Sergiy Korsunsky, Embajador de Ucrania en Japón
Sueño con venir la cultura empresarial japonesa a Ucrania, junto con las inversiones
01.06.2020 16:00

El recién nombrado Embajador de Ucrania en Japón, el director de la Academia Diplomática al Ministerio de Asuntos Exteriores, Sergiy Korsunsky, dice que ha estado interesado en este país toda su vida, aunque nunca pensó que iría allí con una misión diplomática.

Aunque recibió ciertos "signos del destino" con respecto a esto. Por ejemplo, mientras trabajaba en Turquía, según el diplomático, el Embajador de Japón en este país, Tanaka-san, se convirtió en su amigo cercano.

El nuevo Embajador de Ucrania en Japón discutió estas y otros detalles de su vida con los corresponsales de Ukrinform durante una entrevista.

Por supuesto, hablamos con Sergiy Korsunsky no solo sobre esto, sino también sobre sus prioridades en un nuevo lugar, sobre la posibilidad de cooperación entre Ucrania y Japón en el ámbito técnico-militar, las relaciones japonés-rusas y la posición de Ucrania sobre los Territorios del Norte.

Pregunta, Sr. Sergiy, hasta el nombramiento del nuevo Embajador de Ucrania en China en diciembre del año pasado, se le consideraba candidato para este puesto en la comunidad de expertos, y en abril se emitió un decreto para nombrarle Embajador en Japón. ¿Había alguna base para pronósticos expertos con respecto a China?

Respuesta: Sí, este tema fue considerado como una de las posibilidades. Estaba muy interesado tanto en China como en Japón, y después de regresar de Turquía, visité especialmente estos dos países: Japón, e incluso antes, en diciembre de 2016, y luego, casi un año después, visité China. Estaba muy interesado en ver cómo se ven estos dos gigantes económicos más grandes de Asia desde adentro.

En general, estudié a fondo esta región, porque después de trabajar en Turquía, estaba completamente claro para mí que Asia debería recibir atención prioritaria.

Sin embargo, la decisión final fue diferente: una persona con experiencia que ya trabajaba allí fue a China. Y estaba muy feliz de que me hayan nombrado para Japón.

P: Como publicista, sigues prestando mucha atención a los temas chinos.¿Por qué el tema de China es tan importante para usted?

R: Hay razones objetivas para esto. Durante 40 años, desde el comienzo de la política de Deng Xiaoping, China ha logrado un gran avance económico: 800 millones de personas han salido de la pobreza, el PIB del país ha crecido 30 veces. Teóricamente es imposible, ¡pero sucedió!

Esto es por un lado.

Por otro lado, es obvio que China está aplicando una política de expansión global a través del proyecto geoeconómico de la Franja y la Ruta.

Sucedió que Ucrania estaba casi fuera de este proyecto. No hemos entrado en el "17 + 1" europeo, prácticamente no tenemos inversiones chinas, y lo que tenemos es simplemente ridículo en comparación con las inversiones de China en Belarús: tienen 6 mil millones, y nosotros tenemos 176 millones. ¡No es serio!

Y si hace dos años escribí sobre el triángulo geopolítico de Estados Unidos, China y Rusia, hoy podemos decir que estamos presenciando una confrontación entre Estados Unidos y China, que, de hecho, es equivalente a la Guerra Fría. El triángulo se ha convertido en un eje.

Estos dos polos comenzarán a apoderarse de otros países, es decir, en el mundo habrá estados que gravitarán hacia China y serán controlados por este país, y que gravitarán hacia los Estados Unidos. Es decir, de hecho, el mundo estará dividido a lo largo del eje EE. UU. + contra China +.

P: Está hablando de una tendencia geopolítica global, y esto afecta a la política regional. El ministro de Asuntos Exteriores, Dmytró Kuleba, ha enfatizado repetidamente que una de las prioridades de su trabajo es la dirección asiática. Por supuesto, Ucrania tiene un gran potencial comercial en los mercados de los países de esta región, incluido Japón. Al mismo tiempo, las relaciones regionales en Asia, dado el rápido crecimiento de la economía china, no son menos complicadas que en Europa. ¿Cuál es la estrategia regional de Ucrania en Asia, en particular en el contexto de las relaciones con Japón?

