Los 10 riesgos de 2017 que Ucrania logró evitar

Los 10 riesgos de 2017 que Ucrania logró evitar

192
Ukrinform
El año que ha pasado nos ha dado muchas lecciones. Algunos de los riesgos hemos aprendido a localizar o todavía aprendemos a hacerlo.

...No hay progreso sin riesgo. Han existido incluso cuando Ucrania era prácticamente una neo-colonia de Rusia, y siguen existiendo, cuando Ucrania es libre. Simplemente los riesgos son diferentes. En la servidumbre soviética y en la de la CIS nos han preocupado poco las amenazas externas, el mundo no nos reconocía como el Estado auto-suficiente y no era demasiado exigente en pedir de entenderlo. En invierno 2013 sólo nos ha preocupado el régimen de Yanukóvich y las fuerzas especiales "Berkut", y entonces no podríamos comprender toda la profundidad de los peligros a los que tuvimos que hacer frente.

Entonces lo hemos entendido. Pero ellos no sabían que hacer todo este conocimiento. Finalmente, estábamos aprendiendo gradualmente cómo localizar estos riesgos, y venimos aprendiendo a hacerlo hasta ahora. El año 2017 nos ha dado muchas lecciones.

1. Amenaza de una ofensiva rusa.

Antes de la guerra nos hemos acostumbrado a las trincheras, a la guerra, como se dice ahora, de "baja intensidad". Pero en algún momento estábamos conscientes: esto no terminará así. Cada año esperamos agravamientos, ya sea cuando haya helada en el suelo o se emprende un ataque camuflado, o se celebra el 100º aniversario de la "Revolución de Octubre" o el nacimiento de Putin. En el Kremlin suelen dedicar provocaciones sangrientas a las fechas del “calendario rojo”.

Pero lo más alarmante parecía el periodo entre finales de verano y principios de otoño, cuando Rusia comenzó los ejercicios militares en Belarús "Zapad-2017". Declararon la presencia de 12 mil efectivos, pero según destacan los expertos, en todas las zonas realmente estaban desplegadas entre 230 y 240 mil personas, más de 10 mil unidades del equipo militar, 100 aviones y 40 barcos y submarinos.

Estamos esperando ansiosamente la ofensiva rusa en las fronteras de Belarús y al menos un Anschluss abierto del Estado independiente. Hasta cierto punto, podemos decir que la anexión tuvo lugar: el FSB ruso tomó el control sobre las fronteras de Belarús, se prevé la creación de una nueva base aérea militar; también es evidente que una parte significativa de las tropas que participaron en el entrenamiento se quedó desplegada en las fronteras del norte de Ucrania.

Desafortunadamente, en 2018 el riesgo de un ataque de Rusia no disminuirá. Y, lo más probable, será aún más grande. Así se desprende de las declaraciones del secretario del CSND, Oleksandr Turchynov, el general, Yevguén Marchuk, datos de inteligencia occidentales. Hace unos días el jefe militar del cuerpo de marina de Estados Unidos, Robert Neller, advirtió que la gran guerra es inminente. Obviamente la aprobación por la Casa Blanca de la decisión de proporcionar armar a Ucrania es una consecuencia de la conciencia de la amenaza que se cierne sobre el mundo.

La amenaza sólo se puede ser removida dada la esperanza del Kremlin para el plan de trabajo de Surkov, según el que Ucrania se rendirá sin luchar. Hasta el momento, nosotros (con su complacencia o su imitación) le damos a Rusia la oportunidad de hacerlo.

2. Trump y los amigos de Putin en el poder de los países europeos.

A principios de año esta amenaza parecía muy seria. El nuevo presidente estadounidense ha testificado persistentemente su respeto por Putin, y estuvo rodeado de seguidores y contactos del loco del Kremlin. El guión pesimista fue propagado en las elecciones francesas: entre el moderado pro-Moscú Sarkozy y la muy pro-Moscú Le Pen, mientras que Neonazis en Alemania y Austria, y de euroescépticos en los Países Bajos tienen subida en las encuestas. Finalmente, el Reino Unido decidió abandonar la Unión Europea.

