Ucrania no es tan influyente para empeorar las relaciones con nosotros

28.12.2016 11:00 452

Todos que se preocuparon por el conflicto diplomático entre Ucrania e Israel podrían calmarse. No hubo.

Ayer [el 26 de diciembre – Ed.], nuestro Ministerio de Asuntos Exteriores convocó al embajador israelí en Ucrania (según informa el servicio de prensa del Ministerio) para "discutir el futuro desarrollo de las relaciones bilaterales tras la adopción de la Resolución №2334 del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas sobre la situación en el Oriente Medio". Al embajador "fue expresada la decepción por la reacción emocional de algunos funcionarios israelíes y los políticos a los resultados de la votación en Nueva York". Y, la conclusión de las conversaciones (del mismo comunicado): "Basándose en el deseo común de desarrollar los logros positivos de las relaciones bilaterales, obtenidos en los últimos años, Ucrania e Israel se centrarán en la preparación de una serie de eventos bilaterales importantes: la celebración en Kyiv de la próxima ronda de negociaciones sobre el proyecto del Acuerdo de Libre Comercio, la preparación para la firma del Protocolo de Aplicación al Acuerdo recientemente ratificado por las partes que regula la migración laboral y la continuación de las negociaciones sobre la liberalización del tráfico aéreo. También se acordó coordinar un horario de contactos de alto nivel en el 2017".

Volodymyr Groysman

Resulta que el conflicto entre los dos países, que había comenzado tan rápidamente (se trata de la cancelación de manera pública y demostrable de la visita del primer ministro de Ucrania por la parte israelí), de repente se acabó. Y esto a pesar del hecho de que Ucrania no se disculpaba, al menos - públicamente, por su votación en el Consejo de Seguridad de la ONU, mientras la interpretación oficial de la Misión Permanente de Ucrania ante la ONU de los motivos de nuestra votación era tan perfecta en términos de respeto al derecho internacional, que no se puede hacer excepciones de sus reglas.

Sí, ahora es cierto que el conflicto se ha resuelto, "los logros positivos de las relaciones bilaterales" han sobrevivido e incluso volverán a desarrollarse. Alguien podría pensar que nuestros diplomáticos aplicaron algún esfuerzo especial, habiendo sido suficiente una conversación con el embajador para arreglar el conflicto. Sin embargo, sin querer ofender a nuestro Ministerio de Asuntos Exteriores, parece que (el conflicto) fue rápidamente concluido, simplemente porque, por lo general, no había habido.

Y no hubo por la razón simple y evidente que hoy en día Ucrania e Israel en el ámbito de la diplomacia internacional existen, como se dice en el boxeo, en diferentes categorías de peso. Israel es un país de prácticas muy pragmáticas y su política internacional centrada exclusivamente en las cuestiones de su propia supervivencia física como Estado. Y si cualesquiera normas internacionales, en particular, la resolución de la Asamblea General o el Consejo de Seguridad de la ONU, dificulten este objetivo, Israel fácilmente y consistentemente las ignora.

Benjamín Netanyahu

Las oportunidades actuales (impacto) de Ucrania en el ámbito internacional, en general, y en el Oriente Medio, en particular, son tan pequeñas que no somos actualmente el país del interés estratégico para Israel. Más bien, no podemos ayudar a Israel mucho, tampoco causar un daño serio. Y la cancelación ruidosa de la visita de Groysman es sólo otra ocasión a Israel de demostrar al mundo su intransigencia y rigidez cuando se trata del conflicto con el mundo árabe. Por lo tanto, Ucrania simplemente era “conveniente”, su candidatura era cómoda para tal demostración de que Israel era capaz de responder con dureza.

Israel realizó una demostración, "la reacción emocional de algunos funcionarios israelíes y los políticos" fue expresada, ahora se puede volver a las relaciones habituales con Ucrania. Así fue acordado en la conversación de nuestro Ministerio de Asuntos Exteriores y su embajador.

Así que todos los que estaban nerviosos sobre el hecho de que tuvimos un enfrentamiento con un Estado fuerte e influyente podrían calmarse. Debemos preocuparnos que podamos beneficiarnos de las relaciones de amistad con Israel, solo cuando Ucrania en ningún caso entre en la lista de países hacia los que Israel quiera, una vez más, mostrar ante el mundo su rigidez e intransigencia.

Yuriy Sandul. Kyiv.

AV

búsqueda avanzadaocultar la búsqueda avanzada
por el período:
-