R: En mis publicaciones, he criticado reiteradamente el hecho de que desde 2014 no hemos prestado suficiente atención a esta región.

Ahora el Ministerio de Asuntos Exteriores está desarrollando una estrategia para Asia, y yo también participo en este trabajo. Las primeras consultas sobre este tema con la participación de nuestros mejores expertos en Asia mostraron que la región es muy heterogénea. Hay lazos históricos y socioeconómicos tradicionales allí, Rusia también está presente allí, ¡no podemos evitarlo!

Hoy estamos tratando de clasificar dónde está nuestra prioridad desde el punto de vista de las relaciones económicas pragmáticas, y dónde está la clara afiliación política.

El año pasado, China se convirtió en el socio comercial número uno de Ucrania; ciertamente no podemos hacer caso omiso de esto.

Por otro lado, somos conscientes de que, en términos de relaciones estratégicas más estables, Japón sigue siendo un socio muy importante y prometedor para Ucrania.

Espero que podamos formular ciertos elementos nuevos de cooperación con respecto a Japón.

En un momento, mientras trabajaba en los Estados Unidos, me interesó la relación entre el desarrollo económico y socioeconómico y el desarrollo tecnológico. Sé que Japón hizo progresos después de la guerra precisamente gracias a la tecnología y la propiedad intelectual. Por lo tanto, como la prioridad número uno, veo todo lo relacionado con el sector tecnológico.

Por supuesto, el potencial tecnológico de Japón y Ucrania es difícil pero, sin embargo, la cooperación en el espacio, las esferas militar-técnica, médica y muchas otras cosas pueden ser muy útiles.

P: La última reunión de la Comisión para la Cooperación Científica y técnica de Ucrania y Japón se celebró a finales de 2017. Usted, como doctor en ciencias físicas y matemáticas, probablemente tenga planes para el desarrollo de lazos científicos con Japón. ¿Qué áreas, en su opinión, deberían ser prioritarias aquí?

R: Ahora es difícil para mí hablar de planes específicos, porque primero tengo que llegar a Japón y escuchar la visión de la parte japonesa.

Sé de la parte ucraniana sobre un deseo muy positivo y activo de desarrollar cualquier área que haya interesado a Japón. Estoy listo para estudiar esto antes de formular propuestas específicas.

Pero les aseguro que la ciencia se convertirá en una de las prioridades, porque es aquí donde veo el futuro.

En particular, tengo una reunión planeada esta semana sobre el proyecto Chornóbyl-Fukushima. Es muy interesante e importante porque muestra que nuestra experiencia en la resolución de problemas después del accidente de Chornóbyl puede ser útil para Japón.

P: Las primeras consultas de seguridad entre Ucrania y Japón se llevaron a cabo el 12 de octubre de 2018, y al mismo tiempo se firmó un Memorándum entre los Ministerios de Defensa de Ucrania y Japón sobre la cooperación e intercambios. Sin embargo, no se publicó, por lo que se desconoce lo que se discutió durante las consultas y en el documento. Al mismo tiempo, los políticos de Tokio continúan recordando este memorándum en el contexto de las relaciones bilaterales con Ucrania. ¿Qué tipo de cooperación se puede esperar en los próximos años en el campo de la defensa?

R: Si bien no estoy listo para hablar de los detalles. Planeo reunirme con representantes de la industria de defensa de Ucrania, incluidos aquellos que conocen los detalles de este memorándum.

De la información que leí en fuentes abiertas, veo, por ejemplo, que Japón ahora está muy preocupado por detener el diálogo con Rusia sobre los Territorios del Norte. Además, según tengo entendido, Rusia desplegó las últimas armas allí, incluidos misiles de mediano y corto alcance, y aviación. De hecho, esto representa una amenaza real para Japón. Además, no llegó a una solución final al problema con Corea del Norte, que es una amenaza existencial para Japón.

Es decir, surge la pregunta: ¿Japón continúa dependiendo de la asistencia militar estadounidense o tiene el deseo de desarrollar sus propias capacidades de defensa?

Ucrania tiene experiencia en el desarrollo de armas de misiles, y si esto no contradice nuestras obligaciones internacionales, vale la pena discutir esta área.

Además, tenemos desarrollos en el espacio ultraterrestre y en la industria de la aviación, los mismos motores de aviación que son de interés para Japón, y creo que este tema también debe discutirse con gran detalle.

