¿Y quién va a "meter" a Rusia en la cárcel? Siendo este un país nuclear...

593
Ukrinform
Un veredicto parcial de la Corte Internacional de Justicia de La Haya muestra que será posible condenar al agresor únicamente una vez se haya cambiado su estatus.

El veredicto de la Corte Internacional de Justicia relativo a las sanciones restrictivas según la demanda de Ucrania no es que hubiera puesto lo todo en su lugar, es que hubiera confirmado aquello obvio, que había estado en su lugar. La Corte de La Haya, al igual que todas las instituciones internacionales, opera no sólo en el ámbito jurídico, sino también en el marco de lo posible. En cuanto a la Rusia nuclear, miembro permanente del Consejo de Seguridad de la ONU, país "destripe", cuya tarea principal consiste no en promover el desarrollo de la civilización, sino en dañarlo - este marco es limitado en gran medida.

¿Por qué el fallo según las dos partes de la demanda de Ucrania se ha dividido de esta manera? Es una cosa sencilla. Porque la Federación Rusa se ha anexionado la Crimea ucraniana y este hecho, llamándolo de otra manera "adhesión tras el referéndum", es reconocido por Moscú. Pues, ahora los jueces de La Haya pueden permitirse amenazar con el dedo a Rusia, proponiéndole al agresor:

- abstenerse de restricciones al derecho de los tártaros de Crimea a representar sus intereses, incluida la reanudación de la actividad del Majlis;

- asegurar la reanudación de la educación en ucraniano.

"La Corte observa que las referencias o los parámetros para la aplicación de medidas provisionales en virtud del Convenio sobre la Prevención de la Discriminación Racial son válidos y, por lo tanto, la Corte decide para que se especifiquen tales medidas, y para que se especifiquen total o parcialmente según los artículos, indicados por la parte ucraniana", dijo el juez Abraham.

Pero en la cuestión de las medidas provisionales contra Rusia sobre la financiación del terrorismo - hasta se hubiera podido no recurrir ante la Corte Internacional. "Ucrania no ha cumplido con los criterios de pruebas para demostrar la transferencia deliberada de fondos", anunció el juez el fallo de la Themis de La Haya. Y en aquella extraña formulación para cualquier persona imparcial - que se han documentado miles de evidencias - de hecho, no hay nada extraño. Porque si la Corte hubiera estado de acuerdo en este asunto con Ucrania, esto habría significado, aunque provisional, pero reconocimiento de Rusia como país agresor a nivel internacional. Y si se hubiera reconocido, ¿para que habría servido el formato del Cuarteto de Normandía y su criatura, que eran los acuerdos de Minsk, por los que se pretendía rezar en las principales capitales del mundo? En realidad, no saben qué hacer con tal Rusia, cómo ponerla en su lugar, sin exponerse a las consecuencias peligrosas. Aquí, en toda su evidencia aparece la imperfección y, a veces, la incapacidad de las instituciones internacionales modernas. La Corte Internacional de Justicia es solo una de estas.

Acaso significa todo lo arriba mencionado, que no valía hasta plantear este asunto? ¿O, tal vez, tenemos razones para criticar a los juristas ucranianos que prepararon las pruebas? No, por supuesto. Hasta una sola sentencia que los ocupantes reanuden la actividad del Majlis vale la pena. Moscú, por supuesto, no va a respetarla, pero nuestros hermanos, los tártaros de Crimea, además de la satisfacción moral, conseguirán un buen instrumento tanto en los tribunales, como en general - para la defensa coherente de sus derechos. ¿Cuáles podrían ser pretensiones a los juristas? Debido a la existencia de las circunstancias mencionadas, ninguna evidencia habría sido reconocida por la Corte Internacional como "suficiente".

Hay que reconocer: Ucrania logró en La Haya el resultado máximo posible. El problema es otro.

Todos nosotros entendemos que ningún tribunal internacional podría obligar a Rusia a devolver los territorios capturados ucranianos - Crimea y la parte del Donbás. Y ni siquiera haya habido tal precedente en la historia de Rusia - la devolución del territorio capturado según la sentencia de una corte no rusa (no vale la pena hasta mencionar aquí una corte rusa). Por lo tanto, siendo realistas, hemos estado esperando y seguimos esperando de la Corte Internacional de Justicia la condena de las acciones de Rusia, cuando se trate de la consideración de la esencia de la demanda de Ucrania, para que en realidad se convierta en uno de los componentes de la presión total sobre ella (en sentido figurado - uno de los clavos en el ataúd), y que en última instancia vaya a obligar al Kremlin a retirarse y, luego, vamos a recuperar lo nuestro. De ahí proviene la lógica de nuestro Ministerio de Asuntos Exteriores, que declaró antes del primer anuncio del fallo que Ucrania consideraría la aprobación por la Corle de La Haya de cualquier medida contra Rusia como la victoria.

Repetimos: sería grande, si no catastrófico, el error de las autoridades de Ucrania y la sociedad ucraniana en general, creer que la decisión de cualquier organización internacional pudiera detener la agresión rusa. De hecho, no nos vemos obligados de sospechar a nuestras autoridades de tal ingenuidad. A propósito, el presidente de Ucrania, Petro Poroshenko, dijo muy claramente en Londres: solo por fuerza se podrá obligar a Rusia a que ponga fin a su política agresiva. En última instancia, la sentencia de cualquier tribunal, hasta el de distrito en Ucrania, solo se aplica en caso de que exista un mecanismo eficaz para obligar a tal aplicación. Imaginemos, que el tribunal ha condenado a un ladrón al cierto número de años de cárcel, y va a cumplir la condena, porque hay personas y organizaciones que hacen cumplir el veredicto a pesar de que el condenado no esté de acuerdo.

Teniendo presente que a Ucrania le falta y faltará durante mucho tiempo un esfuerzo para crear un mecanismo de obligar a Rusia a devolver los territorios ucranianos capturados, necesitamos la ayuda de los países aliados. En este sentido - en la elaboración del mencionado mecanismo de la obligación - para nosotros será importante la sentencia de la Corte de Justicia. Es este punto de vista desde que debemos ahora y en el futuro evaluar su sentencia, ya que las audiencias de la Corte en el caso durarán unos años. ¿Cómo pueden realizarse estos cambios? Sólo a través de un cambio del estatus internacional de las partes - Ucrania y Rusia. ¿En qué medida sea posible y qué hay que hacer es un tema para otra conversación. Y no para solo una.

Viktor Bondar, Kyiv.

AV

Para las citas y el uso de cualquier material en Internet, es obligatoria la colocación de un hiperenlace directo, abierto a los buscadores de internet, hacia el artículo citado, que este no más abajo del primer parrafo del texto de ukrinform.ua. La cita y el uso de los materiales en medios de comunicacion fuera de linea, aplicaciones móviles, televisión inteligente, es posible sólo con el consentimiento escrito de ukrinform.ua. Los materiales marcados con “Publicidad” se publican como la publicidad.

© 2015-2017 Ukrinform. Todos los derechos reservados.

Diseño de la página — Estudio «Laconica»
búsqueda avanzadaocultar la búsqueda avanzada
por el período:
-