificado está el optimismo de Fukuyama? Según las noticias, nuestras perspectivas inmediatas son el caos económico y la discordia en la sociedad. Parece pesimista. Al mismo tiempo, si nos damos cuenta de las lecciones de la crisis, trabajamos en los errores, comenzamos a prestar atención a las instituciones democráticas y apreciamos más la competencia del gobierno, las posibilidades permanecen.

Román Súshchenko, Ukrinform

SM


Let’s get started read our news at facebook messenger > > > Click here for subscribe

Al citar y utilizar cualquier material en Internet, es obligatoria la colocación de un hiperenlace directo, abierto a los buscadores de Internet, al artículo citado, que esté no más abajo del primer párrafo del texto de ukrinform.es. Además, es posible citar los materiales traducidos de los medios de comunicación extranjeros siempre que haya enlace al sitio web ukrinform.es y al sitio web del medio extranjero. Citar y utilizar los materiales en medios de comunicación fuera de línea, aplicaciones móviles, televisión inteligente, es posible solo con el consentimiento expreso por escrito de Ukrinform. Las noticias y publicaciones marcadas como "Publicidad" y "PR", así como los artículos de la sección “Comunicados” se publican como anuncios. La responsabilidad de su contenido corre a cargo del anunciante.

© 2015-2021 Ukrinform. Todos los derechos reservados.

Diseño de la página — Estudio «Laconica»

búsqueda avanzadaocultar la búsqueda avanzada
por el período:
-