He tratado mucho estos temas en Turquía y estoy muy feliz de que hoy la cooperación técnico-militar entre nuestros países haya alcanzado un nivel diferente.

Con Japón, no veo ninguna restricción en este sentido. Desafortunadamente, la amenaza común que nos une y se llama Rusia no irá a ninguna parte. Y el desarrollo de eventos en la región, especialmente en Corea del Norte, desafortunadamente preocupa en varias áreas.

Por lo tanto, cada país debe decidir cómo garantizar su propia seguridad, lo que significa que revisarán sus políticas de defensa, y luego quedará claro qué direcciones pueden unirnos.

P: Japón es el único estado en Asia que impuso varias sanciones a la Federación Rusa después del inicio de la ocupación de Crimea y la agresión en el este de Ucrania. Al mismo tiempo, se sabe que Shinzo Abe mantiene relaciones amistosas con Vladimir Putin incluso después del estallido de la guerra en el Donbás. Aunque se sabe que el propósito de esta amistad es resolver la disputada cuestión territorial entre Japón y Rusia, perola intención de Abe de participar en un desfile militar en Moscú este año es alarmante. La parte japonesa le dijo a Moscú que si tiene lugar el 3 de septiembre, Abe no podrá participar. Quizás esto significa que una fecha diferente sería aceptable. Dado que esto se refiere a la cuestión de la unidad de apoyo internacional para Ucrania, ¿cree que Kyiv necesita llevar a cabo un diálogo político con los políticos japoneses con respecto a estas u otras manifestaciones amistosas de Japón en relación con Rusia?

R: Voy a notar de inmediato que varios países del G7, en particular Alemania, Francia, Italia, están cooperando estrechamente con Rusia, y Ucrania nunca ha planteado la cuestión de un cese total de la cooperación. Al mismo tiempo, nos gustaría ver la continuación de una política muy clara y absolutamente inequívoca de condenar las acciones de Rusia hacia Ucrania, el cumplimiento de las duras sanciones impuestas en relación con la ocupación de Crimea y la presencia de tropas rusas en el Donbás.

Estamos muy agradecidos con Japón por seguir esta política.

También me gustaría llamar su atención sobre el hecho de que en el actual Libro Azul sobre la Diplomacia, el Ministerio de Asuntos Exteriores de Japón ha cambiado las formulaciones bastante suaves con respecto a los Territorios del Norte a las duras. Es decir, se repitió una vez más que Japón declara expresamente su soberanía sobre las cuatro islas e insiste en su recuperación.

En mi opinión, es evidencia de que Japón se dio cuenta claramente de que no hay pasos hacia Rusia, no hay propuestas de compromiso amistosas para el trabajo activo de cooperación económica, porque es un país agresor que utiliza expresamente el interés de otros países en ciertos pasos por parte de Rusia y los explota sin piedad.

Me sorprende en esta situación que estas islas son en realidad tierras que no tienen ningún uso para Rusia y no se usan. También sabemos que Putin, durante su mandato en el poder, transfirió a China territorios bastante importantes, islas en el Amur. Estas son áreas tangibles, debido a que surgieron enfrentamientos armados en la época soviética, ¡y ahora simplemente las dio!

Es decir, entendemos que la política de Rusia hacia los Territorios del Norte no tiene nada que ver con el pensamiento racional. Si estuviéramos hablando de depósitos de algunos minerales valiosos o de algunas regiones absolutamente necesarias para la vitalidad del país más grande del mundo, entenderíamos por qué se aferran a ellos. Pero la única razón para esto es tener un problema que le interesa a Japón, y de vez en cuando pretender que Rusia quiere resolverlo. No es política, sino politiquería. Es una herida tal que Rusia reaviva artificialmente.

Por lo tanto, francamente, no creo que deba hacer mucho en relación al diálogo político con los políticos japoneses con respecto a Rusia: hará todo por sí mismo para no dejar ninguna ilusión sobre sus intenciones reales, que no tienen nada que ver con las aspiraciones de paz.

P: Japón no reconoce la anexión ilegal de Crimea.¿Y cuál es la posición de Ucrania en relación con los Territorios del Norte? ¿Los reconocemos como territorios japoneses ocupados por Rusia?

