Dmytró Kuleba, representante permanente de Ucrania ante el Consejo de Europa
¿Por qué Rusia quiere “extenuar” al Consejo de Europa? Porque no lo controla
20.10.2017 11:43 189

La semana pasada Estrasburgo acogió este año la última sesión de la Asamblea Parlamentaria del Consejo de Europa (APCE).  Fue sumamente importante para Ucrania, ya que el presidente de Ucrania visitó la APCE, durante el debate se examinó la Ley de Ucrania “Sobre la educación”, después del cual se adoptó una resolución. Además, del aspecto ucraniano, la sesión de octubre fue el más poderoso intento de crear condiciones para el regreso de la delegación rusa a la APCE. En una entrevista exclusiva con Ukrinform, el representante permanente de Ucrania ante el Consejo de Europa, Dmytró Kuleba,  habló de los resultados de la semana de sesiones, los entresijos de la guerra diplomática moderna, la vida tras bastidores de la APCE, los éxitos de la diplomacia ucraniana.

Pregunta: Sr. Embajador, ¿cómo evalúa los eventos de la semana del periodo de sesiones? ¿Qué perspectivas tienen para el futuro de Ucrania?

Respuesta: En cuanto a la visita del presidente ucraniano, se realizó, como dicen, en el lugar correcto y en el momento adecuado. Desde 2014, hay una “tradición” en el Consejo de Europa: al final de cada año, los “abogados” de Rusia se hacen más activos y tratan de crear condiciones para el regreso de  la Federación Rusa a la Asamblea Parlamentaria del Consejo de Europa. De acuerdo con las reglas del procedimiento de la APCE, el regreso  es posible sólo en enero. Es decir, si en enero no se logra aprobar su autoridad, “estará ausente” durante todo el año. Y por lo tanto, la sesión de octubre es siempre la más dramática, es por eso que intentan agitar y rehacer todo para los rusos, hacer que puedan volver en enero.

Este año el ataque de los “abogados” rusos fue el más poderoso, aquellos partidarios y cabilderos de Rusia, que solían esconderse en el vestíbulo, comenzaron a trabajar directamente, salieron a la luz. Toda la sesión fue diseñada para crear un discurso prorruso. Es decir, para que no criticáramos a Rusia como de costumbre, sino habláramos de la necesidad de amistad y amor. Fue con este propósito que el presidente checo Milos Zeman fue invitado a la sesión. Eso, en principio, es un paso no estándar en la práctica diplomática, porque la República Checa ahora preside el Comité de Ministros del Consejo de Europa. El ministro de Asuntos Exteriores de la República Checa, de acuerdo con las reglas del Consejo de Europa, habla en nombre de su país en cada sesión de la APCE, y aquí traen al presidente del mismo país. Se lo hizo con un solo objetivo: para que él [Zeman], como un conocido rusófilo y putinófilo, llamara a la amistad y el diálogo con la Federación Rusa. Y cumplió brillantemente el papel que se le asignó: dedicó todos sus discursos a Rusia, a la necesidad de ser amigo con Putin. Fue el 10 de octubre. Y la visita de nuestro presidente tuvo lugar el 11 de octubre. Por nuestra parte, fue una especie de contraataque, el uso de una "arma" pesada, con la que se logró interrumpir esta presión prorrusa y extinguirla. Es muy bueno que el presidente haya encontrado tiempo para esta visita.

P: ¿Cómo percibieron el discurso del presidente de Ucrania en la APCE? ¿Fueron los eventos de los que usted habla acompañados por un juego detrás del escenario, intrigas del lobby prorruso?

R: El presidente tuvo un discurso muy fuerte, respondió a las preguntas, se reunió con el secretario general del Consejo de Europa, Thorbjørn Jagland, se debatieron todas las cuestiones, se aclaró la posición. Y el miércoles por la tarde, la Asamblea aprobó el llamado informe de Nicoletti, que causó conmoción e histeria en Ucrania, dicen, perdimos y los rusos volverán a la APCE. Sí, de hecho, este informe fue un intento de crear un discurso prorruso. Proporcionó un importante paso práctico: la creación de un grupo de trabajo de representantes del Comité de Ministros del Consejo de Europa y representantes de la APCE que, de hecho, comenzarán a buscar formas de cambiar las reglas de procedimiento del Consejo de Europa para garantizar el retorno de los rusos en enero de 2018.

