Robaron hasta las bragas: Como los fascistas rusos huían de los suburbios de Kyiv

Robaron hasta las bragas: Como los fascistas rusos huían de los suburbios de Kyiv

Ukrinform
Durante los últimos dos días, hemos sido los primeros en seguir a los ocupantes, que se retiraron apresuradamente de Kyiv.

El primer día caminamos desde Buzova por la carretera a Zhytómyr, el complejo étnico Aldea Ucraniana, una unidad militar, a través de bosques y campos hasta la aldea de Mykolayivka… El segundo día, 1 de abril, continuamos moviéndonos de Khmilna a los asentamientos de Kozyntsi, Nemishayeve, Myrotske, Blystavytsia, Gostomel, Rakivka, Demydiv, Dymer, Katyuzhanka y Fenevychi, luego tuvimos que atravesar campos y bosques porque los ocupantes volaron un puente en las afueras de Fenevychi.

El objetivo de nuestro grupo, que constaba de varias unidades militares, era llegar a la frontera de Belarús para asegurarse de que los invasores ya no estuvieran en nuestro territorio. Y si alguien más lo está, entonces destruirlo. Sin embargo, solo pudimos llegar a Ivankiv, porque los fascistas rusos, que huían, volaron el puente frente a Ivankiv al otro lado del río Téteriv. Y no hay otro puente en las proximidades de la ciudad.

Desde el comienzo de nuestra ruta, nos encontramos con ruinas, muerte y calles enteras, e incluso pueblos que simplemente no son aptos para la vida. En Buzova, los cuerpos de los civiles asesinados llevaban semanas tirados en la calle; en la autopista Zhytómyr, la mujer tiroteada seguía sentada en su coche, del que sólo colgaban sus piernas ennegrecidas. Pero los cadáveres de los civiles asesinados no les molestaban a los ocupantes, no iban a enterrarlos.

Más adelante en la ruta vemos a una decena más de personas baleadas tiradas en el pavimento. Algunos de ellos no están lejos de los lugares donde los ocupantes cavaron trincheras. Simplemente pasaban junto a los cadáveres, caminaban, dormían e incluso comían cerca de ellos.

El autor de estas líneas vio diferentes emociones humanas en la vida, pero el sentimiento de las personas después de la liberación de los invasores no se puede comparar con nada. Solo tiene que mirarles a la cara y llorar con ellos y abrazarlos.

Todos lloran: tanto viejos como jóvenes, tanto civiles como soldados, tanto mujeres como hombres.

Somos los primeros militares que la gente ve después de los ocupantes. Durante más de un mes, los residentes han estado completamente desconectados y casi inconscientes de lo que sucede en el mundo exterior. Por no hablar de la falta de todo lo que podría garantizar mínimamente una existencia normal.

Ya han comenzado a rumorear que los fascistas rusos han retrocedido, pero no es seguro. Y la gente, con cautela, como fantasmas, empezó a salir a la calle desde sus sótanos o sus casas.

En bicicletas llevan unos cuantos troncos de algún lugar para cocinar la comida...

Los ocupantes obligaron a la gente a llevar cintas blancas.

“Si no llevas una cinta, te disparan”, dicen los hombres que van a una granja de vacas en Mykulychi y quitan trapos blancos de su coche.

"No podríamos conducir a la granja de vacas sin estos trapos", dicen.

Cada tienda, cada farmacia, cada hogar, todo fue saqueado, dañado, bombardeado o quemado. A lo largo de todo el recorrido, que son más de cien kilómetros, no vimos ningún automóvil que no sufriera daños, excepto los que tenían los civiles. A veces, se destruyeron columnas enteras de automóviles y camiones.

Kilómetro tras kilómetro se puede ver un auto quemado o equipo militar ruso.

En Gostomel, es un verdadero infierno, con barrios residenciales bombardeados, quemados y completamente inaptos para la vida. Nos encontramos con residentes que no podían irse. Vivían en sótanos y cocinaban en la calle.

“Estas son nuestras tropas, ya podemos salir del sótano”, dice una mujer que todavía parece no creerlo.

"Os estamos mirando y estamos un poco sorprendidos de veros. ¿Sois realmente nuestros?", pregunta un hombre.

El lema clave para persuadir a la gente: "¡Gloria a Ucrania!"

"¡Gloria a los héroes! Sí, son nuestros", dice y llora la gente.

Dicen que tienen suerte. Se sentaron en silencio en el patio, y nadie los tocó. E incluso se les permitió ir a traer un poco de agua y pasar por los puestos de control hasta el hospital.

"Kazajos y buriatos se alojaban aquí. Nos dijeron que nos quedáramos callados y que no nos tocarían. Bueno, estábamos callados".

