Las autoridades rusas incitan y cometen genocidio de ucranianos

Las autoridades rusas incitan y cometen genocidio de ucranianos

Ukrinform
¡Los Estados tienen el deber de prevenir el genocidio!

Han pasado más de tres meses desde el comienzo de la agresión a gran escala de Rusia en Ucrania. Ucrania está luchando en todos los frentes: militar, diplomático, económico, humanitario. Y lo que el enemigo despiadado está haciendo en nuestra tierra, muy a menudo la crueldad y la insidia no conocen límites, es difícil de describir en palabras ordinarias.

Pero en este caso hay definiciones legales claras e inequívocas. Este informe titulado "El análisis jurídico independiente de las violaciones de la Convención sobre el genocidio en Ucrania por parte de la Federación Rusa y el deber de prevenir", un resumen que Ukrinform le ofrece, fue compilado por dos instituciones reconocidas de los Estados Unidos y Canadá. El equipo incluye reconocidos especialistas en derecho humanitario, incluidos aquellos que han trabajado en tribunales internacionales en los casos sobre crímenes de genocidio.

Con todo su rigor científico, el lenguaje en el que se presenta este trabajo es sorprendentemente claro y transparente. Afirmación tras afirmación, argumento tras argumento: todo se une, se entrelaza en una sola cadena con la conclusión despiadada: Rusia en esta guerra es la creadora del genocidio. Esto significa que todos los Estados signatarios de la Convención sobre el Genocidio de 1948 (Convención para la prevención y la sanción del delito de genocidio) deben defender la protección de la población de Ucrania.

Preámbulo

Este informe es el primero en abordar una de las cuestiones más controvertidas y significativas de la invasión rusa de Ucrania: si tiene esta guerra las características de un genocidio. Con la lucha aún en curso, las herramientas modernas han hecho que sea vital que se examine esta cuestión y se dé a conocer su verdad.

Dado que la palabra genocidio se usa con tanta frecuencia, y es igualmente controvertida, es inapropiado permitir una definición vaga. Es esencial hacer un claro registro de los hechos utilizando las oportunidades de los métodos modernos de investigación, junto con un análisis jurídico de acuerdo con la legislación aplicable.

Este es un proyecto del Instituto New Lines y el Centro Raoul Wallenberg de Derechos Humanos, que reunió a tres equipos de expertos para evaluar el tema. Esto incluyó un equipo de académicos legales y expertos en genocidio, un segundo grupo de investigadores de inteligencia de código abierto y lingüistas que pudieron hacer uso del extenso registro de fuentes primarias que esta guerra ya ha creado: intercepciones de comunicaciones y testimonios.

El Instituto New Lines y el Centro Raoul Wallenberg han realizado un extenso trabajo sobre los genocidios rohinyá​​ y uigur, y elaboraron el primer informe para determinar el genocidio en Xinjiang aplicando la Convención sobre el Genocidio de 1948.

Este informe concluye razonablemente que Rusia tiene la responsabilidad del Estado por las violaciones del Artículo II y el Artículo III (c) de la Convención sobre Genocidio que está obligada a cumplir. El informe también concluye que existe, sin duda, un riesgo muy grave de genocidio, lo que activa el deber de prevención de los Estados en virtud del artículo I de la Convención sobre el Genocidio.

Este es el primer informe de este tipo, pero no la última palabra sobre el tema. Esperamos que sigan más.

Dr. Azeem Ibrahim

Director, Iniciativas Especiales

Instituto de Estrategia y Política New Lines

Washington, Estados Unidos

Resumen ejecutivo

Este informe comprende una investigación independiente sobre si la Federación Rusa tiene responsabilidad estatal por las violaciones de la Convención sobre el Genocidio en su invasión de Ucrania y concluye que hay:

1) motivos razonables para concluir que Rusia es responsable de (I) incitación directa y pública a cometer genocidio, y (II) un patrón de atrocidades del que se puede inferir una intención de destruir en parte al grupo nacional ucraniano; y

2) existencia de un grave riesgo de genocidio en Ucrania, que desencadena la obligación legal de todos los Estados de prevenir el genocidio.