R: Según tengo entendido, Ucrania nunca ha hecho ninguna declaración oficial sobre este tema. Pero aparentemente, ha llegado el momento de lidiar con esto con mucho cuidado.

Hay una cuestión de continuidad de los tiempos de la URSS, porque se sabe que Rusia alguna vez se declaró sucesora de la URSS, y luego Ucrania no protestó contra esto. Por lo tanto, hay matices, y los abogados internacionales deben realizar un trabajo serio sobre la actitud hacia el acuerdo relativo a estos territorios.

Ya he comenzado a estudiar cuidadosamente este tema y veo que hay diferentes opiniones de expertos.

En cuanto a mí, simpatizamos con la visión japonesa de las islas, pero ¿es esta una posición oficial? Creo que deberíamos decidir un poco más tarde. Prometo, después de llegar a Japón, comprender el asunto y dar una respuesta más clara.

P: En el comercio bilateral entre Ucrania y Japón, existe un sesgo significativo hacia la importación de productos japoneses, y las exportaciones ucranianas son principalmente materias primas. ¿Qué potencial para corregir este desequilibrio ve usted como un economista honrado de Ucrania?

R: Es una pregunta muy difícil, que concierne no solo a Japón. Durante casi tres décadas, hemos mantenido la misma estructura de exportación: productos agrícolas, hierro y química, ¡y es absolutamente terrible!Necesitamos cambiar radicalmente la estructura de producción y exportaciones.

Lo tomaría de la siguiente manera: debemos admitir que Ucrania es un país agrícola, pero si queremos exportar alimentos, deben ser procesados. En nuestras tierras, sujetas a ciertas tecnologías, es posible producir productos orgánicos de una calidad absolutamente fantástica, que pueden exportarse. ¡Será un precio completamente diferente!

En un momento, no podía entender por qué, por ejemplo, vendemos aceite a Turquía en camiones cisterna en lugar de embotellarlo y luego venderlo. Sería mucho más rentable, y se crearían empleos en Ucrania, los impuestos permanecerían aquí. No, nuestro aceite se vierte en un puerto turco en Mersin y luego se embotella en la fábrica.

Lo mismo ocurre con el maíz: vendemos materias primas, en Turquía lo muelen y venden harina de maíz.

Significa que no hay una política de exportación en el estado, pero debería aparecer. Espero que ahora haya esta comprensión, y ni siquiera el estado, como las empresas ya lo han entendido.Tales producciones ya se están creando. Nuestros productos alimenticios son de alta calidad, no se puede decir que sea ayer, pero la calidad que requiere Japón, el nivel de certificados, presupone una cultura de producción específica. Por lo tanto, creo que este es un aspecto muy importante. Es primero.

La segunda área, que casi no consideramos como una industria de exportación, es la TI: los ingenieros de tecnología de la información de Ucrania son bastante capaces de producir productos que se pueden utilizar en Japón o en los mercados de terceros países. Por ejemplo, me reuní con una de las startups ucranianas, que ofrecía la aplicación de estudio del idioma inglés específicamente para el mercado japonés, porque, según su información, existe una gran demanda.

Y tercero, sueño con ver inversiones japonesas en la producción de productos de alta tecnología en Ucrania.

He estado trabajando en el Ministerio de Asuntos Exteriores durante 26 años y he estado haciendo economía todo este tiempo. Tuvimos mucha discusión en un momento sobre por qué deberíamos dar preferencia a las inversiones de los países democráticos, y no, por ejemplo, de Rusia.

Expliqué que una cultura empresarial siempre sigue el dinero. Es importante para nosotros que venga la cultura empresarial correcta, lo que implica decencia, honestidad, calidad, que todo se haga a tiempo, de acuerdo con las normas, para que no haya sobornos, costas afuera, etc., que sean familiares para los rusos.

Por ejemplo, me dijeron que en el consorcio de Boryspil (sobre la construcción del terminal D, carreteras, pasos elevados y otras instalaciones, ed.), en el que participaron tres empresas turcas y el consorcio japonés, representantes de Japón no permitieron que nadie se desviara del proyecto, ni a la derecha ni a la izquierda, ¡y tenemos un resultado maravilloso!