Putin, Trump / Foto: kremlin.ru

Sin embargo, la realidad era más optimista que todas las previsiones: encabezados por los nuevos gobiernos, los aliados no nos abandonaron, las sanciones contra Rusia no fueron levantadas, no se negaron a ayudarnos, no permitieron regresar rápidamente a los empleados de Lavrov a la APCE. Nos complace la posición del Departamento de Estado de EE.UU. que trabaja con Rusia muy seriamente. ¡Cabe mencionar la misión de Volker! A pesar de todos los temores hemos obtenido el régimen de exención de visados y el Acuerdo de Asociación con la UE. Y esta es una victoria. Una buena idea a finales del año fue expresada en Alemania: llevar las relaciones con Ucrania al nivel de las relaciones con el Reino Unido tras el Brexit.

Pero 2018 será muy difícil. Los secuaces de Putin de los partidos radicales de Europa alzan sus cabezas. La Unión Europea experimenta una crisis, la atención de la Casa Blanca está distraída por Pyongyang. Es muy importante demostrarle a Occidente que en estas difíciles circunstancias nos necesita.

3. Atentados y sabotajes.

Durante mucho tiempo la mayoría de los ucranianos se sintieron seguros en la retaguardia, lejos de la guerra. Los ataques terroristas en Europa se observaron con ansiedad, pero al mismo tiempo, con la esperanza de que esta copa pasara de nosotros. Sin embargo, dispersó nuestras ilusiones. La paz pública relativa (en la medida de lo posible durante la guerra) fue sacudida por varios atentados terroristas resonantes en varias ciudades de Ucrania, incluso en la capital.

Amina Okuyeva

Por los saboteadores rusos fueron asesinados la heroína chechena, Amina Okuyeva, el jefe de las fuerzas especiales de inteligencia, Maxym Shapoval, el oficial de contrainteligencia, Oleksandr Kharaberyush, el político fugitivo de Rusia, Denis Voronenkov. La investigación de estos crímenes (a excepción del caso Voronenkov) casi se estanca. Actualmente no hay sospechosos en el caso del asesinato de Pavel Sheremet.

Al mismo tiempo, hubo una ola de actos de sabotaje en los almacenes de municiones en Kalynivka de la región de Vinnytsia, en Balakliya de la región de Járkiv, cerca de Mariupol. El daño producido es enorme.

Si añadir aquí el caso del agente de la Dirección Principal de Inteligencia de Rusia (GRU), que durante mucho tiempo trabajó en la impunidad con el primer ministro, todo parece una alarma para el Servicio de Seguridad de Ucrania y otros servicios especiales.

Un grupo de riesgos vino junto con los otros. La impunidad de los saboteadores asesinos alentó a los bandidos de los grupos delictivos organizados. Según la policía este año ya se han producido 1243 asesinatos intencionales e intentos de asesinato. El daño causado es irreparable, pero, a pesar de las esperanzas de los enemigos, los fundamentos de la sociedad no se han visto sacudidos.

4. Intento de la revancha de corrupción.

El último año pareció ser crítico en este sentido. Hasta que el aliado de Angela Merkel, Norbert Röttgen declaró que "la corrupción se origina en el nivel más alto del gobierno" en Ucrania, mientras que la embajadora francesa llamó el hecho de la discusión en la comunidad de socios europeos sobre una propuesta: ¿si es necesario o no suspender la exención de visados para Ucrania?

Sytnyk, Lutsenko

La apoteosis de la ofensiva de los luchadores contra los "luchadores anticorrupción" fue el presentado en el Verjovna Rada por los líderes de la mayoría parlamentaria proyecto de ley sobre la revocación de la independencia de  la Oficina Nacional Anticorrupción (NABU). Antes de esto, se produjo un "golpe" en la dirección del comité parlamentario sobre la lucha contra la corrupción, hubo interrogatorios nocturnos y "desclasificación" de agentes secretos de la NABU por parte de la Fiscalía General, falta total de confianza en la Agencia Nacional Anticorrupción y sabotaje en alto nivel contra la creación de un Tribunal Anticorrupción.

No puedo decir que en 2017 la sociedad ucraniana combatió con éxito los riesgos de la "revancha de corrupción". Sin la intervención de socios europeos, sin la amenaza de no obtener créditos extranjeros y armas letales, nuestra derrota en la guerra contra la corrupción sería inevitable.

Tenemos por delante el inevitable agravamiento de la lucha entre la sociedad civil y la clase gobernante, que se acostumbró a vivir según las leyes antiguas. Quisiera creer que la honestidad y el sentido común ganarán en Ucrania.

5. El segundo frente.

Todo comenzó ni siquiera con el artículo sobre el idioma de la Ley sobre la Educación, sino con el repentino planteamiento por nuestro vecino estratégico más cercano del tema de la "Masacre de Volinia" y el rechazo de la "glorificación del Ejercito Insurgente Ucraniano" (UPA).