I. Grupo Protegido.

El grupo nacional ucraniano es reconocido a nivel nacional, internacional y expresamente por Rusia en las relaciones interestatales formales y, por lo tanto, está protegido por la Convención sobre el Genocidio.

II. Incitación al Genocidio.

Según el art. III (c) de la Convención sobre el Genocidio, la incitación directa y pública a cometer genocidio es un delito distinto, ya sea siga o no el genocidio.

III. La incitación al genocidio organizada por Rusia como Estado.

a) Negación de la existencia de la identidad ucraniana. Los altos funcionarios rusos y comentaristas de los medios estatales niegan repetida y públicamente la existencia de una identidad ucraniana distinta, lo que implica que aquellos que se identifican a sí mismos como ucranianos amenazan la unidad de Rusia o son nazis y, por lo tanto, merecen castigo. La negación de la existencia de grupos protegidos es un indicador específico de genocidio según la guía de las Naciones Unidas para evaluar el riesgo de atrocidades masivas.

b) Acusación en un espejo. La “acusación en un espejo” es una forma poderosa e históricamente recurrente de incitación al genocidio. Un perpetrador acusa al grupo objetivo de planear, o haber cometido, atrocidades como las que el orador imagina contra ellos, enmarcando a las supuestas víctimas como una amenaza existencial y haciendo que la violencia contra ellas parezca defensiva y necesaria. El presidente ruso, Vladímir Putin, y los funcionarios rusos hicieron exactamente eso, haciendo la afirmación completamente falsa de que Ucrania había cometido genocidio o exterminado a la población civil en las áreas controladas por los separatistas respaldados por Rusia, como pretexto para invadir Ucrania.

c) “Desnazificación” y deshumanización. Los funcionarios rusos y los medios estatales invocan repetidamente la "desnazificación" como uno de los principales objetivos de la invasión y han descrito ampliamente a los ucranianos como subhumanos ("zombificados", "bestiales" o "subordinados"), enfermos o infectados ("bastardos", " inmundicia”, “desorden”) o amenazas existenciales y encarnaciones del mal (“nazismo”, “Juventudes Hitlerianas”, “El Tercer Reich”). Esta retórica se utiliza para retratar a un segmento sustancial o a toda una generación de ucranianos como nazis y enemigos mortales, convirtiéndolos en objetivos legítimos o necesarios para la destrucción.

d) Construcción de una amenaza existencial representada por los ucranianos. En el contexto ruso, la campaña de incitación organizada por el Estado vincula abiertamente la invasión actual con las batallas existenciales de la Unión Soviética con la Alemania nazi en la Segunda Guerra Mundial, amplificando el impacto de la propaganda en el público ruso para cometer o tolerar atrocidades masivas. El 5 de abril de 2022, Dmitri Medvédev, actual vicepresidente del Consejo de Seguridad de Rusia, publicó: “habiéndose transformado en el Tercer Reich… Ucrania sufrirá el mismo destino… ¡lo que se merece! Estas tareas no se pueden ejercer instantáneamente. Y no solo se decidirán en los campos de batalla”. El día anterior al ampliamente celebrado Día de la Victoria, que marcó la victoria soviética sobre la Alemania nazi, el presidente Putin envió un telegrama a los separatistas respaldados por Rusia afirmando que los rusos están luchando “por la liberación de su tierra natal de la inmundicia nazi”, prometiendo que “la victoria será la nuestra, como en 1945”. La Iglesia Ortodoxa Rusa ha reforzado públicamente este paralelo histórico y ha elogiado la lucha de Rusia contra los nazis.

e) Preparación del público ruso para cometer o tolerar atrocidades. Las autoridades de la Federación Rusa han negado las atrocidades cometidas por sus fuerzas y han recompensado a los soldados sospechosos de asesinatos masivos en Ucrania, lo que ha permitido que los soldados cometan, y que el público ruso aprobar, más atrocidades. Estas autoridades pueden incitar directamente al público canalizando y amplificando su propaganda a través de un panorama mediático controlado y una censura extrema en torno a la guerra. Los proveedores de propaganda de incitación son figuras políticas, religiosas y mediáticas estatales muy influyentes, incluido el presidente Putin. Cada vez hay más pruebas de que los soldados rusos han internalizado y están respondiendo a la campaña de propaganda del Estado haciéndose eco de su contenido mientras cometen atrocidades. Las declaraciones expresadas por los soldados incluyen: amenazas de violar a “todas las putas nazis”, “cazar nazis”, “los liberaremos de los nazis”, “estamos aquí para limpiarlos de la suciedad” (después de una ejecución pública), entre otros.