Imagínese que incluso durante la preparación de la sesión del miércoles [el 11 de octubre] estaba prevista la aprobación de este informe, y ya el jueves se preveía una reunión del Comité Conjunto de la APCE y el  Comité de Ministros de la APCE, en la que los Estados tenían que ponerse a implementar este informe. Es decir, el documento aún no ha sido adoptado, pero nos convocan rápidamente para que nos involucremos en su implementación. Todo esto fue exclusivamente un argumento prorruso. El informe fue aprobado, el jueves tuvo lugar una reunión del Comité Conjunto, en la que en el marco de la visita del presidente Poroshenko, Ucrania junto con los socios bloqueó la creación de este grupo de trabajo. El escenario falló, desquitamos la situación: hay informe, no los “abogados” de Rusia no lograron su idea principal (creación de un grupo de trabajo). Para nosotros, la sesión, en términos de contrarrestar a los rusos, terminó positivamente.

Las batallas diplomáticas fueron las más difíciles, no recuerdo esto desde 2003, desde que estoy en la diplomacia.  En octubre, noviembre, diciembre, enero, ellos (los rusos) intentarán arrastrar estos cambios de una manera indirecta, y por lo tanto, no nos relajaremos y seguiremos luchando.

P: Durante varios días, en la sala de sesiones, se planteó de manera bastante emocional el tema de la nueva Ley “Sobre la educación”. La posición declarada por la parte ucraniana es la apertura al diálogo, la espera de las conclusiones de la Comisión de Venecia. ¿Cómo evalúa los resultados de la consideración de esta ley en  la APCE?

R: Tengo que reconocer que esta discusión sobre la Ley de Ucrania “Sobre la educación” fue una gota de acíbar en un balde de miel. Nuestros socios húngaros y rumanos realmente lograron crear un ambiente de no aceptación de la ley. La situación real ocurrió cuando los miembros de la APCE y los diplomáticos no conocían la esencia de la ley, pero al observar a la reacción de los húngaros y los rumanos, decidieron apoyarlos. En términos explicativos, muy importante fue la visita de la ministra de Educación y Ciencia de Ucrania, Lilia Grynévych, que se reunió con el Secretario General del Consejo de Europa y los expertos la semana anterior a la sesión de la APCE. Sin embargo, la ola, levantada por los húngaros y los rumanos, eclipsó el efecto de esta visita.

En cuanto a la resolución adoptada, hay dos cosas. Primeros, es esencialmente importante para Ucrania, segundo, es fundamentalmente importante para los húngaros. La resolución dice que se necesita hablar la lengua estatal. Esto es inadmisible cuando las minorías nacionales no dominan la lengua estatal. Es una ventaja para Ucrania. Y la ventaja para los húngaros es que lograron obtener disposición, en la que la Asamblea insta a Ucrania a cumplir todas las recomendaciones de la Comisión de Venecia que se proporcionarán en diciembre de este año.

Ahora todo va a la Comisión de Venecia. Personalmente yo creo que la adopción de una resolución de este tipo es una presión sobre la Comisión de Venecia. Porque la APCE, de hecho, demuestra cuál es su posición. Aunque es difícil influir en la Comisión de Venecia de esta manera, es obvio que los expertos  tendrán en cuenta el contexto, en el que se está llevando a cabo este proceso. Nuestra posición es muy simple: nadie tiene que presionar sobre la Comisión de Venecia – ni Ucrania, ni Hungría, ni la APCE, ni la UE, ni la Federación Rusa. Este es un organismo autorizado, denle la oportunidad de comprender lo que supone la Ley de Ucrania "Sobre la educación".

P: ¿Por qué las delegaciones húngara y rumana tomaron una posición tan intransigente? ¿Debemos ver detrás de la crítica a la ley sobre educación el interés ruso en debilitar la posición de Ucrania en el Consejo de Europa, la APCE?