También se sabe que el gobierno de Shinzo Abe quiere ayudar a las empresas japonesas a tomar la producción de China y ya ha asignado $ 2 mil millones para esto. Cuando se trata de fabricar productos para la UE, Ucrania es el mejor lugar para colocar la producción: tenemos mano de obra calificada, tierra, acuerdo de libre comercio con la UE. Al principio, podría ser simplemente el ensamblaje de algunos artículos pequeños, pero con el tiempo podría incrementarse y, si todo va bien, producir equipos ya serios.

Estas oportunidades deben buscarse y luego implementarse en secuencia. Pero no tengo estados de ánimo "caprichosos": sé que cada proyecto requiere confianza y un estudio cuidadoso.

Por ejemplo, cuando hablo con corporaciones japonesas ahora, me dicen: “¡Primero implementemos lo que para que ya tenemos fondos asignados!”. ¡Lo dicen bien! Es decir, si la reconstrucción de la estación de aireación Bortnychi es un proyecto exitoso, será posible hablar más con Japón sobre los próximos proyectos de mil millones de dólares.

Conozco la cultura japonesa: es muy minuciosa, es decir, está atenta a todos los matices. Sin embargo, debe comenzar y aprender de ellos para hacer cosas de valor agregado para cambiar la estructura de las exportaciones.

No es un viaje de un solo día, pero es necesario trabajar en esto. Me he reunido varias veces con representantes del Consejo Nacional de Inversiones bajo la presidencia de Ucrania y veo que existe un deseo muy serio de volver a la cooperación activa, incluso con Japón, tan pronto como se levanten las restricciones por coronavirus.

P: Los japoneses no distinguen claramente las culturas, tradiciones y mentalidades de Ucrania y Rusia, y algunos expertos japoneses califican la guerra en el Donbás como la guerra civil. ¿Tienes alguna receta para trabajar con este malentendido de Ucrania en la sociedad japonesa? ¿Cómo representará a Ucrania ante los japoneses?

R: Junto con el campo científico y tecnológico, este tema se encuentra entre las dos primeras prioridades.

Hasta donde yo sé, Ucrania está presente en Japón: nuestras camisas bordadas (vyshyvankas) las saben allí y nuestra Embajada implementa proyectos culturales. Pero veo la necesidad de reuniones activas con politólogos, universidades, centros de investigación para aclarar lo que está sucediendo en el Donbás, lo que le sucedió en Crimea. Lo hice en Turquía y, me parece, fue muy útil para comprender mejor nuestra confrontación con Rusia, y también lo haré en Japón.

Realmente espero cooperación con los medios japoneses para explicar a los sectores más amplios posibles de la sociedad japonesa que Ucrania no tiene nada que ver con Rusia, es un estado con su propia historia, su propia visión del mundo, la región asiática y que es bastante capaz de construir independientemente su política exterior y relaciones con Japón.

P: Tiene muchos años de experiencia como diplomático bajo varios presidentes de Ucrania. ¿Qué diferencias clave en sus enfoques para llevar a cabo la política exterior puede nombrar?

R: En la práctica diplomática, no existe tal grado de libertad para discutirlo. Somos los que ponemos en práctica la política exterior que define el Presidente.

Pero la tarea de cualquier diplomático es no tener miedo de hacer una evaluación honesta de lo que está sucediendo en el país receptor, tratar de convencer al Presidente de que no tome medidas que puedan dañarle: he tenido casos así, y más de una vez, para comprender profundamente los matices y mecanismos que impulsan al país donde estoy en un viaje de negocios. En este sentido, ninguno de los tres países donde trabajé fue simple.

De hecho, de los seis presidentes de Ucrania, no trabajé solo con Leonid Kravchuk. No voy a decirles con quien de ellos fue más fácil trabajar, con quien más difícil. Lo único que puedo decir es que nunca sentí ningún problema al expresar mi opinión al presidente, con el argumento correspondiente, por supuesto.

No soy miembro de partidos políticos, soy una persona puramente profesional, y para mí el único objetivo es brindar beneficios. Realmente espero que este sea el caso con Japón.

Debo decir de inmediato que este es un desafío para mí. Japón tiene ciertas características de cooperación. Pero realmente no me gustan las palabras "nunca", "imposible" y "no funcionará". Me encantan las palabras "puede" y "tener éxito". Por lo tanto, debemos trabajar, debemos avanzar.

P: ¿Puede decir ahora que sientes Japón? ¿Qué más queda desconocido para usted?