IV. Intenciones de genocidio.

Lo que distingue al genocidio de otros crímenes internacionales es la “intención de destruir, total o parcialmente, [un grupo protegido], como tal”. Esta intención puede atribuirse a un Estado a través de la evidencia de un plan general (derivado de declaraciones, documentos o políticas oficiales) o puede inferirse de un patrón sistemático de atrocidades contra el grupo protegido. Los cinco actos de genocidio (matar, causar daños graves, crear deliberadamente condiciones de vida físicamente destructivas, imponer medidas de prevención de nacimientos y trasladar por la fuerza a los niños a otro grupo) también pueden indicar la intención de genocidio cuando se los considera en su totalidad.

a) Plan de genocidio. Un “plan general” para destruir en parte al grupo nacional ucraniano puede demostrarse por la incitación al genocidio que impulsa la invasión actual o por los llamativos patrones o métodos de atrocidades que apuntan a una política militar.

V. Modelo genocida de destrucción de los ucranianos.

a) Asesinatos masivos. Las investigaciones han determinado que las fuerzas rusas han detenido a civiles ucranianos para ejecutarlos en masa en todo el territorio ocupado, marcados por métodos comunes de asesinato: manos atadas, torturas y disparos en la cabeza a quemarropa. La masacre de Bucha bien documentada puede indicar tácticas consistentes usadas por las fuerzas rusas en áreas ocupadas actualmente inaccesibles. El número de fosas comunes en las áreas controladas por Rusia está aumentando rápidamente, según lo documentado por los investigadores y las imágenes de satélite, aunque el alcance total de la matanza no se conocerá hasta que se asegure el acceso a los sitios controlados por las fuerzas rusas.

b) Ataques deliberados a refugios, rutas de evacuación y corredores humanitarios.

Las fuerzas rusas están atacando sistemáticamente y con precisión refugios y rutas de evacuación, lo que parece ser parte de una estrategia militar, matando a civiles en áreas sitiadas o en donde tienen lugar las hostilidades.

c) Bombardeo indiscriminado de zonas residenciales. Las fuerzas rusas usan ampliamente armas intrínsecamente indiscriminadas con efecto de área amplia, o municiones en racimo, apuntando a áreas densamente pobladas en al menos ocho regiones de Ucrania.

d) Asedios militares rusos: imposición deliberada y sistemática de condiciones potencialmente mortales. Mientras bombardean a los ucranianos en las zonas sitiadas desde dentro y desde fuera, las fuerzas rusas les han causado simultánea y deliberadamente condiciones que ponen en peligro su vida.

I. Destrucción de infraestructura vital. Las fuerzas rusas siguen un patrón similar al asediar las ciudades ucranianas, atacando primero las fuentes de agua, energía y comunicación, y luego atacando las instalaciones médicas, los almacenes de granos y los centros de distribución de ayuda, lo que sugiere una estrategia militar y una política de crear deliberadamente condiciones fatales para los ucranianos. Estas acciones coordinadas del ejército ruso para privar a los ucranianos de las necesidades básicas y atraparlos en estas condiciones destructivas tienden a demostrar que los asedios tienen como objetivo provocar su destrucción física.

II. Ataques al sistema de salud. Al 25 de mayo, la Organización Mundial de la Salud ha documentado 248 ataques al sistema de salud de Ucrania. Los ataques constantes y deliberados de las tropas rusas a los hospitales de maternidad indican las intenciones del genocidio, como matar o causar daños graves, empeorar las condiciones que amenazan la vida e impedir que las mujeres ucranianas den a luz de manera segura.