R: En cuanto a la explicación de la ley y la presentación de su contenido en la APCE, se escucharon críticas contra el Ministerio de Asuntos Exteriores. En este sentido, hay que darse cuenta de una cosa: Hungría no está satisfecha con ningún estado de aprendizaje del idioma húngaro, excepto lo que tenemos ahora. No importa cuánto aumentemos el estudio de la lengua ucraniana, no estarán satisfechos. Quieren que todo permanezca tal como es. Esta es su posición de principios. La postura agresiva que han tomado, está dirigida precisamente a esto. Se celebraron consultas con los húngaros, y el Embajador de Hungría en Kyiv lo reconoció. Y aquí no es importante celebrar o no celebrar las consultas, no se retirarán de su posición.

En cuanto a la influencia rusa, no me centraría en la interacción entre Rusia y Hungría, porque históricamente los húngaros tienen una posición intransigente sobre este tema. Los problemas con Hungría por la educación, por la minoría húngara en el país, los tienen Rumania y Eslovaquia. Es decir, a las crisis como las que tenemos ahora, se enfrentaban antes nuestros vecinos. Esto es parte de la política interna de Hungría. Por lo tanto, este nivel de escalada con Hungría fue inevitable en cualquier escenario.

Pero para Rumanía, hay una diferencia fundamental. Hungría está dispuesta a actuar como bulldozer en asuntos de minorías nacionales, sin tener en cuenta ni las relaciones bilaterales ni la UE. Rumania, aunque también defiende principalmente los intereses de sus minorías nacionales, pero a través del diálogo, a través de la búsqueda de soluciones mutuamente aceptables y de un enfoque constructivo. Por nuestra parte, estamos abiertos al diálogo y esperamos las conclusiones de la Comisión de Venecia.

P: ¿Cómo evolucionan generalmente las relaciones de Ucrania en el Consejo de Europa? ¿Cuál es la actitud hacia nosotros?

R: Con respecto a la actitud, uno podría decir que todo está bien, si ahora no hubiera una situación en torno a la ley sobre la educación y preguntas al respecto. Ratificamos dos protocolos clave al Convenio de Derechos humanos nº 15 y nº 16, tenemos un Plan de acción del Consejo de Europa para Ucrania, dentro del cual el Consejo de Europa ayuda con las reformas. El Consejo de Europa nos ayudó a reiniciar la Corte Suprema y nos ayuda a realizar la reforma judicial que, a propósito, se evalúa positivamente. En general, mientras los rusos no dijeran este verano que no pagarían al presupuesto, todo estaba en una trayectoria positiva, pero luego la situación cambió.

P: Los diputados de la APCE que son “amigos de Ucrania”  dijeron en el marco de la sesión que Rusia había logrado fortalecer su influencia en la organización, en particular, acomodando a su gente en diferentes órganos del Consejo de Europa, en particular, en el Secretariado. ¿Cómo estima dichas afirmaciones, y hasta qué punto puede ser eficaz la influencia de tales “agentes”?

R: La diplomacia es un proceso en el que se aseguran los intereses de su país de varias maneras, y una de estas formas es acomodar a su gente en las secretarías de las organizaciones internacionales. ¿Tiene Rusia agentes fuertes en la Secretaría del Consejo de Europa? Sí, hay. ¿Abren las puertas de las oficinas de las personas influentes en la Secretaría del Consejo de Europa? Sí, abren. Es decir, la influencia de Rusia dentro del Consejo de Europa a nivel de la Secretaría, donde se preparan los documentos y los procesos, es bastante seria. Sin embargo, la APCE es un cuerpo político, y aquí no es suficiente tener influencia en la Secretaría para impulsar las decisiones necesarias. Por ejemplo, el jueves (el 12 de octubre), una o dos horas antes de la reunión del Comité Conjunto, nos enteramos de que hay un proyecto de conclusiones de la reunión preparado por la Secretaría, en el que se escribe sobre el apoyo total a la iniciativa del Secretario General y el informe de Nicoletti, en relación con el apoyo total a la creación de un grupo de trabajo. Luego llegamos a la reunión del Comité Conjunto, rompemos todo este esquema, y como resultado, el presidente propone aprobar las conclusiones: no creamos un grupo de trabajo, continuamos el diálogo en formatos existentes. Esta vez, logramos repeler este intento, la próxima vez, podemos tener éxito o no tener éxito. Es un juego en vivo constante.