R: ¡Un poco, un poco comenzó a sentir!Solía ​​amar las películas japonesas y los libros de autores japoneses, pero ahora he comenzado a estudiar japonés.

Pero me encanta estudiar el país con los pies. Cuando estuve en Japón, fuimos a la ciudad de Aizuwakamatsu, y nos contaron la historia del joven samurai del principado de Aizu que se hizo hara-kiri, creyendo erróneamente que su principado había perdido la guerra. En su honor, se construyó un complejo conmemorativo en el monte Iimori. Es un lugar muy interesante. Hay que verlo y escuchar esta historia para entender por qué las flores todavía se usan en las tumbas de estos jóvenes samurai, 150 años después.

Es una cultura completamente diferente, pero, repito nuevamente, lo siento muy positivamente: no es lo que quieres dejar, sino lo que quieres saber más.

Y esto sin hablar de la comida absolutamente fantástica.

P: Cuando habla de Japón en este momento, sus ojos simplemente están brillando. Es el autor de diez libros de arte. ¿Recogerá material para uno nuevo allí?

R: ¡Ya tengo un pedido! Acabo de terminar de trabajar en un libro sobre la política exterior de Ucrania; se publicará pronto en la editorial Vivat de Járkiv. Y la misma editorial ya me ordenó un libro sobre la diplomacia asiática.

No estoy listo para una nueva obra de arte. Es muy interesante para mí estudiar el aspecto diplomático, porque sabemos muy poco sobre el arte de la diplomacia asiática.

Recolecté un montón de materiales y los estoy estudiando ahora. Me parece que ya estoy empezando a entender algunas cosas que se relacionan con las relaciones dentro de esta región.

Lo que realmente no entiendo todavía es la "cocina" política interna de Japón. Sé que es bastante complicada, tiene sus propias tradiciones, matices constitucionales, características de interacción con el parlamento y mecanismos para tomar decisiones políticas. Creo que esto debería estudiarse en el terreno. Pero lo principal es el deseo: el mío y el de la parte japonesa.

Por ejemplo, estoy muy gratamente sorprendido por la cooperación con la Embajada de Japón en Ucrania: tanto el Embajador como sus colegas, además de hablar ucraniano, son muy positivos.

P: Dijo que antes de octubre no irá a Japón. ¿Qué eventos bilaterales importantes se pueden esperar este año?

R: Es difícil para mí decir esto ahora. Probablemente escucharon la idea de preparar una gira asiática para el presidente de Ucrania, pero el coronavirus violó todos los planes.

Por supuesto, estoy interesado en que el presidente haga una visita de negocios a Japón con un grupo de empresarios para revivir el diálogo a nivel comercial, y ciertamente estaré listo para hacer todo lo que esté en mi poder para esto.

Pero primero debo llegar a Japón y entregar sus credenciales; por lo general, esto lleva algo de tiempo. La comunicación con un alto funcionario es una oportunidad para que un diplomático exprese mensajes y deseos relevantes.

Espero que haya una invitación y que durante la gira asiática, si Dios quiere que no haya una segunda ola de coronavirus o sea más fácil, el presidente definitivamente visitará Japón nuevamente. Trabajaremos en la dimensión parlamentaria y en los contactos a nivel del Gobierno y las empresas. En este caso, es mejor hacer más que no suficiente.

Nadiya Yurchenko, Hirano Takashi, Kyiv

SM

Al citar y utilizar cualquier material en Internet, es obligatoria la colocación de un hiperenlace directo, abierto a los buscadores de Internet, al artículo citado, que esté no más abajo del primer párrafo del texto de ukrinform.es. Además, es posible citar los materiales traducidos de los medios de comunicación extranjeros siempre que haya enlace al sitio web ukrinform.es y al sitio web del medio extranjero. Citar y utilizar los materiales en medios de comunicación fuera de línea, aplicaciones móviles, televisión inteligente, es posible solo con el consentimiento expreso por escrito de Ukrinform. Las noticias y publicaciones marcadas como "Publicidad" y "PR", así como los artículos de la sección “Comunicados” se publican como anuncios. La responsabilidad de su contenido corre a cargo del anunciante.

© 2015-2020 Ukrinform. Todos los derechos reservados.

Diseño de la página — Estudio «Laconica»

búsqueda avanzadaocultar la búsqueda avanzada
por el período:
-