Llegamos al pueblo de Myrotske el 1 de abril antes del almuerzo. Vimos hombres que miraban tímidamente desde sus ventanas. Paramos. No tienen prisa por acercarse a nosotros. Nos acercamos a ellos y decimos "¡Gloria a Ucrania!" y vemos a la gente cambiando su actitud.

Minutos después empezaron a salir vecinos, hombres y mujeres.

Una mujer pregunta varias veces si somos realmente militares ucranianos. Luego toma la bandera de Ucrania y exclama:

"¡Gloria a Ucrania! ¡Dios, os esperamos, oramos! ¡Dios, Dios, nos escuchaste! Te damos las gracias".

La mujer llevó la bandera ucraniana cerca de su corazón todos los días desde la ocupación y esperó a que volviera a ondear.

Nosotros estamos de nuevo en lágrimas.

"¿Cómo aguantasteis aquí?", les pregunto.

"Estábamos aguantando. Os estábamos esperando", dice un hombre. "Rezábamos por vosotros y por nuestros hijos y llorábamos".

La gente se reunió en el patio para preparar la cena. Hoy tienen sopa de acedera.

“No hay luz, no hay gas… Esas perras vinieron y nos liberaron de todo”, dice otro hombre.

La gente está feliz de haberse deshecho de los fascistas rusos, pero esperan ansiosamente lo que sucederá a continuación.

"Había muchos de ellos aquí. Huían de aquí. Huían a través del bosque, a través de la antigua carretera de Borodianka, hacia la autopista Varsovia".

"Las perras se iban corriendo, perdiendo sus municiones. Saquearon todo. Fueron de casa en casa y se llevaron hasta las bragas. Dime: ¿no tienen bragas?"

"Se llevaron todo lo que pudieron. Se llevaron todo durante dos días en vehículos KAMAZ y Ural. Lavadoras, todos los electrodomésticos, colchones, ropa nueva..."

"No vieron nada. Vinieron aquí desde regiones distantes. Escuché a uno de ellos llamar a su madre y decir: 'Mamá, vivimos en condiciones tan terribles en comparación con ellos [ucranianos]..."

Seguimos. Vemos a una mujer con un brazalete manga blanco. Nos miró como la mierda más grande del mundo. Ella todavía no sabe que somos fuerzas ucranianas. Nos detenemos y decimos que ya se puede quitar esos brazaletes. Después de escuchar el idioma ucraniano, la mujer pregunta cuidadosamente si esto es cierto y rápidamente se quita los brazaletes. Y se pone a llorar, con los labios temblorosos:

"¡Dios, es bueno que estéis aquí!"

La gente agarró a nuestros soldados por los brazos y comenzó a besarlos en señal de gratitud...

Desafortunadamente, no tuvimos tiempo de preguntar cómo vivían aquí, qué les hicieron los rusos, pero, en cualquier caso, está claro que nada es bueno. Destrucción, muerte, dolor y pena por el resto de la vida. Esta es una breve descripción de lo que los ocupantes rusos dejaron atrás dondequiera que pisaron.

"Hay una mina en el patio... Hay trampas explosivas en los jardines... No vayáis allí, porque el puente puede estar minado, ayer un hombre pisó una mina... Hace solo un par de días, uno de ellos [los rusos] caminó por los patios y disparó a la gente, solo en la cabeza. Disparó a cinco personas…”, gritaba la gente ofendida.

Al final de la ruta, nuestra columna se repone con un lanzacohetes múltiple Tornado ruso que los ocupantes dejaron cerca de Katiuzhanka. Pero algo salió mal con eso. Los conductores de tractores locales remolcaron el Tornado hasta el pueblo. Por cierto, pesa 33 toneladas.

Al principio, el Tornado no quiere arrancar. Pero el Sr. Volodymyr dijo:

“Espera, lo pondremos en marcha". Y después de una hora el vehículo arrancó.

Oksana Klymonchuk

SM


Let’s get started read our news at facebook messenger > > > Click here for subscribe

Al citar y utilizar cualquier material en Internet, es obligatoria la colocación de un hiperenlace directo, abierto a los buscadores de Internet, al artículo citado, que esté no más abajo del primer párrafo del texto de ukrinform.es. Además, es posible citar los materiales traducidos de los medios de comunicación extranjeros siempre que haya enlace al sitio web ukrinform.es y al sitio web del medio extranjero. Citar y utilizar los materiales en medios de comunicación fuera de línea, aplicaciones móviles, televisión inteligente, es posible solo con el consentimiento expreso por escrito de Ukrinform. Las noticias y publicaciones marcadas como "Publicidad" y "PR", así como los artículos de la sección “Comunicados” se publican como anuncios. La responsabilidad de su contenido corre a cargo del anunciante.

© 2015-2022 Ukrinform. Todos los derechos reservados.

Diseño de la página — Estudio «Laconica»

búsqueda avanzadaocultar la búsqueda avanzada
por el período:
-