Mariupol / Foto: Yevgeniy Maloletka

III. Destrucción e incautación de artículos de necesidad, ayuda humanitaria y granos. Las fuerzas rusas han destruido y confiscado grandes almacenes de cereales, incluida la expropiación de cientos de miles de toneladas a Rusia, y han bloqueado o confiscado repetidamente la ayuda humanitaria o los trabajadores que intentan evacuar a los civiles, utilizando el hambre como arma de guerra.

IV. Otros sitios de condiciones potencialmente mortales. Las fuerzas rusas han retenido a civiles ucranianos en otros lugares donde se les priva de las necesidades básicas, lo que en ocasiones ha provocado muertes más inmediatas por asfixia o inanición.

e) Violación y violencia sexual. Los informes de violencia sexual y violación en las zonas de Ucrania ocupadas por los rusos sugieren un patrón generalizado y sistemático, que incluye la violación en grupo, la violación en hogares o refugios, la violación de los padres frente a los niños y viceversa.

f) Traslado forzoso de ucranianos. Rusia ha informado de la reubicación de más de un millón de personas de Ucrania a Rusia desde que comenzó la invasión, incluidos más de 180.000 niños. Los refugiados y los funcionarios han informado de que han sido trasladados por la fuerza o bajo amenaza de fuerza. Según funcionarios ucranianos, se está reformando la legislación rusa para acelerar la adopción de niños del Donbás, mientras que los niños ucranianos enviados por la fuerza a Rusia se ven obligados a tomar clases de ruso. El traslado forzoso de niños ucranianos a Rusia es un acto genocida según el art. II(e) de la Convención sobre Genocidio.

VI. Intención de destruir el grupo nacional ucraniano en parte.

Se ha entendido que la intención de destruir un grupo “en parte” requiere atacar a una parte sustancial o prominente del grupo. Sin embargo, para evaluar este umbral, la escala de las atrocidades contra los ucranianos debe verse en relación con el área de actividad o control de Rusia. Las fuerzas rusas han dejado un rastro de destrucción física concentrada al retirarse de las áreas ocupadas, incluidas ejecuciones masivas a corta distancia, tortura, destrucción de infraestructura vital y violación y violencia sexual. La persecución selectiva de líderes o activistas ucranianos con secuestros y asesinatos es una prueba más de la intención de destruir en parte al grupo nacional ucraniano, ya que esas figuras son representantes del grupo o esenciales para la supervivencia del grupo.

VIII. El deber de prevenir el genocidio.

Los Estados tienen la obligación legal de prevenir el genocidio más allá de sus fronteras una vez que toman conciencia del grave riesgo de genocidio: este umbral se establece claramente en este informe, y por lo tanto los Estados ahora no pueden negar el conocimiento de ello. La Convención sobre el Genocidio impone una obligación legal mínima a los Estados de tomar medidas razonables para contribuir a prevenir el genocidio y proteger a los civiles ucranianos vulnerables del riesgo inminente de genocidio.

SM


Let’s get started read our news at facebook messenger > > > Click here for subscribe

Al citar y utilizar cualquier material en Internet, es obligatoria la colocación de un hiperenlace directo, abierto a los buscadores de Internet, al artículo citado, que esté no más abajo del primer párrafo del texto de ukrinform.es. Además, es posible citar los materiales traducidos de los medios de comunicación extranjeros siempre que haya enlace al sitio web ukrinform.es y al sitio web del medio extranjero. Citar y utilizar los materiales en medios de comunicación fuera de línea, aplicaciones móviles, televisión inteligente, es posible solo con el consentimiento expreso por escrito de Ukrinform. Las noticias y publicaciones marcadas como "Publicidad" y "PR", así como los artículos de la sección “Comunicados” se publican como anuncios. La responsabilidad de su contenido corre a cargo del anunciante.

© 2015-2022 Ukrinform. Todos los derechos reservados.

Diseño de la página — Estudio «Laconica»

búsqueda avanzadaocultar la búsqueda avanzada
por el período:
-