Nuestros políticos no se han dado cuenta del comienzo de la campaña anti-ucraniana en Polonia, tontamente creyendo que sus signos eran un evento desafortunado. Pero durante casi todo el año, la situación se estaba agravando. En este contexto sucedió un malentendido lingüístico con Rumania y una violenta ofensiva ideológica por parte de Hungría.

Duda, Poroshenko

Y si el conflicto con el subtexto histórico con Polonia se logró (debido a las conversaciones directas entre Duda y Poroshenko) cerrar, en las relaciones con las autoridades actuales de Hungría la luz al final del túnel todavía no es visible. Según admitió el jefe de la misión ante la OTAN, Vadym Prystaiko, esta última no sólo no busca encontrar un entendimiento con Ucrania, sino "declara que está dispuesta a llegar al final".

¿Qué vamos a hacer con esto? Obviamente, sería redundante tener enemigos en Occidente, luchando contra Rusia. Sin embargo, haciendo concesiones uno debe tener cuidado: la sociedad no las entenderá. En consecuencia, los riesgos permanecen. Para evitarlos, necesitaremos la máxima paciencia y equilibrio en el próximo año.

6. Retraso de reformas.

Resultó ser un año muy difícil para los esfuerzos de reforma del gobierno y la coalición gobernante. El lector recuerda la resistencia de los oponentes a los cambios en el sistema de salud, la reforma de las pensiones, cuánto tiempo duraron cambios en el sistema judicial. El avance de la reforma agraria continúa, los políticos no se atreven a comenzar una nueva ola de privatización.

Por el esfuerzo sobrehumano y con dificultades se implementa la lista de tareas previstas por la Asociación. Y eso está bien. Pero en el contexto del sentimiento pro-europeo de la sociedad, vemos una "innovación" tan arcaica (según muchos expertos), como el proyecto de ley "Compre productos ucranianos", que contradice el Acuerdo de Asociación con la UE.

Una ola de argumentos populistas contra las reformas cubrió la sociedad. Como consecuencia alarmante, los sociólogos notaron una falta de aceptación de los cambios radicales por muchos ucranianos. Según el Centro Razumkov, el 56,9% de los ucranianos considera como negativa la reforma médica, el mismo por ciento corresponde a la de las pensiones, el 52,3% - de la tierra, el 49,1% - de la judicial. Sin embargo, la razón no se debe sólo al populismo, sino también a la comprensión de que toda la carga de las reformas recaerá sobre los pobres, porque ni la medicina nuestra, ni la educación, ni las pensiones ucranianas interesan a los ricos.

7. Guerra económica.

Era menos visible que "los combates" en el espacio de información perturbado por la negatividad. Pero su papel fue más significativo. Al menos se ha ganado una victoria en este frente, y podemos decir, estratégica: es una decisión judicial sobre la demanda de “Naftogaz” contra “Gazprom”. Se han prorrogado las sanciones económicas contra Rusia, que es una respuesta híbrida a la guerra híbrida. Con un éxito desigual continúan las batallas en torno al Nord Stream, donde Rusia intenta superar los negocios europeos y donde todavía tenemos fuertes aliados como son Estados Unidos.

Pero todo esto aún no es la superación de los riesgos, sino un retraso. Porque Ucrania aún depende económicamente de la antigua metrópolis. Los elementos combustibles rusos nos periten obtener la electricidad en las centrales nucleares ucranianas, el carbón ruso se suministra a Ucrania por cualquier medio. Los propietarios rusos tienen posiciones fuertes en importantes sectores económicos de Ucrania, los bancos rusos son capaces de sacudir nuestro sistema financiero. La propaganda rusa que miente sobre Ucrania obstaculiza la inversión extranjera.

Como de costumbre nos complacen las noticias de los expertos rusos de que la economía rusa se ve amenazada por una nueva recesión. Pero incluso nuestra economía se ve presionada por la guerra demasiado. Pero nuestra pequeña victoria en el desarrollo económico, sin embargo, trae más luz a nuestros corazones que los cientos de fracasos dolorosos en la economía del país ocupante.

8. Ciberataques e intervención informacional.

El 2017 podría llamarse el año del comienzo de la Primera Guerra Cibernética Mundial, si esta guerra no hubiera sido librada por Rusia mucho antes. Y solo en el año que termina, un gran parte del secreto se hizo evidente. En los servicios de inteligencia de Estados Unidos y los países europeos literalmente agarraron las cabezas, analizando el nivel de intervención de armas cibernéticas y de información (sobre las base de ciberportadores) en la vida política y económica de los países desarrollados.