P: Anteriormente trabajaba en la OSCE, así que antes de su nombramiento actual tenía la experiencia de trabajar en estructuras internacionales. Los tiempos han cambiado, las realidades geopolíticas han cambiado y la posición internacional de Ucrania ha cambiado. ¿Cómo trabaja ahora?

R: El Consejo de Europa, en comparación con la OSCE, es positivo, porque aquí Rusia no tiene derecho de veto. Podemos tomar decisiones. En particular, este año hemos tomado una decisión sin precedentes sobre Crimea para el Consejo de Europa y para el Comité de Ministros. Tales pasos no son posibles en la OSCE. ¿Por qué los rusos quieren reiniciar el Consejo de Europa? Porque esta es la única organización que no tienen el control total. Tienen el derecho de veto en el Consejo de Seguridad de la ONU, y mantienen sus puestos en la Asamblea General de la ONU a expensas de las alianzas, aunque se pierden golpes de nuestra parte. En el Consejo de Europa no tienen control total sobre los procesos. Ellos usan una manera incivilizada para tener este control. Crean crisis para reiniciar toda la organización.

En los primeros seis meses después de mi llegada aquí, mis compañeros embajadores me criticaron tan amigablemente, diciendo que debería ser más suave y diplomático, pero respondí que teníamos diplomacia en tiempos de guerra. No puedo ser un diplomático clásico, velar y jugar. Sí, hay preguntas en las que puedo reproducir tonos medios, pero hay preguntas en las que nuestra posición debe ser clara. Y lo que Rusia está haciendo también debe entenderse claramente, y no debe haber pesar o simpatía por ellos. También vencimos cuando nos vencieron. Realmente tenemos diplomacia de tiempos de guerra, y la sociedad debe estar preparada para esto.

¿Por qué Rusia quiere celebrar una cumbre en 2019? Para ellos es una oportunidad de reiniciar por completo todo el Consejo de Europa, por lo que ahora quieren “extenuarlo”, para que hay un problema urgente que debe resolverse en la cumbre ...

P: Ya ha hecho hincapié en que Rusia está creando una crisis complementaria para mejorar su posición en la organización. ¿Es más fácil para el Kremlin alcanzar sus objetivos en "agua embarrada"?

R: Acaban de crear agua embarrada. La asamblea ahora está febril, en el sentido literal de la palabra. Realmente esperaban que cuanto mayor fuera la fiebre, más posibilidades tendrían. Pero incluso en esta fiebre y "agua embarrada", todavía podemos oponernos y nos oponemos a ellos. Ucrania tiene una ventaja significativa: entendemos a los rusos, el curso de sus pensamientos. El Consejo de Europa comenzó a amenazar con que Rusia abandonara el Consejo de Europa si no los volvíamos a llevar a la APCE. Y esto influye y asusta a aquellos que no conocen bien a Rusia. Estoy diciendo que Rusia no abandonará el Consejo de Europa, sino que intentará imponer su participación en el Consejo de Europa con tales restricciones para protegerse por completo. Por ejemplo, tienen una ley que les permite no cumplir con las sentencias del Tribunal Europeo de Derechos Humanos. Por lo tanto, no hay ninguna razón para abandonar el Consejo de Europa si pueden quedarse y ejecutar las decisiones que no causan ningún reclamo, y cuando estén "asustados" con la decisión sobre Crimea, y esto inevitablemente sucederá, entonces harán su decisión y no la cumplirán. Lo que nos ayuda es que tenemos experiencia de una guerra de tres años, y sabemos que no hay líneas rojas para los rusos. Si quieren tomar rehenes, los tomarán rehenes, si es necesario liberar a esos rehenes, los liberarán. La diplomacia rusa ahora está lista para destruir todo en su propio interés. Si es necesario destruir la asamblea, la destruirán, y si es necesario desacreditar a todo el Consejo de Europa, la desacreditarán.