¿Qué decir sobre Ucrania? Nosotros también hemos sido muy frívolos en esta área durante los últimos tres años. El primer paso decisivo del poder fue el bloqueo de los recursos web rusos más ampliamente distribuidos en el mercado ruso: Odnoklassniki, VKontakte, Yandex, los sitios web antivirus de Kaspersky Lab y DrWeb. Sin embargo, tras el primer choque, los usuarios interesados han encontrado una forma de evitar el bloqueo y, obviamente, todas estas elaboraciones del FSB, si no destruirlas, de todos modos nos perjudicarán en el futuro.

También hemos experimentado un ataque sin precedentes del virus Petya A, disfrazado como un "virus ransomware". Tras el ataque el 10% de todos los ordenadores privados gubernamentales y corporativos, el Banco Nacional, la Central Nuclear de Chornobyl, el aeropuerto “Boryspil”, 20 bancos, supermercados y cibermercados, “Ukrtelecom”, “Kyivenergo” y “Ukrenergo” se vieron afectados. El virus atacó incluso los ordenadores en el Gabinete de Ministros.

Al final, el ataque fue localizado, y las predicciones de ataques repetidos no se cumplieron. Según la versión oficial, los objetos de la infraestructura crítica en el país están protegidos contra tales ataques, pero la Alianza Cibernética de Ucrania advierte contra dormirse en los laureles. Porque todavía no tenemos un centro poderoso para contrarrestar tales ataques, mientras que en Rusia se crearon oficialmente "tropas cibernéticas" bien equipadas y especializadas con un gran contingente.

9. Esperanza de las protestas masivas.

A pesar de los temores, no eran demasiado numerosas. Los chavales de Saakashvili, a diferencia de los partidarios de Tyagnybok dos años antes, aunque golpearon ventanas en el Palacio Zhovntevy, pero no arrojaron una granada cerca del parlamento. Por cierto, este año, las protestas masivas más grandes (con los lemas "Extranjeros, fuera del gobierno") han sido organizadas por nacionalistas radicales. Pero la amenaza en estas por alguna razón se considera como imposible o increíble.

En realidad, hasta ahora todos los "Maidanes" de este año no son una acción masiva del pueblo ucraniano, sino acciones de algunos partidos, celebradas para conseguir un impacto en los medios y movilizar sus activos. Tanto durante el “enfrentamiento de las tiendas” en las calle de Grushevsky, como durante el llamamiento de “romper el cordón”, trabajó muy bien la Policía Nacional, se redujo al mínimo el uso de la fuerza.

En cambio, los partidarios del gobierno eligieron declarar de manera más civilizada su posición: "Tomar un café en Jreshchatyk".

10. Amenaza de la pérdida de capacidad de administrar.

La situación en el país en el año 2017 se vio afectada no tanto por el plan de Surkov, sino por signos de la falta de administración en el Estado.

Y eso es la ausencia práctica de la coalición gobernante en el parlamento, haciendo posibles las alianzas circunstanciales formadas por fuerzas políticas anteriormente irreconciliables.

En estado suspendido permanecen los tres ministerios, numerosos departamentos centrales y corporaciones estatales (con jefes en funciones). El Banco Nacional está en busca de un jefe. La composición de la Comisión Electoral Central no está actualizada.

Algunos órganos del poder permanecen en demasiado largo período de reorganización, algunos, a pesar del acuerdo con los socios europeos, no se han reformado.

Probablemente el próximo año los riesgos de pérdida de capacidad de control por parte del Estado forzarán a la élite política a tomar una decisión: tropezar en el pasado o intentar entrar en el futuro. Aunque con numerosos riesgos, pero salir adelante.

Yevguén Yakunov, Kyiv

Para las citas y el uso de cualquier material en Internet, es obligatoria la colocación de un hiperenlace directo, abierto a los buscadores de internet, hacia el artículo citado, que este no más abajo del primer parrafo del texto de ukrinform.ua. La cita y el uso de los materiales en medios de comunicacion fuera de linea, aplicaciones móviles, televisión inteligente, es posible sólo con el consentimiento escrito de ukrinform.ua. Los materiales marcados con “Publicidad” se publican como la publicidad.

© 2015-2018 Ukrinform. Todos los derechos reservados.

Diseño de la página — Estudio «Laconica»
búsqueda avanzadaocultar la búsqueda avanzada
por el período:
-