P: ¿Cómo es la comunicación con los diplomáticos rusos ahora?

R: Todo cambió en 2014. Mi predecesor, Mykola Tochytsky, que actualmente se desempeña como representante permanente de Ucrania ante la UE, habló sobre este punto de inflexión de la siguiente manera: antes de eso, se comunica con sus colegas rusos, se reúne con ellos en recepciones, hay contactos y luego se convierte en simplemente imposible. Durante más de un año y medio de mi trabajo, no he hablado en grupo ni a solas con el embajador ruso. No le he estrechado la mano. Nuestra comunicación tiene lugar exclusivamente en las reuniones del Comité de Ministros cuando lo ataque, y él me ataca. Ninguno de los empleados de la misión permanente ucraniana tiene contactos con los representantes de la misión permanente rusa. No los invitamos a nuestros eventos, y no nos invitan a los suyos. Esta es una brecha y el máximo que nos permitimos. Esto es trolling diplomático recíproco.

P: La APCE ahora tiene un nuevo presidente. ¿Cuál es la posición de Stella Kyriakides en relación con el problema ucraniano (ya que antes no había hablado abiertamente y no había votado "a favor" o "en contra")? ¿ Es suficiente tiempo (hasta finales de enero de 2018) para permanecer en el cargo a fin de expresar su posición e influir en la situación?

R: Stella Kyriakides ha ganado solo porque tiene una posición neutral. No puedo decir que es prorrusa o proucraniana. Esta es una persona que está demostrativamente lejos de todos los asuntos. Ella representa el amor, la amistad, la cooperación y la lucha contra la corrupción. Ella no es Agramunt, que ideó un escenario prorruso. Por cierto, nadie creía que sería despedido. El único que creyó en eso e inició este proceso es (primera vicepresidenta de la Rada Suprema de Ucrania) Iryna Guérashchenko. Recuerdo cuando ella dijo por primera vez que Agramut debería renunciar, pero nadie creía. Fue difícil, pero él mismo hizo todo lo posible para su renuncia con su viaje a Siria como parte de una delegación rusa y una reunión con al-Ásad.

Agramunt, por supuesto, culpa a la delegación ucraniana de su retiro. Sí, esta fue nuestra posición de principios, pero él mismo facilitó el logro de este objetivo. Fue la renuncia de Agramunt como presidente de la APCE y la renuncia de Jordi Xucla, quien viajó con Agramunt a Siria, como ponente sobre Ucrania, que mostró que si apoyas a los rusos, deberías estar preparado para pagarlo. Y esto no es una cuestión de intransigencia de Ucrania. Esto es una falta de respeto a Europa y sus valores.

Les digo a mis compañeros embajadores en el Consejo de Europa que Agramunt perdió su puesto porque se fue a Siria, traicionó nuestros objetivos e ideales, y les pregunto quién lo llevó a Siria. Fue llevado por una delegación rusa encabezada por Leonid Slutsky. Es decir, Agramunt fue expulsado por su visita a Siria, pero al mismo tiempo están listos para estrechar la mano de Leonid Slutsky como jefe de la delegación rusa en la APCE e invitarlo al Consejo de Europa. Resulta que el Consejo de Europa dice que es irreconciliable en el problema de Crimea y nunca reconocerá su anexión, pero está dispuesto a saludar a una persona que, de manera demostrativa, trae políticos extranjeros a Crimea y les dice que era, es y será la tierra rusa ¿Hay alguna lógica aquí? La pregunta permanece abierta.

SM

Para las citas y el uso de cualquier material en Internet, es obligatoria la colocación de un hiperenlace directo, abierto a los buscadores de internet, hacia el artículo citado, que este no más abajo del primer parrafo del texto de ukrinform.ua. La cita y el uso de los materiales en medios de comunicacion fuera de linea, aplicaciones móviles, televisión inteligente, es posible sólo con el consentimiento escrito de ukrinform.ua. Los materiales marcados con “Publicidad” se publican como la publicidad.

© 2015-2017 Ukrinform. Todos los derechos reservados.

Diseño de la página — Estudio «Laconica»
búsqueda avanzadaocultar la búsqueda avanzada
por el período:
-